Características de los escorpiones

Contrario a lo que se piensa, solo entre 30 y 40 especies de escorpiones representan un riesgo para la salud humana. Por lo general, la mayoría de estos ejemplares peligrosos pertenecen a la familia Buthidae.
Características de los escorpiones
Cesar Paul Gonzalez Gonzalez

Escrito y verificado por el biólogo Cesar Paul Gonzalez Gonzalez.

Última actualización: 23 junio, 2022

Los escorpiones o también llamados alacranes, son un grupo de invertebrados venenosos famosos por poseer una “cola” venenosa. Existen poco más de 1500 especies reconocidas en la actualidad, pero conforme los estudios avanzan se han encontrado varios ejemplares nuevos.

Aunque no lo parezca, los escorpiones pertenecen al grupo de los arácnidos, por lo que de manera formal no son insectos. Además, a pesar de que todos son venenosos, pocas especies representan un peligro para la salud humana. Sigue leyendo este espacio y conoce más acerca de los increíbles escorpiones.

Taxonomía

Como ya se mencionaba más arriba, los escorpiones pertenecen a la clase Arachnida, dentro del subfilo Chelicerata. Por lo tanto, son parientes cercanos del cangrejo herradura, de las arañas del mar y también de las arañas terrestres. De manera general, su taxonomía queda de la siguiente forma:

  • Reino: Animalia.
  • Filo: Arthropoda.
  • Subfilo: Chelicerata.
  • Clase: Arachnida.
  • Orden: Scorpiones.

Origen evolutivo de los escorpiones

Se calcula que los primeros escorpiones vivieron hace poco más de 430 millones de años, justo durante el período Silúrico. Aunque aún se debate esto, es probable que los primeros ejemplares no fueran terrestres, sino que habitaban las profundidades de los mares. Es más, es posible que evolucionaran a partir de trilobites bentónicos, lo cual explicaría su relación con los ambientes acuáticos.

De hecho, existió un grupo de animales marinos extintos (fósiles) llamados euriptéridos que son bastante similares a los escorpiones. Vivieron entre 544 y 245 millones de años atrás, por lo que es plausible que ambos coexistieran en algún momento. A pesar de que aún no se ha encontrado evidencia específica, se les suele tomar como parientes cercanos, pues sus características físicas son inconfundibles y bastante semejantes.

La presencia de un grupo tan parecido a los escorpiones refuerza la idea de que son uno de los grupos más ancestrales dentro de los arácnidos. Sin embargo, existe un gran conflicto con su clasificación y su taxonomía, de manera que aún es posible que nuevos estudios modifiquen su lugar en la filogenia y cambien este panorama.

Características físicas del grupo

Al igual que sucede con otros artrópodos, el cuerpo de los escorpiones se encuentra dividido en dos regiones bien diferenciadas: prosoma y opistosoma. En el prosoma se encuentran la cabeza, los quelíceros, las pinzas (pedipalpos) y los 4 pares de patas. Mientras que el opistosoma contiene la sección del abdomen y el telson (cola inoculadora).

La región del opistosoma también suele dividirse en dos secciones más: mesosoma y metasoma. El mesosoma abarca la primera parte del abdomen que en su zona ventral presenta los genitales y unos peines especiales. Estos últimos son estructuras que les sirven a los escorpiones para captar el movimiento y ciertos aromas, lo cual les ayuda a percibir mejor su entorno.

Por su parte, el metasoma abarca todas las secciones de la cola (telson), las cuales le dan la flexibilidad para curvarse e inocular el veneno con facilidad. Tanto el aguijón como la glándula venenosa se encuentran al final de esta región. Ambas se encuentran conectadas para facilitar la inyección de la toxina. No obstante, el escorpión tarda en producir la sustancia, por lo que regula la cantidad inyectada para evitar la escasez.

El cuerpo de los escorpiones mide entre 2 y 12 centímetros de longitud, lo cual varía según la especie y su sitio de distribución. La mayoría presenta coloraciones amarillas, rojas, marrón, negro o la combinación de uno o varios de los anteriores. Por regla general, no existe presencia de dimorfismo sexual entre estos artrópodos. No obstante, en pocas especies el macho llega a ser un poco más grande que la hembra.

