El cirneco del Etna: un pequeño y ágil cazador

 

El cirneco del Etna es una raza de perro de pequeño tamaño. Es una especie poco conocida y parece un mestizo, pero tras ella se esconden unos canes con mucha historia y un gran corazón. Te lo contamos todo sobre el cirneco del Etna.

Historia del cirneco del Etna

El cirneco del Etna es un tipo de podenco que habita la isla de Sicilia. Sin embargo, es una raza de perro milenaria, que se cree que desciende de los perros cazadores del Antiguo Egipto. Y es que probable que los fenicios hubiesen llevado a esta raza alrededor de todo el Mediterráneo.

Encontramos pruebas de la existencia de esta raza en monedas, mosaicos o vasijas de varios siglos antes de Cristo. Se cree que es una de la razas de perro cazador más antiguas que existen.

Características

El cirneco del Etna es un perro de un tamaño mediano, con un cuerpo delgado, elegante y compacto, pero con una musculatura definida y fuerte. Por su parte, los machos miden entre 45 y 50 centímetros hasta la cruz y pueden pesar de 12 a 15 kilos, mientras que las hembras son un poco más pequeñas, ya que miden entre 40 y 45 centímetros y llegan hasta los ocho o 10 kilos de peso.

Tienen el pelo corto y espeso, más suave en la zona de las orejas y las patas. Puede presentarse en todas las tonalidades de pardo, desde el beige más claro al pardo más inteso, si bien puede aparecer con el blanco mezclado en su cuerpo: barriga, pecho, cabeza, etc.

La cabeza es estrecha y el morro alargado y puntiagudo; el stop, es decir, el descenso entre el cráneo y el hocico es poco pronunciado. Tiene las orejas puntiagudas y giradas hacia adelante, se sitúan altas en el cráneo y bastante cerca una de la otra. Los ojos son pequeños y pueden ser de color ámbar, ocre o avellana; nunca pueden ser negros, grises o amarillos.

Comportamiento

El cirneco del Etna es un tipo de perro podenco, por lo que es un canino cazador. Su especialidad es seguir el rastro de animales pequeños, como conejos, y perseguirlos hasta atraparlos.

Es un perro de movimientos ágiles y elegantes, pues le gusta saltar entre las rocas y se desenvuelve con soltura por las laderas de las montañas como las del volcán Etna, de donde procede. En la caza, es silencioso e inteligente.

Pero también cabe reseñar que es feliz adoptando el rol de un perro de compañía. Esta raza se presenta fiel y afectuoso con su amo e incluso puede llegar a vigilar su casa.

Es un perro tranquilo, pero con grandes niveles de energía que necesita quemar; siempre está alerta y puede llegar a ser dependiente de su amo. Son tolerantes y perseverantes, y durante la caza son perros independientes, por lo que necesitan un adiestramiento específico para colaborar con su amo durante la caza.

Perro cirneco del etna

Cuidados

El cirneco del Etna necesita pocos cuidados. Tiene el pelo corto, por lo que con baños regulares y cepillados semanales estará hermoso y lustroso. En épocas de muda conviene aumentar la cantidad de cepillados para eliminar el pelo muerto y prevenir problemas de piel.

La raza no tiene enfermedades comunes congénitas, aunque como todos los perros de caza, deben hacerse revisiones frecuentes en busca de parásitos externos. Las garrapatas transmiten enfermedades peligrosas y durante sus paseos por la naturaleza podría agarrarse alguna.

No necesita más revisiones veterinarias que las comunes a todos los perros. Es necesario que lleve las desparasitaciones internas y externas al día, así como las vacunas.

Normalmente son perros sanos y fuertes. Para su bienestar físico y mental necesita grandes paseos en libertad, especialmente le gustan los terrenos montañosos y escarpados donde liberar de manera relajada su energía.

Son perros tozudos con los que no funcionará un adiestramiento basado en el castigo o en la imposición de órdenes. Con refuerzo positivo y experiencias agradables, y siendo un perro inteligente, es fácil de adiestrar.

El cirneco del Etna es un perro de una raza primitiva que se extendió por las tierras alrededor del Mediterráneo pero encontró su hogar en Sicilia. Se trata, por tanto, de una raza de perro con mucha historia y fuerza.

Son afectuosos y fieles cazadores que se fían de su olfato e instinto para conseguir sus presas. Como todos los podencos, además, son perros activos que disfrutan de la libertad y sufren grandes cantidades de estrés en las ciudades.

Te puede gustar