Cómo prevenir la alergia a nuestra mascota

Irene Peláez · 18 abril, 2015

Hay muchas personas amantes de los animales a los que les encantaría tener un perro o un gato en casa. Sin embargo, no pueden porque tienen alergia a alguno de estos animales. A estas personas les agradará saber que existen métodos para prevenir la alergia a nuestra mascota, aparte de la obvia “no tengas al animal que te da alergia en casa”.

Casi todos los animales con pelo o pluma pueden producir alergias en los seres humanos, pero para que una persona sepa si padece o no de alergia a un determinado animal, debe compartir espacios comunes con dicha mascota durante tiempos prolongados. Estas alergias pueden tener un origen genético, sin embargo, para que la reacción alérgica se produzca es necesario convivir con el animal. Es por eso que las alergias más frecuentes son a animales que conviven con la persona como mascotas.

¿Qué es lo que produce la alergia a las mascotas?

alergias mascotas 2

Aunque mucha gente cree que las personas son alérgicas al pelo de los animales, la verdad es que el elemento que produce esta afección son ciertas proteínas presentes en la saliva, la caspa o la orina del animal. Estas proteínas se desprenden de la piel o se desecan y pulverizan y se transmiten por el aire en forma de partículas de polvo muy pequeñas, que van contaminando poco a poco el interior de las casas. Por ello, cuanto mayor sea la permanencia en el hogar del animal, mayor será la proporción de estos alérgenos y mayor será la probabilidad de que entren en contacto con los ojos o las vías respiratorias de los dueños, causando así una reacción alérgica.

¿Qué síntomas de la alergia hay?

Los síntomas de alergia a mascotas son: rinitis (estornudos, comezón nasal, moco líquido), que puede estar asociado o no a conjuntivitis (enrojecimiento, lloriqueo, comezón ocular, etc.). Además, la reacción alérgica puede provocar asma (espasmo bronquial y dificultad para respirar, con accesos de tos, flema en el pecho…) causar urticaria (picores y ronchas), angioedemas (hinchazones de diversas partes del cuerpo), dermatitis por contacto generalizado o anafilaxia (reacciones severas con ataque a varios órganos o partes del cuerpo, con presión arterial o choque).

¿Qué puede hacerse para prevenir la alergia?

alergias mascotas

Si una persona debe convivir con un animal al que es alérgico, lo mejor para prevenir esta alergia es mantener a la mascota fuera del cuarto. Solo el hecho de mantenerlo fuera del lugar donde dormimos, ayuda significativamente a reducir la exposición a los alérgenos y se evita la posibilidad de que nuestro peludo amigo vaya dejándolos por ahí.

Además, es preferible bañar a nuestros pequeños amigos con jabón o champú, al menos una vez a la semana para reducir la cantidad de alérgenos que se distribuyen por la casa. Otra prevención es cepillar al gato o perro en el exterior del hogar, para que no queden pelos sueltos. También se debe lavar el lugar que usa la mascota para dormir y su cajón de arena o sus rincones favoritos, ya que estos suelen ser los lugares más comunes de acumulación de alérgenos.

El uso de la aspiradora no ayuda mucho en los problemas de alergias a partículas caseras como son el polvo, los ácaros, los hongos y la caspa de los animales, ya que no extrae el polvo de la parte de debajo de la alfombra. De hecho, puede suspenderlas de nuevo en el aire si no encuentra con un filtro de alta eficiencia. Para evitar esto, es mejor la limpieza al vapor de las alfombras y los sofás, aunque ésta favorece el crecimiento de hongos. La mejor solución es tener el suelo de madera o mosaico, con alfombras que puedan ser lavadas.

Una opción preventiva adecuada para reducir los alérgenos en el ambiente son los filtros de aire, porque reducen las partículas alergénicas suspendidas dentro de las casas. Esto ayuda a eliminar algo de la caspa del gato, aunque se deben usar otras medidas preventivas, como es reemplazar la ropa de cama frecuentemente. Hay que tener en cuenta que las partículas animales pueden persistir hasta un año después de que el animal haya abandonado el lugar, por lo que mientras la mascota viva en casa, el riesgo alergénico es muy grande.