Un escorpión sobre un arbusto.

Comportamiento de los escorpiones

Estos artrópodos son nocturnos, pues la noche les permite acechar a sus presas sin perder tanta agua en el proceso. Además, de esta forma también mantienen su temperatura corporal estable en ambientes tan secos como los desiertos. Algunos incluso se entierran en la tierra durante el día para evitar el exceso de calor, mientras otros se refugian en los árboles y en los troncos.

Por lo común, los escorpiones son solitarios la mayor parte del tiempo y solo se reúnen durante la época de apareamiento. Cuando se sienten amenazados, adoptan una postura de advertencia en la que enseñan sus pinzas y su aguijón. Si la agresión no desiste, el ejemplar ataca e intenta inocular su veneno por medio de la picadura.

Alimentación

Gracias a sus características físicas, los escorpiones son depredadores sigilosos y exitosos. Durante sus salidas nocturnas, suelen acechar a varios insectos o arañas para atraparlos desprevenidos. El método de caza consiste primero en inmovilizarlos con sus pinzas para después utilizar su aguijón y matarlos.

Hábitat del grupo

Los escorpiones son artrópodos que se han adaptado a vivir en una gran cantidad de ambientes, desde desiertos con calores extremos hasta montañas con fríos congelantes. No obstante, las regiones tropicales y húmedas son las que más especies resguardan, pues es el ecosistema perfecto tanto para ellos como para sus presas.

Reproducción de los escorpiones

Estos artrópodos emplean un extraño proceso de apareamiento que consiste en una danza nupcial. Para esto, el macho primero prepara con antelación un pequeño paquete de esperma (espermatóforo) y lo coloca en el suelo. Después, busca una hembra y la toma por sus pinzas para comenzar a “bailar”.

En realidad, este movimiento no es exactamente una danza, pues lo que hace el macho es guiar a su pareja hasta el esperma. Debido a que los genitales de la hembra se encuentran en el vientre muy cerca del suelo, solo debe pasar sobre el paquete de esperma para lograr que se fecunde.

El baile del escorpión.

Una vez que finaliza esta danza, la pareja se separa y la hembra comienza los preparativos para dar a luz. Los escorpiones son vivíparos, por lo que su gestación ocurre dentro del cuerpo de la madre. De hecho, contrario a lo que sucede con otros artrópodos, las hembras de este grupo son bastante cuidadosas y tiernas con sus crías. Las cuidan en todo momento e incluso las llevan en su espalda hasta que crecen.

Los escorpiones son un grupo de artrópodos llenos de muchas curiosidades y peculiaridades. Sin embargo, no existen muchos especialistas en estos seres vivos. Por esta razón, aún se desconocen algunos aspectos de su vida y de su taxonomía. A pesar de que sean peligrosos y venenosos, es imposible negar que su biología es cautivante y bastante increíble.

Te podría interesar...
Los 13 escorpiones más venenosos del mundo
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Los 13 escorpiones más venenosos del mundo

Los escorpiones son un grupo de invertebrados venenosos que son responsables de varios decesos. Conoce a los más venenosos en este artículo.



  • Ministerio de Salud Presidencia de la Nación. (2011). Guía de prevención, Diagnóstico, Tratamiento y vigilancia epidemiológica del envenenamiento por escorpiones. 1a ed. Buenos Aires: Ministerio de Salud de la Nación. Programa Nacional de Prevención y Control de las Intoxicaciones.
  • Villacide, J. & Masciocchi, M. (2012). Serie de divulgación sobre insectos de importancia ecológica, económica y sanitaria: Alacranes. Recuperado el 21 de Junio de 2022, disponible en: https://inta.gob.ar/sites/default/files/script-tmp-inta-boletin_alacranes.pdf
  • Myers, W. D., & James, P. F. (1988). Scorpions (p. 216). New York: Harper & Row.
  • Fet, V., Sissom, W. D., Lowe, G., & Braunwalder, M. E. (2000). Catalog of the scorpions of the world (1758-1998). New York Entomological Society.