Un centro de donación de sangre para perros en Taiwán

En Taiwán se ha creado un centro de donación de sangre para perros. A pesar de las malas noticias que escuchamos a diario sobre maltratos a animales, también se extiende la conciencia sobre el cuidado y el respeto que se merecen estos seres vivos.

La Universidad Nacional de Ciencias y Tecnología de Pingtung, en el sur de Taiwán, ha abierto el primer banco de sangre para perros de ese país asiático.

La finalidad de este proyecto es ampliar el banco de sangre, además de los perros, para gatos y otros animales. Lo siguiente será llevar el servicio a otros puntos de la isla y dedicarse a investigar sobre enfermedades crónicas de los canes.

La donación de sangre para perros en otros países

sangre para perros

Aunque son muchos los países con bancos de sangre para animales, la mayoría de ellos son emprendimientos privados que no llegan a todas las mascotas que pueden necesitar de una donación en algún momento de sus vidas.

Tras la inauguración de este centro, Taiwán se suma a lugares como México, que en 2015 abrió el Banco de Sangre Veterinario en Yucatán. En España, por ejemplo, también hay un centro en el Hospital Clínico Veterinario de la Universidad Complutense de Madrid.

La conciencia sobre la importancia de la donación de sangre

En Taiwán, igual que ha pasado en otros lugares, la apertura de este banco de sangre despertó el interés de muchos amantes de las mascotas, que se acercaron con sus perros para donar. Es deseable que el entusiasmo se incremente y no se diluya con el paso del tiempo.

Conseguir personas que quieran hacer la donación de sangre de sus mascotas para estos bancos, no es nada sencillo. Este tipo de iniciativas deberían servir de ejemplo para incentivar la donación de manera permanente.

Los requisitos de los perros para la donación de sangre

Para donar sangre los perros deben cumplir una serie de requisitos:

  • En su edad, contar entre 1 y 8 años.
  • Su peso será de más de 20 kilogramos.
  • Tener un buen estado general.
  • Contar con una cartilla de vacunación al día.
  • Ser desparasitados cada 4 meses.
  • No presentar problemas de coagulación.
  • Tampoco deben tener enfermedades que se puedan transmitir a través de la sangre, como es el caso de la leishmaniosis.

El proceso de donación de sangre

El procedimiento seguido para la donación de sangre para perros es muy parecido al que se utiliza en humanos.

Se pone al animal sobre una mesa, se le rasura una zona pequeña del cuello y allí se le introduce la aguja para realizar la extracción de unos 450 mililitros de sangre.

No se tarda mucho en ello, solo entre 20 y 40 minutos y se puede repetir de manera trimestral. La sangre donada puede almacenarse durante 35 días y el concentrado de glóbulos rojos durante 20 días.

Si se congela, el plasma puede utilizarse durante un año.

Con una sola donación de sangre pueden salvarse dos vidas. Esto se debe a que la sangre se separa en dos componentes: glóbulos rojos y plasma.

Algunos datos sobre los grupos sanguíneos

perro enfermo

Los perros tienen hasta 8 grupos sanguíneos diferentes. En lo que respecta a la donación de sangre y a las transfusiones, solo pueden realizarse entre los animales que tienen el mismo grupo o un grupo compatible.

Los grupos sanguíneos de los perros son bastante diferentes a los de los humanos  y además mucho más complejos. En los humanos tenemos los grupos A, B, AB y 0. Cada de uno de ellos, a su vez, puede ser positivo o negativo por la forma que tienen de reaccionar ante la presencia del factor Rh. En los perros hay al menos 8 grupos sanguíneos.

Lo mismo que pasa con las personas, si a un perro se le hace una transfusión con sangre de otro grupo, se va a producir un serio rechazo que pone en riesgo la vida del perro.

Otra diferencia importante con los humanos es lo referido a los perros cachorros. Un cachorro no tiene la posibilidad de reaccionar ante un grupo sanguíneo que no es el del mismo. No puede crear anticuerpos para destruir esa sangre no compatible, lo que en este caso es una enorme ventaja. En caso de ser necesaria una transfusión, cualquier sangre es buena.

En el caso los humanos no es así, los bebés son capaces de reaccionar ante sangre no compatible.