Carbonero común: hábitat y características

El plumaje del carbonero común refleja cierta cantidad de luz en el espectro ultravioleta. Esto significa que manda señales "invisibles" para el ojo humano, pero perceptibles para el resto de aves de su especie.

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez el 22 septiembre, 2021.

Última actualización: 22 septiembre, 2021

El carbonero común es una ave de talla pequeña que destaca mucho por la coloración llamativa de su plumaje. Este hermoso ejemplar tiñe los cielos con una vocalización típica en varias zonas debido a su gran distribución. Aunque no está en peligro crítico, se encuentra amenazado por la deforestación y la contaminación, por lo que se suelen usar casas nido para protegerlo.

La especie tiene como nombre científico Parus major y forma parte del grupo de los paseriformes, también conocidos como aves cantoras. Sigue leyendo y aprende más de este pájaro tan hermoso.

Hábitat y distribución del carbonero común

Estas aves tienen una distribución muy amplia, puesto que abarcan gran parte de Europa y Asia. Dentro de España, se encuentran de manera sencilla por toda la península ibérica, el norte de África y algunas islas (como las Baleares). A pesar de esto, la especie tiene una gran dependencia por el bosque, por lo que está ausente en zonas muy deforestadas o áridas.

Los carboneros son pequeños pájaros que nidifican en los huecos de árboles, por lo que necesitan bosques abundantes para cumplir su ciclo de vida. Esto no significa que tengan preferencia por algún tipo de árbol, puesto que se les puede ver en coníferas, carrascas, hayedos, robledales o bosques mixtos por igual.

En casos extremos, este pájaro puede vivir en los agujeros de las casas e incluso dentro de tubos de plástico abandonados.

¿Cómo es el carbonero común?

El tamaño de esta bonita ave es reducido, pues los ejemplares adultos registran tallas de entre 12 y 14 centímetros de longitud y pesos de apenas 17 o 19 gramos. Sus cuerpos están especializados en moverse por las ramas, ya que sus patas presentan 3 dedos frontales y uno trasero que les permiten agarrarse con firmeza.

La coloración de su plumaje es la característica más distintiva del carbonero, ya que las tonalidades que presenta son brillantes y contrastantes. Por un lado, su cabeza es completamente negra a excepción de sus “mejillas”, pues tiene manchas blancas a cada lado del pico. El vientre no es menos vistoso y sus plumas son amarillo brillante con una elegante línea negra en el centro.

En cuanto a la espalda, esta ave luce un plumaje verde olivo cerca de su nuca, formando una franja clara poco perceptible. Sus alas y cola tienen una combinación de colores azul, blanco y gris, por lo que destaca mucho cuando se pone al sol.

Dimorfismo sexual

Es probable que el dimorfismo sexual entre ambos sexos no sea muy perceptible, ya que la diferencia es muy sutil. Por ejemplo, en las hembras los colores y tonos del plumaje son más apagados y la franja negra de su pecho es más estrecha. Aunado a esto, en cuanto a su corpulencia, los machos son más grandes y pesados que su contraparte femenina.

Comportamiento

En general, los carboneros son muy sociables, ya que es posible observarlos volando en bandos formados por varios ejemplares de su especie y otras diferentes. De hecho, este comportamiento es una adaptación a su medio, pues al estar en grupo con otros pájaros cada ejemplar es capaz de dedicar más tiempo a alimentarse y menos a vigilar.

Es más, un estudio publicado por la revista científica Integrative and Comparative Biology encontró que este organismo puede ser bastante precavido. Este adjetivo hace referencia a la atención que le pone a su medio, ya que si encuentra algún depredador en su zona, se mantendrá vigilante por más tiempo.

Las bandas de estas aves están conformadas por jerarquías, lo cual significa que existen peleas entre individuos para definir a un dominante. Aunque suene extraño, los conflictos se solucionan con enfrentamientos en los que el objetivo es “desplumar” al oponente. Los perdedores presentan un aspecto deplorable, pero los dominantes lucen impecables.

¿Qué come el carbonero común?

