Conoce a Nirvana, la perrita marinera

Paco María García 5 diciembre, 2016

Hay un español que tomó la decisión de dejar su aburrida vida para recorrer el mundo en un kayak. En su camino se encontró con una peluda abandonada y la convirtió en su fiel compañera de viaje. Conoce a Nirvana, la perrita marinera.

La historia de la perrita marinera

Cansado de su rutina y los avatares de su vida laboral, Sergi Basoli decidió en el año 2013 romper con su vida anterior como ingeniero en Barcelona y emprender un sueño que había tenido aplazado.

Este sueño era hacer  una larga travesía en Kayak por las costas del Mediterráneo. Sin embargo, y como en toda aventura, siempre hay imprevistos y sorpresas, pero nunca pensó que la sorpresa sería encontrar la mejor compañera de viaje.

Ocurrió en las calles de Alghero, en Sicilia. Allí este intrépido viajero encontraría a la que después fue su más fil y leal compañera en todos sus viajes.

Esta peluda abandonada, Nirvana, sufrió algunos mareos al principio, pero poco a poco fue disfrutando de las rutas en kayak, hasta ser una pasajera de lujo. Se conviritó en una verdadera perrita marinera.

Todo en una página Web

Gracias a las ventajas tecnológicas y de Internet, Sergi desarrolló una página web propia, donde cuenta la gente y los paisajes que va conociendo.

Uno de los principios de este viajero es no pagar por dormir. Su fórmula no es tanto de carácter ahorrativo, sino como reto para vivir distintas experiencias.

Con esta forma de pensar ha conocido a mucha gente muy hospitalaria y amable.

Sergi se toma sus viajes con calma para disfrutar continuamente de lo que va viendo, con paradas en cualquier lugar.

Para poder sacar algunos ingresos básicos, el dueño y el perro venden productos artesanos elaborados con los elementos naturales de las playas. Eso suele hacerlo de noche. Con la llegada del día… sigue la aventura.

La ruta diaria de la perrita marinera

Fuente: Instagram de sergibasoli
Fuente: Instagram de sergibasoli

La forma de viajar es sencilla, tranquila, con la finalidad de disfrutar plenamente del viaje. Se avanza entre 10 y 30 km al día, unas 4 horas. En invierno los viajes son más cortos, diferentes.

De esta forma y tras tres años y más de 5000 kilómetros recorridos por las costas del Mar Mediterráneo, Sergi asegura que su sueño continúa y más si lo hace de la “pata” de Nirvana.

Desde pequeño soñó con ser Indiana Jones o algún tipo de pirata y ahora en esta etapa de su vida es cuando más disfruta de lo que le ofrece la naturaleza y la gentileza de la gente que va encontrando.

El navegar de la mascota

En la navegación se trata de evitar problemas en la salud de nuestros perros y gatos.

Si nuestro amigo se pone muy nervioso durante los viajes y se marea, es recomendable consultar al veterinario para que le prescriba un medicamento que evite que el animal vomite y se sienta indispuesto.

Lo ideal es que nuestra mascota viaje en un trasportín, donde además lleva sus juguetes y objetos preferidos, cosas para mordisquear, bolitas de comida, etc.

Es conveniente que el perro ayune unas horas antes del viaje. Sin embargo, debe estar bien hidratado, por lo que puede beber agua antes y durante la travesía en barco, sobre todo si es verano.

La identificación

Tenemos que asegurarnos de que la mascota está bien identificada y totalmente al día de sus obligaciones sanitarias y administrativas. Si está identificado y se extravía, aumentan enormemente las probabilidades de que lo encuentren.

Los datos registrados que se encuentren asociados al microchip debe estar actualizados, e incluir, a ser posible, un número de teléfono móvil en el que sea fácil localizarle.

La bolsa de viaje

La bolsa de viaje de nuestro perro tiene que llevar:

  • Su toalla, el champú, el cepillo y el spray desparasitador.
  • El collar y la correa para pasear, junto al bozal, sobre todo si es un animal considerado como “potencialmente peligroso” o por si se lo exigen en algún local o medio de transporte.
  • Es más cómodo llevar comida seca o pienso. Si usamos alimentos enlatados, tendremos que tirar la sobrante si no dispones de nevera.
  • Hay que llevar una botella de agua fresca para colmar la sed de nuestro amigo en el trayecto. Nunca agua muy fría o helada porque le podemos causar un grave daño en el estómago.

Fuente de las imágenes: Instagram de sergibasoli

Te puede gustar