El chico que rescata perros de la calle sueña con tener su propio refugio

Paco María García 23 febrero, 2016

Marco sólo tiene 14 años, pero sus gustos difieren mucho de otros adolescentes como él. A Marco no le gustan las consolas, ni los videojuegos, ni estar largas horas frente al televisor. Desde muy pequeño sintió un amor especial por los animales, sobre todo por los canes. Pero Marco no deja que ese sentimiento permanezca inactivo, sino todo lo contrario, dedica su tiempo a salvar animales de la calle y además sueña con tener su propio refugio. Es el chico que rescata perros gracias a su pasión por estos adorables seres.

Marco rescata perros de la calle y sueña con un refugio propio

refugio de perros

Marco rescata perros abandonados o que vea solos por la calle. Se los lleva, les da de comer y de beber, los cuida para que tengan un aspecto saludable, y después busca una familia que quiera acogerlos. Se le llama el niño “proteccionista”.

En su primer “rescate”, estaba con su hermano Franco cuando pudieron observar una caja con tres perritos dentro, cachorros de pocas semanas. Cogieron la caja y la llevaron a casa; los limpiaron, dieron de comer y beber durante un tiempo, y después buscaron una adopción para los pequeños cachorros. Encontraron una familia con la que tenían cierta amistad y ello fue el comienzo de una maravillosa aventura: no dejar ningún perro abandonado en la calle.

Marco no está solo en su labor, sino que su ánimo de ayudar a los animales abandonados tiene una solidaridad contagiosa, y su hermano y su cuñada, con el soporte de sus padres, también cooperan en esta labor. Además, Marco ya tiene novia, y ella se encarga de publicar en las redes sociales las fotos de los perros que estaban abandonados y han recogido para posibilitar su adopción.

En el día a día, el pequeño Marco camina atento por las calles, consciente de que en cualquier momento y lugar puede haber una caja con perros pequeños abandonados, un animal suelto rebuscando comida entre la basura, etc. Su mayor ilusión es crear un refugio para perros abandonados.

En el colegio no ha contado nunca esta actividad por temor a críticas, burlas, etc., aunque él asegura que no lo ha dicho porque nunca ha tenido la oportunidad de hacerlo. Es una actividad que Marco ha intentado mantener en secreto. Es de esperar que, tras la publicidad que esta fama le está dando, sean muchos los amigos y compañeros que lo ayuden en su maravillosa labor diaria.

Marco rescata perros abandonados

Con la crisis actual, el número de perros abandonados ha aumentado considerablemente, tanto de raza como procedentes de cruces. Sin embargo, hay que recordar que no todos los perros que pueden verse callejeando están abandonados, hay casos de falta de responsabilidad de los dueños, que dejan a su perro solo en cualquier lugar.

En muchas ocasiones, los perros, movidos por su instinto y olfato, acuden a lugares que les llaman la atención, alejándose de su propietario, de su casa habitual, etc. En el caso de perros no castrados, y de hembras que no han sido esterilizadas, el riesgo de generarse un problema es aún mayor.

¿Cómo actuar ante un supuesto perro abandonado?

perro en la calle

Lo primero es observarlo bien y acercarnos despacio. De esta forma veremos si el animal tiembla, se encoje, gruñe, adopta una posición defensiva, etc. No hay que mirar al can directamente a los ojos, porque eso le generará desconfianza. Lo ideal es ofrecerle algo de comida y agua, dejándosela cerca y alejándonos.

También es importante observar si el animal está herido, cojo, si lleva collar o algún elemento identificativo, como es el caso de placas, etc. Llevar al perro a un veterinario para que compruebe si tiene un chip es una forma rápida de buscar solución al problema.

Si hay un dueño conocido, lo mejor es contactar con él y concertar una cita para entregar el animal. Lo más probable es que el propietario del perro nos muestre su agradecimiento sincero, y además veremos a la mascota muy feliz de reencontrarse con su ser más querido.

Si no es sencillo encontrar al dueño, lo mejor es hacer una foto del perro y colocarla en el lugar donde lo encontramos, así como en las redes y foros sociales de la zona, o aquellas que se ocupan de los animales perdidos de todas las ciudades. En cuantos más sitios se coloque la foto, más posibilidades hay de encontrar al dueño. Si no localizamos al propietario, adoptar al animal puede ser una maravillosa idea.

Te puede gustar