¿Cómo cuidar a los gatos de una colonia?

Hay una serie de acciones que se pueden realizar para ayudar a estos felinos abandonados en las calles; proveerles una alimentación correcta, vigilar su salud, esterilizarlos y favorecer su adopción

En las calles de todas las ciudades viven gatos que forman colonias. Ayudan a controlar los insectos y evitan las plagas de ratas, pero en un ambiente urbano no consiguen todo el alimento ni protección que necesitan. Si quieres cuidar a los gatos de una colonia, te damos unos cuantos consejos:

La importancia de cuidar a los gatos de una colonia

Al contrario de lo que mucha gente cree, para que desaparezcan las colonias de gatos de las calles no se pueden trasladar los animales ni hacerlos desaparecer. Se ha demostrado que la única manera efectiva es reducir la cantidad de gatos callejeros de toda la ciudad: si todos los gatos de una misma zona desaparecen de un día para otro, vendrán animales de otra colonia a ocupar su lugar.

Aunque sabemos que la presencia de estas agrupaciones es beneficiosa para los humanos porque eliminan ratas e insectos como cucarachas, la vida callejera no es fácil para los gatos. Sin embargo, se puede llegar a buscar un equilibro en el que podemos cuidar a los gatos de una colonia a la vez que se controla su salud y su sobrepoblación.

Alimentación

Uno de los actos básicos de cuidar a los gatos de una colonia es procurar que estén alimentados. Sin embargo, no vale cualquier comida, ni para su aparato digestivo ni para la limpieza de las calles.

Los gatos son animales carnívoros, y toda la comida fresca que se les proporcione debería estar cruda y componerse únicamente de carne. Si además esa comida se deposita en la calle, lo más higiénico es que se componga de pienso nada más.

Dejar restos de comida casera en una colonia es perjudicial para todos: para los gatos, porque los cereales, los fritos y las verduras les sientan mal; y para los humanos, porque atrae insectos, desprende olores y ensucia el suelo. A una colonia callejera se le debería alimentar únicamente con pienso.

Para cuidar la higiene del lugar, deberías limpiar periódicamente los cacharros en los que deposites el pienso. Si usas envases desechables, cuando encuentres uno vacío lo correcto es llevártelo y tirarlo en una papelera. A los gatos no les gusta vivir entre desperdicios y no se debe dejar basura tirada en las calles.

Alimentar gatos en la calle

Recuerda que los gatos también deben tener agua fresca siempre disponible, especialmente en ciudades calurosas o durante el verano. Renueva el agua todos los días, ya que hay insectos, como los mosquitos, que anidan en el agua estancada y pueden convertirse en plagas.

Deja la comida y el agua en lugares poco visibles, pero accesibles a los gatos. Si les pones los platos en calles concurridas o muy visibiles, corres el riesgo de que alguien envenene los platos y aumentan las probabilidades de que alguien les dé un golpe y se derrame por el suelo. Esconde los platos en lugares a los que solo los gatos puedan alcanzar.

Salud

Ten en cuenta que cuidar a los gatos de una colonia es mucho más que darles de comer. También es necesario que cuides la salud de los animales a tu cargo: ponte en contacto con un veterinario, ya que de vez en cuando necesitarás su ayuda.

Las dolencias que afectan a los gatos callejeros son muy variadas, pero sobre todo te enfrentarás a resfriados, problemas de piel, heridas provocadas por peleas e infecciones oculares. Deberás medicar, dentro de tus posibilidades, a los gatos que tengan problemas, ya que su bienestar también depende de su salud.

Esterilizaciones

La única medida efectiva para hacer descender el número de gatos callejeros es esterilizarlos y evitar nuevos nacimientos. En muchas ciudades se están poniendo en marcha proyectos CES –captura, esterilización y suelta– promovidos por instituciones o por protectoras de animales.

Aunque en tu localidad todavía no se haya dado este paso, nada impide que lo hagas por tu cuenta. Si realmente quieres cuidar a los gatos de una colonia, esterilízalos. Puedes hacerlo a al ritmo que quieras e incluso puedes pedir donaciones o ayuda a otra gente, pero mientras no estén todos esterilizados, seguirá habiendo nacimientos y gatos nuevos.

Gatos callejeros: qué hacer

Lleva un censo de los gatos que pertenecen a la colonia, de los que están esterilizados y de los gatos nuevos, probablemente abandonados, que aparezcan. Es fundamental para conocer a los animales que cuidas.

Adopciones

Es muy difícil dar en adopción a los gatos adultos de las colonias: muchos no quieren ser adoptados. Sin embargo, puedes intentar sacar de la calle a los gatos adultos que sean más dóciles y a las camadas nuevas cuando empiecen a comer solos.

Puedes ponerte en contacto con una protectora que te ayude a buscar adoptantes y a cribar a las personas que sí le darán una buena vida a esos animales. La protectora puede hacerte el trabajo mucho más sencillo, ya que tienen experiencia y sus anuncios para buscar familias llegarán más lejos que los que hagas por tu cuenta.

Cuidar a los gatos de una colonia es un trabajo dedicado, pero muy satisfactorio. Da ejemplo con tus acciones y enseña a tus allegados que las personas que se preocupan por los animales callejeros son compasivas y trabajadoras. Solo así, entre todos, se puede mejorar la calidad de vida de las colonias.

Te puede gustar