¿Cómo debo cepillar los dientes de mi mascota?

Miguel Rodríguez · 6 abril, 2018
A la hora de emprender esta acción hay que hacer que el animal la identifique con algo positivo (que pruebe el dentífrico), acostumbrarle a que se le introduzca un cepillo en la boca y hacer movimientos suaves; se debe empezar preferentemente en la época de cachorro

La salud bucal es parte del mantenimiento diario de nuestra mascota, por lo que cepillar los dientes de nuestro can es de gran importancia. La mayoría de los dueños optan por no hacerlo nunca, y esto puede traer graves complicaciones.

Saber cepillar los dientes de nuestra mascota es clave y hacerlo bien no cuesta nada. Lo que puede enredar al dueño común es la gran variedad de cepillos y lociones bucales para la mascota, por lo que te brindamos unos consejos en este artículo.

¿Por qué cepillar los dientes de nuestra mascota?

En la boca empieza la salud de un organismo. De la forma en la que se coma, y al cuidado que se le de, dependerá mucho la aparición de enfermedades a largo plazo.

Es decir, cuidar de su boca es cuidar su organismo en general, pero, ¿cómo hacerlo? Esa pregunta es muy común cuando se trata de dueños primerizos o nerviosos con el tema. La verdad es que es bastante sencillo de hacer y en la mayoría de los casos no requiere de gran esfuerzo.

Un mal cepillado o el descuidado total conlleva la aparición de enfermedades periodontales en el animal, las cuales pueden ser muy dolorosas. Por este motivo, se debe cuidar la boca del animal con la mayor atención posible.

Los veterinarios estiman que el 85% de los perros de más de cinco años de edad sufren de enfermedad periodontal, que se desarrolla cuando las partículas de alimentos y bacterias se acumulan en la línea de las encías y forman depósitos blandos llamados placa.

El cuidado bucal entre un gato y un perro es similar, pero presentan diferencias en el cepillado y algunas veces en el instrumento. En esta ocasión les hablaremos de forma breve sobre cómo hacerlo de forma adecuada para ambas especies.

Cepillar los dientes al perro

Cepillar los dientes de un perro

El descuidado dental de un can puede llevar a enfermedades muy graves, e incluso la caída de dientes si no se trata a tiempo. En algunos casos pueden llegar a sentir dolores muy fuertes, producto de la infección que tengan. Pero no es para desesperarse, pues la prevención de las enfermedades es muy fácil y requiere de poco tiempo.

En la actualidad, existen muchos productos y diferentes variedades de cepillos que pueden o no hacer el trabajo más fácil. La elección la dejamos a vuestro criterio, pero el procedimiento que se aplicará es el mismo en cualquier caso.

  • Empieza por acostumbrar a que manipule su boca. De lo contrario, las mordidas serán constantes, y el trabajo más riguroso y tedioso.
  • Introduce el sabor de la pasta dental con tu dedo. La idea es que sepa que se trata de algo sabroso que no le traerá ningún problema y no se resista.
  • Empieza el cepillado de forma suave por los colmillos y los incicivos delanteros. Lo mejor es adentrarse poco a poco en las muelas, siempre con cuidado de no maltratar la encía del animal para evitar dolores e incluso sangrados.
  • Limpia los restos con abundante agua. Nada complicado, ¿ verdad?

Cepillar los dientes de un felino

Los gatos son conocidos por ser unos animales muy aseados que no dependen del mantenimiento de un humano. Gran parte de esto es cierto, pero no en el caso de la boca, así que cepillarles los dientes es algo primordial que debamos hacer.

Cepillar los dientes a los gatos

En los gatos, la creación de una placa bacteriana en los dientes es muy probable, lo que causa mal olor y la acumulación de bacterias que dañan la boca del animal. El aspecto de esta puede ser amarilla, e incluso negra, lo que causa un gran impacto visual.

Para el cuidado de los dientes, las tiendas de mascotas ofrecen unos cepillos que se ajustan a la punta de los dedos para mayor precisión y facilidad. Se aconseja acostumbrar al animal a ser manipulado desde cachorro para evitar zarpazos y mordiscos inesperados.

  • Envuelve al gato con una toalla para evitar que te rasguñe. Aplica un poco de presión con los antebrazos para evitar que se mueva, pero tampoco te excedas con la presión.
  • Limpia sus dientes en primer lugar con una gasa de forma suave y lenta para evitar alterarle.
  • Utiliza el cepillo dental desde los dientes delanteros hacia los traseros. No seas brusco y utiliza movimientos suaves, y en algunos casos juguetones.
  • Realiza el mismo proceso dos veces por semana.

Y esto es todo. Es un trabajo bastante sencillo si se hace con paciencia y mucho cariño. Si quieres ayudar a la limpieza de su boca, puedes comprar algunos snacks que contribuirán a la limpieza bucal diaria de tu mascota.