¿Cómo se reproduce la abeja reina?

La comunidad hará que nazca una abeja reina por diferentes motivos, como la muerte de esta o la falta de espacio en la colmena y la necesidad de fundar una nueva sociedad

La abeja reina es un símbolo único en la colmena, esencial para el equilibrio del orden social y de la estructura jerárquica de esta comunidad. En cada colmena solo puede haber una abeja reina, mientras en ella habitan muchos zánganos y numerosas abejas obreras.

En este artículo te informamos sobre el ciclo de vida de la abeja reina, su importancia para la colmena y cómo se reproducen para garantizar la supervivencia de su especie.

La estructura social de la colmena y la importancia de la abeja reina

Las abejas son animales excepcionalmente inteligentes y son unas de las especies eusociales. Es decir, aquellos animales que adoptan los niveles más elevados de organización social en la naturaleza.

En cada colmena se observan tres grupos o castas: la abeja reina, los zánganos y las abejas obreras. En esta estructura jerárquica las abejas reinas son las protagonistas indiscutibles, y es que representan el alma y la cabeza de su comunidad.

Por esta razón, la sociedad de las abejas se rige por un matriarcado; la abeja reina es la líder y la madre de todos los individuos que integran la colmena.

Su principal y esencial función es poner los huevos y designar qué larvas serán zánganos (machos) y cuáles serán abejas obreras (hembras no reproductoras). En resumen, ella es la encargada de dar continuidad directamente a su comunidad, e indirectamente a su especie.

Estructura social de las abejas

¿Cómo nace una abeja reina?

Una nueva abeja reina solo nacerá si la comunidad necesita reemplazar a la abeja reinante, lo que puede deberse a dos motivos. El primero es debido al fallecimiento de la abeja reina que lideraba hasta ese entonces la colmena.

Otra razón para una nueva reina es por la falta de espacio en la actual colmena, que conlleva a la necesidad de fundar una nueva comunidad con su propia abeja reina.

En ambos casos, todos los individuos de la colmena deben prepararse con cierta anticipación para reemplazar a su reina. Es decir, que el nacimiento de una nueva abeja reina es planificado y requiere trabajo en equipo, ya que de ello depende la supervivencia de las demás abejas.

Al identificar la necesidad de criar una nueva reina, las abejas obreras seleccionan entre tres y cinco larvas. Estas larvas elegidas serán alimentadas exclusivamente con jalea real, entre otras cosas para prepararlas para ejercer en un futuro su función como reina.

La dieta a base de jalea real permite a estas larvas obtener un gran tamaño y notable fertilidad. Las abejas reinas pueden poner hasta 2 000 huevos por día y no poseen el órgano bucal de succión (probóscide).

Además, la jalea real brinda una longevidad privilegiada; las reinas pueden vivir hasta cinco años, mientras la esperanza de vida de las obreras es de unas semanas.

¿Cómo llega una larva a ser la abeja reina?

Las larvas seleccionadas serán cuidadas por las abejas obreras hasta terminar su primer desarrollo. A continuación, deberán enfrentarse en una especie de combate mortal para definir cuál de ellas será la reina. Este ritual es conocido como pelea de abejas reinas y a través de él la colmena conoce a su nueva líder.

Cómo nace una abeja reina

La abeja reina necesita probar ser la más fuerte, capaz y resistente; su información genética será trasmitida a todas las próximas generaciones de abejas de su colmena.

¿Cómo se reproducen las abejas reinas?

Tras consagrarse como la nueva líder de su colmena, la abeja reina ya estará lista para aparearse con los zánganos. La prioridad para fertilizarlas pertenecerá a los machos más veloces, que buscarán generar descendientes fuertes y rápidos como sus progenitores.

Antes de la fertilización, ocurre el llamado ‘vuelo nupcial’, por el que los machos persiguen a la reina y la cortejan. Solo los zánganos más veloces conseguirán depositar su esperma en el interior de su cuerpo.

Después de este ritual de fertilización, la abeja reina regresa a su lugar en la colmena para descansar por varios días. Así estará preparada para comenzar con la puesta de sus huevos, de los cuales se desarrollarán las larvas de las abejas.

Los descendientes de la reina

En cada colmena solo la abeja reina generará descendientes, o sea, es la única capaz de reproducirse. Pero su poder e importancia en la colmena va más allá de dar origen a nuevos descendientes. La reina también es la responsable de decidir si sus huevos nacerán machos (zánganos) o hembras (obreras).

En caso de que quiera generar hembras obreras, la reina deberá depositar en una celda un huevo fertilizado por el espermatozoide de un zángano. Pero si necesita dar origen a machos reproductores solo necesitará reposar en una celda un huevo no fertilizado.

Un grupo de abejas obreras nodrizas se encargará de cuidar a las larvas y alimentarlas correctamente. Estas abejas nodrizas segregan jalea real a partir del sistema encefálico glandular que se encuentra en su cabeza.