¿Cómo preparar la llegada de un segundo gato a casa?

Francisco María García 30 marzo, 2018
La introducción de un segundo minino al hogar debe realizarse de una forma planificada y progresiva; estos animales son muy independientes, pero territoriales al mismo tiempo, por lo que no ha de sentirse desplazado o amenazado con el nuevo inquilino

Cuando se ha decidido llevar un segundo gato a casa, es importante organizar una sana transición para el primer minino que ya estaba. Por lo general, los gatos son animales independientes y territoriales, que suelen cuidar con celo sus espacios. Así, la llegada de un nuevo integrante debe ser un proceso lento y planificado.

La ayuda que puedan ofrecer los dueños de las mascotas, será clave para establecer la convivencia entre los dos animales. El primer gato no debe sentir que el nuevo miembro es una amenaza o viene a sustituirle; por el contrario, se trata de alguien que formará parte de la familia y será su compañía.

Una mala experiencia de adaptación entre dos gatos puede provocar episodios de agresividad y ataque; también se pueden desencadenar conductas inapropiadas, como orinar o defecar en cualquier parte o propiciar huidas de casa.

¿Cuándo es el momento de llevar un segundo gato a casa?

Antes de adoptar un nuevo gato, es importante asegurarse de que se trata de una buena idea. Los casos en los que se recomienda una nueva adopción tienen que ver con la rutina de los dueños.

  1. Si el gato pasa gran parte de su tiempo solo. En los casos donde los dueños salen temprano de casa y regresan tarde, un compañero para el pequeño felino es buena idea. Aunque los gatos son considerados solitarios, la realidad es que valoran mucho la convivencia y los ratos de juegos.
  2. Si el gato de casa es joven y sano. Cuando en casa vive un gato ya adulto, quizás no vea con buenos ojos la llegada de un segundo gato. Entre otras cosas, porque ya tiene sus costumbres y rutinas bien interiorizadas. Lo mismo ocurre con un gato enfermo, quien preferirá los momentos de calma a las nuevas experiencias.
  3. Si el gato ha convivido en manada o está acostumbrado a la compañía. Antes de adoptar un segundo gato es importante conocer los orígenes del que vive en casa. Si el primer gato fue separado de su familia antes de los tres meses, posiblemente no le interesará la compañía, ya que no ha tenido interacciones previas con otros gatos.
Gato hace ruido al aparearse

¿Qué tipo de gato será la mejor compañía?

No existen indicios de que los gatos de la misma raza den mejores resultados de adaptación que otros. En principio, la raza no debe ser una condición imperativa para seleccionar al segundo gato de casa.

El éxito de la aceptación de ambos animales estará directamente relacionado con las medidas que tomen los dueños. Hay que tener en cuenta que, en casos donde el gato de casa es macho y el nuevo hembra, la adaptación es más rápida. Ocurre lo mismo si se trata de machos esterilizados o si ambos son hembras.

Otros casos de éxito también se han dado cuando el gato de casa es adulto y el recién llegado, un cachorro. El primero asumirá el papel de tutor, mientras que al pequeño le hará fácil seguir las reglas del gato de casa.

Vida de los gatos

Recomendaciones para la llegada de un segundo gato a casa

  1. Delimitación de espacios. Lo primero que se debe hacer al llevar un segundo gato a casa, es confinarlo a un espacio; lo recomendado es una habitación adecuada a sus necesidades, sin contacto con el gato de casa. Este espacio le permitirá familiarizarse con los nuevos dueños y su entorno.
  2. Personalizar los utensilios. Cada animal debe tener su propia caja de arena, dispensario de comida y bebedero. Tanto en la etapa de adaptación como de convivencia.
  3. Introducir los olores. Una técnica recomendada es impregnar una prenda con el olor del segundo gato y dársela al gato de casa. De esta forma, podrá ir conociendo el olor de su nuevo compañero y acostumbrándose a la nueva compañía. Se debe aplicar la misma técnica con el recién llegado.
  4. Permitir el contacto visual. Una vez que cada gato se ha familiarizado con el olor del otro, se debe propiciar un primer contacto visual. Si todo marcha bien, al día siguiente se puede permitir la primera interacción.

El tiempo que requiere cada etapa dependerá de cada gato; para garantizar un proceso de adaptación exitoso, es indispensable la observación de los animales. Ante cualquier signo de agresividad, miedo o incomodidad, será mejor comenzar de nuevo.

Te puede gustar