Can de la Mano: el programa de terapia con perros

Virginia Duque Mirón · 5 septiembre, 2017

Se han quedado más que probados los efectos de los perros en las terapias. Estos animales han ayudado a miles de personas a tener una mejor calidad de vida. También han servido a algunos a guardar buenos recuerdos hasta su muerte. Hoy queremos hablarte de Can de la Mano, una terapia con perros que ha tenido resultados excelentes.

Qué es Can de la Mano

Can de la Mano es un programa de terapia con perros que se desarrolló en el Hospital La Fe de Valencia, concretamente Oncología Pediátrica. Este comenzó como un programa piloto de voluntariado. A día de hoy sigue funcionando perfectamente y ayudando a niños a mejorar su vida.

Se inició con veinte voluntarios que se dedicaron a organizar encuentros entre canes y niños. Los perros que se utilizan para el proyecto están reconocidos como “perros de asistencia”. Es decir, han recibido un amplio entrenamiento canino, así como controles veterinarios.

Qué resultados está teniendo Can de la Mano

Ya desde la fase piloto se vieron los buenos resultados que esta iniciativa estaba teniendo. Por ejemplo, nueve niños lograron hacer ellos mismo adopciones virtuales. También más de veinte tuvieron encuentros con los perros usados para el proyecto sacándoles una sonrisa y haciendo de sus días algo mejor.

Según explica textualmente la consejera de Sanitat Universal i Salut Pública, Carmen Montón:

Iniciativas como esta tienen un gran valor, pues permiten reducir el impacto que tiene el ingreso en los pacientes, son un magnífico aliciente para los menores y sus familiares y les ayuda a olvidar por momentos que están hospitalizados”.

Según la doctora Torres, “incrementa las emociones positivas tanto en los menores como en sus familiares, les ayuda a afrontar los miedos. Para el niño, el hecho de estar pendiente de la visita de la mascota genera una mejora en su estado emocional horas y días antes del propio encuentro. Y en ingresos sucesivos, la visita del perro se vive como un estímulo que resta carga negativa a la hospitalización”. ¿Qué más se puede esperar?

La necesidad de crear este proyecto nació porque en 2015 ya hubo 4378 ingresos de niños que estuvieron en el hospital una media de 6,1 días. Y en Oncología pueden llegar a estar incluso 15 días.

Qué hace diferente a Can de la Mano

Este no es el único proyecto de terapias con perros que se está llevando a cabo en un hospital. ¿Por qué estamos entonces hablando de él? Porque Can de la Mano es diferente. Este proyecto no ha necesitado voluntarios externos para llevarlo a cabo. Han sido los propios profesionales y familiares del Hospital de la Fe quienes se han ofrecido de manera desinteresada para hacer el trabajo.

Juan López Andreu, neumólogo de este mismo hospital y coordinador del programa, explica muy bien por qué esta iniciativa es especial:

“Can de la Mano posibilita mejorar la tolerancia a la hospitalización por parte de los niños, al tiempo que ofrece a los y las profesionales que en él participamos un medio para incrementar nuestro grado de implicación con nuestra institución”.

Quiénes se benefician

Esta terapia es usada con aquellos pacientes, en este caso niños, que pasan por repetidas y prolongadas hospitalizaciones. También entran en este cupo aquellos que tienen aversión a los hospitales. Incluso quienes les cuesta mucho más saber que de nuevo tienen que volver a estar ingresados.

Cuando estos niños llegan, bajo esta nueva iniciativa les presentan a los 7 perros que hay en el programa. Se hace con el fin de que elijan uno y lo adopten virtualmente. Empezarán a comunicarse vía correo electrónico. Luego, cuando los médicos lo consideran oportuno, permiten un encuentro. Este encuentro se lleva a cabo en una zona creada especialmente para ello.

Como ves, una cosa más que agradecer a nuestros amigos los perros, quienes siempre están ahí para darnos su apoyo, ayuda y lealtad. Gracias y mil veces gracias…

Fuente de la imagen principal: www.eldiario.es