Comprar o adoptar: ¿qué es mejor en mi caso?

Esta es una pregunta que muchas personas se hacen antes de llevar un perro a casa. Por un lado están aquellos que prefieren adquirirlo pagando el precio estipulado. Así se aseguran un animal sano y con pedigrí. Por el otro se encuentran los que dicen que rescatar a un animal callejero o de una institución es mucho más solidario y benéfico para la mascota. ¿Qué es mejor? ¿Comprar o adoptar? En este artículo te lo contamos.

¿Comprar o adoptar? ¿Por qué debería adoptar un perro?

perro con miedo a las personas

Comencemos por la opción de adoptar. En este caso le estamos dando una segunda oportunidad al perro. Normalmente cual ha tenido que padecer el abandono, el maltrato, el olvido, el hambre, el frío, etc. Adoptar un animal es sin duda un acto de gran solidaridad y amor. Es no basarnos en el aspecto sino en las posibilidades de recuperación del perro. Pero también es saber que aunque no sobreviva, al menos le daremos afecto en sus últimos momentos…

¿A quién no le gustaría tener una segunda posibilidad de ser feliz? Además, se sabe que los perros adoptados son los más fieles y agradecidos del mundo. Podrían dar la vida por quien lo ha rescatado de un mundo triste, solitario y muy doloroso.

A su vez debemos tener en cuenta que para muchos animales las opciones que tienen son o ser adoptado o morir en la calle o vivir encerrado en un albergue junto a decenas de perros más. La principal ventaja de adoptar un can es que le salvarás la vida y le darás una existencia digna (que por supuesto se merece).

Como varios de estos peludos tuvieron un hogar antes, o bien han sobrevivido a la calle, sabrán cómo comportarse en diferentes situaciones (por ejemplo para hacer sus necesidades o comer). Con paciencia confiará en ti y se convertirá en tu aliado para toda la vida.

Al no tener que comprarlo ahorrarás dinero. Y por supuesto, evitarás la comercialización de animales y llevarás a casa una mascota ya esterilizada.

Desventajas de la adopción

También hay desventajas en esta decisión. Por ejemplo, no saber si el animal va a sobrevivir el maltrato o la enfermedad que sufre. O bien tener que hacernos cargo de un tratamiento muy costoso que no podemos afrontar.

En muchos casos los canes no pueden caminar y requieren de cuidados especiales que para una persona que trabaja muchas horas fuera de casa es muy difícil cumplir.

También debemos tener cuidado si en nuestro hogar ya hay otras mascotas porque el nuevo integrante puede contagiarle alguna enfermedad. Por último, has de saber que la mayoría de las mascotas en adopción no son cachorros.

¿Comprar o adoptar? ¿Por qué debería comprar un perro?

el 80% de las personas con mascotas no saben como cuidarlas

Ahora es tiempo de hablar sobre la compra de una mascota. Este acto no está bien visto por muchas personas. Algunos creen que “a los amigos no se los compra”. Sin embargo, esto no siempre es algo malo. Podemos verlo como una decisión que rescata a un animal de vivir en una jaula con otros como él a la espera de ser llevado a una casa.

Comprando una mascota podemos elegir la raza. Nos entregan cachorros que podemos entrenar y enseñar a nuestra manera. Además, en la mayoría de los casos se trata de ejemplares sanos, fuertes y con todas las vacunas.

Desventajas de la compra

Lo malo de comprar un perro es que, por ejemplo, estarás apoyando la cría y lucro que las personas hacen con sus animales (en muchos de los criaderos las hembras son obligadas a parir todas las veces que entran en celo y no son cuidadas como corresponde). Así colaboras en aumentar un negocio donde las mascotas son consideradas mercancías en vez de seres vivientes y sintientes.

Por otro lado, debes saber que los perros de ciertas razas pueden requerir cuidados especiales (tanto médicos como estéticos), que la alimentación acorde puede ser costosa y que el certificado de pedigree o pureza de raza puede valer bastante.

Finalmente, al llevar un cachorro a casa, deberás armarte de paciencia para enseñarle dónde hacer sus necesidades, tener cuidado de que no muerda tus cosas o evitar que sufra enfermedades típicas de los primeros meses de vida.