Científicos confirman que besar a tu perro es bueno para la salud

Mariela Ibarra Piedrahita · 4 abril, 2015

Puede que parezca repulsivo, además de ser un hábito que de seguro te deja sin pareja, sin embargo, un grupo de científicos parece haber confirmado que besar a tu perro es bueno para la salud. Esto puede parecer una contradicción a todo lo que conocíamos sobre bienestar, higiene y tenencia responsable de animales, así que veamos esta propuesta más de cerca:

Lamer en los perros corresponde a nuestras caricias, por lo tanto usan su lengua para expresar afecto. Este comportamiento lo tienen hacia las personas más cercanas a ellos, o hacia aquellos que se han ganado su confianza. Además, es una forma de reafirmar el rol de sumisión dentro de la jerarquía del hogar.

Si embargo, este hábito de nuestro pequeño amigo puede llegar a ser sumamente desagradable para nosotros, en especial porque se nos ha educado para pensar que la saliva del perro es muy sucia. Lo que muchos no sabíamos es que un estudio reciente que se lleva a cabo en la universidad de Arizona, apunta a todo lo contrario.

De acuerdo con Kim Kelly, directora del proyecto, los perros han evolucionado junto a nosotros durante siglos, haciendo que con el tiempo nos sintamos bien frente a nuestra relación con ellos. Según una investigación preliminar, los dueños de perros tienden a ser más felices, así como a mantenerse saludables durante mayor tiempo, aunque no está clara la relación entre estos elementos.

De acuerdo a la hipótesis de Kelly, los microbios presentes en el estómago de los perros, tienen un efecto probiótico en nuestro organismo, propiciando el crecimiento de ciertos elementos en nuestra flora bacteriana, que son sumamente positivos para nosotros.

Los cambios en nuestra microbiota (el conjunto de organismos microscópicos que conviven en nuestro cuerpo) son determinantes para nuestra salud y para la forma en que nuestro organismo se defiende de agentes externos.

¿Todos los microorganismos son buenos?

perro y dueña

Una pregunta que te debes estar haciendo es, ¿si los cambios en la microbiota son positivos, debemos exponernos a que cualquier microorganismo entre en contacto con nuestro organismo? La respuesta a esto, obviamente es no. De hecho, uno de los grandes logros de la medicina se da cuando se es capaz de deshacerse o contrarrestar los efectos de las bacterias responsables de muchas enfermedades, sin embargo, no todas son malas.

Lo que ocurre con nuestro organismo cuando hay  presencia de una bacteria o varias, es que se cambia la composición microbiota del cuerpo. Esto hace que el sistema inmune se confunda y termine atacando no solo las bacterias invasoras, sino  que también ataca al cuerpo mismo. A esto se le debe la permanencia de las enfermedades autoinmunes, por ejemplo el asma.

La facilidad con la que muchos microorganismos invaden nuestro cuerpo es alarmante, y se le debe en parte, al uso masivo de antibióticos, que se encargan de extinguir, además del invasor, a los microbios que habitan en nuestro cuerpo y funcionan como una barrera natural para bacterias y virus.

Además del uso excesivo de fármacos se encuentra una dieta empobrecida, demasiado cuidada o muy restringida, no le permite al consumidor desarrollar suficientes defensas para agentes externos. Igualmente la falta de exposición a ambientes naturales y el exceso de higiene, juegan un papel muy importante en el debilitamiento del organismo humano.

niños1-500x375

Sin embargo, el contacto con los perros, y en especial con su saliva, hace que la flora intestinal de sus cuidadores se fortalezca, debido a la exposición prolongada a bacterias extrañas que no son dañinas para nuestro organismo.

Estudios de diferentes y reconocidas instituciones, coinciden en que la flora intestinal de los dueños de perros es diferente, más rica y variada, que la del resto de personas. Por lo tanto, se cree que la saliva de los perros funciona como un agente probiótico, que mejora la salud de las bacterias que habitan en el intestino, mejorando de paso, nuestra resistencia a otro tipo de bacterias que sí resultan dañinas para nuestra salud.