¿Cómo evitar que mi perro mendigue comida?

Evitar que un perro mendigue comida es sencillo, pero lento. Aquí tienes consejos para lograrlo de forma definitiva.
¿Cómo evitar que mi perro mendigue comida?
Sara González Juárez

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez el 23 noviembre, 2021.

Última actualización: 23 noviembre, 2021

La imagen de un perro sentado en la mesa o recorriendo los pies de los comensales en busca de las migas que se puedan caer es clásica en algunos hogares. Los canes siempre van a pedir comida, tengan el estómago lleno o no.

Esta conducta tiende a normalizarse por parte de algunos tutores, en parte porque es difícil de controlar. No obstante, se trata de un hábito que perjudica a la salud física y mental del perro, por lo que es recomendable corregirlo. Aquí tienes algunas directrices básicas para conseguirlo, así que no te lo pierdas.

¿Por qué los perros mendigan comida?

Son muchas las escenas que representan la conducta de mendigar comida: buscar restos por el suelo mientras se está cocinando, presionar con la mirada o con vocalizaciones cuando los tutores se sientan a la mesa e incluso intentar encaramarse al plato y “robar” lo que se ha servido son las más comunes. Sin embargo, existen muchas más.

La primera causa de este comportamiento es el propio instinto del perro: es una especie con hábitos generalistas, es decir, que en la naturaleza come aquello que tiene a su alcance y su sistema digestivo tolera multitud de alimentos diferentes. Los canes rara vez se dan grandes atracones, por lo que están acostumbrados a buscar comida continuamente.

Este comportamiento no se puede eliminar. No obstante, es bastante moldeable, lo que nos lleva a la siguiente razón por la que los canes mendigan comida: el refuerzo positivo. Con un par de ocasiones en las que el perro consiga un pedacito de comida extra, la conducta quedará asentada.

Se trata de un hábito molesto y que puede causar accidentes (imagina que se te cae un trozo de chocolate o de aguacate al suelo) y desajustes en la nutrición del can. Por eso, a continuación tienes consejos para evitar que un perro mendigue comida con un sencillo entrenamiento.

Un perro que quiere comerse unos espaguetis.

Cómo evitar que un perro mendigue comida

En caso de que el can ya tenga esta conducta asentada puede resultar difícil quitársela, pero no es imposible. Si sigues los consejos que tienes a continuación, el perro aprenderá a controlar su impulso y no mendigar:

  • Deja de darle comida fuera de su horario: sea cuando sea que el can recibe algún capricho de ti, deja de hacerlo. No importa si es comida inocua o si pone los ojitos más adorables del mundo. La única manera de que deje de mendigar es que no vuelva a recibir nada con ese acto.
  • Establece una rutina estricta para su alimentación: el perro debe entender que tiene su momento de alimentarse y que este siempre es a la misma hora. Si tu can tiene ansiedad por comer este consejo es fundamental para controlarla, pues es la mejor forma de transmitirle que nunca le va a faltar alimento.
  • Enséñale una orden contradictoria: a esto se lo conoce como contracondicionamiento y consiste en entrenar al perro para que haga algo incompatible con la conducta que se quiere eliminar. Por ejemplo, si trata de subirse a la mesa, enséñale a irse a su cama.
  • Sé constante: dependiendo del ejemplar y de lo asentada que esté la conducta de mendigar, el proceso de aprendizaje puede extenderse. No pierdas la paciencia, pues poco a poco irá desistiendo en su empeño.
  • No le castigues: no funciona. Solo conseguirás que el perro se ponga más ansioso e incluso insista más en comer lo que no le corresponde. Es cierto que cuesta mantenerse firme y neutral en ciertas ocasiones, pero no se deben perder los nervios.

Dependiendo de la personalidad del animal y las circunstancias, puede que necesites insistir más en algunos puntos que en otros para evitar que tu perro mendigue comida. Por eso, tómate tu tiempo para analizar la situación y pensar soluciones efectivas antes de actuar.

Problemas de conducta relacionados con la ingesta de comida

Algunos perros son más propensos a desarrollar problemas de ansiedad que otros, y estos suelen encontrar su objeto de estrés en la comida. Incluso, es posible que la ansiedad y el estrés aparezcan durante el proceso de aprendizaje. Algunas señales de ello son las siguientes:

  • Mayor actividad nerviosa de lo habitual y que el can no es capaz de redirigir. En el caso de la comida, es frecuente ver paseos continuos y olfateo frenético.
  • El can no responde a las órdenes (como si no te oyera).
  • Si no consigue lo que quiere, llora o gime en exceso.
  • Come con prisa y sin masticar.
  • Si cedes y le das un pellizco de comida, se pone más insistente en lugar de calmarse.

Es importante que permanezcas alerta por si aparecen signos patológicos en su comportamiento, pues quizá necesites del apoyo de un etólogo canino. Esto no quiere decir que lo estés haciendo mal, sino que tu can requiere una ayuda extra para lograr su objetivo.

La ayuda de un profesional proporciona recursos educativos personalizados para tu caso y un tratamiento estructurado y fácil de seguir.

Un perro mendigando comida.

Este entrenamiento tampoco implica que nunca más vayas a poder darle un capricho a tu amigo canino. No temas, cuando su aprendizaje esté bien asentado podrás volver a sorprenderle con sus chucherías favoritas, y lo mejor de todo es que podrás hacerlo sin la preocupación de que eso le produzca más estrés que alegría.

Te podría interesar...
Envenenamiento por plomo en perros: ¿qué hacer?
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Envenenamiento por plomo en perros: ¿qué hacer?

El envenenamiento por plomo en perros es una de las intoxicaciones por metales pesados más peligrosas. Además, puede tardar años en dar signos.



  • Dog Counter-Surfing: Prevention and Deterrents. (s. f.). Best Friends Animal Society. Recuperado 18 de noviembre de 2021, de https://resources.bestfriends.org/article/dog-counter-surfing-prevention-and-deterrents
  • Lacoma Torres, L., Palacio Liesa, J. I., & Luño Muniesa, I. (2015). Papel de la ansiedad en el desarrollo de la obesidad en la especie canina. Trabajo Fin de Grado.
  • Alcalá Pallás, N., Luño Muniesa, I., & Muniesa Del Campo, A. Influencia del estrés en el comportamiento alimentario del perro.