Como se mencionaba antes, el carbonero común tiene un cuerpo adaptado a su tipo de alimentación y es capaz de percharse a las ramas y cazar de manera activa. Su hábitat es perfecto para encontrar insectos como escarabajos, grillos, moscas, hormigas y mariposas. Aun así, cuando escasea la comida durante la época de invierno puede llegar a comer algunas semillas.

Uno de los mayores problemas a los que se enfrentan estos organismos es la necesidad de nutrientes para sustentar el color de sus plumas. Para poder superar esto, las aves seleccionan a las presas con mayor contenido de carotenoides. Dicho compuesto se encuentra muy relacionado con la pigmentación, además de que cumple funciones metabólicas importantes para el carbonero.

Reproducción

Durante la época reproductiva, este pequeño pájaro se vuelve muy territorial, ya que existe una fuerte competencia para obtener pareja. Además, esta especie es monógama y por lo común las uniones se mantienen hasta que uno de los dos integrantes muere. A pesar de esto, algunos ejemplares tienen relaciones extramaritales e incluso pueden cambiar de compañero.

La época de apareamiento inicia entre enero y marzo con un ritual de cortejo que incluye al macho exhibiendo sus plumas erizadas. De hecho, unas de las características que más peso tienen en la selección por parte de la hembra son las mejillas blancas de su pareja. Por esta razón, el macho tiene más oportunidad de conseguir pareja cuanto más grande y brillante sea este rasgo.

Una vez la pareja se forma, la hembra es la única encargada de construir el nido. Para ello, toma como materia prima el musgo en combinación con paja, hierba seca, lana y plumas. Los carboneros son aves que adoran los huecos y los agujeros de árboles, ya que necesitan un lugar aislado para protegerse.

En algunos casos, estos paseriformes frecuentan cajas nido.

Las puestas toman lugar entre marzo y septiembre y la hembra pone entre 5 y 9 huevos a lo largo de los meses. Los polluelos del carbonero se incubarán por al menos 13 días e irán eclosionando cada uno a su tiempo (con 2 o 3 días de diferencia). En el caso de que el nido fuera depredado y destruido, los padres pueden hacer una puesta de reposición que les permita asegurar su descendencia.

Estatus de conservación

La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza ha clasificado a esta ave como una especie de menor preocupación. Sin embargo, esto solo significa que su población no se encuentra reducida, lo cual no dice nada de los peligros que enfrenta.

La principal amenaza de la especie se ve representada por los humanos, debido a los procesos de urbanización, contaminación y deforestación que provocan. 

El carbonero común es una especie vulnerable, pues depende de los árboles para poder formar su nido y reproducirse. Si no se soluciona la sobreexplotación de los recursos maderables, podría verse amenazado en el futuro.

Te podría interesar...
Leerlo en Mis Animales
Cuidar las aves urbanas: pajareros en cuarentena

Las aves urbanas pueden sufrir una falta de alimento por la cuarentena ciudadana establecida. Sigue estos consejos para ayudarlas y aprender sobre ...



  • BirdLife International. 2016. Parus major. The IUCN Red List of Threatened Species 2016: e.T22735990A87431138. https://dx.doi.org/10.2305/IUCN.UK.2016-3.RLTS.T22735990A87431138.en. Downloaded on 12 September 2021.
  • Tanner, M., & Richner, H. (2008). Ultraviolet reflectance of plumage for parent–offspring communication in the great tit (Parus major). Behavioral Ecology, 19(2), 369-373.
  • Senar, J. C., Figuerola, J., & Domènech, J. (2003). Plumage coloration and nutritional condition in the great tit Parus major: the roles of carotenoids and melanins differ. Naturwissenschaften, 90(5), 234-237.
  • Hegyi, G., Szigeti, B., Török, J., & Eens, M. (2007). Melanin, carotenoid and structural plumage ornaments: information content and role in great tits Parus major. Journal of Avian Biology, 38(6), 698-708.
  • Atiénzar, F., Álvarez, E., Barba, E. (2016). Carbonero común – Parus major. En: Enciclopedia Virtual de los Vertebrados Españoles. Salvador, A., Morales, M. B. (Eds.). Museo Nacional de Ciencias Naturales, Madrid. http://www.vertebradosibericos.org/