Bones, el perro que busca desaparecidos en Colombia

Alba 21 noviembre, 2016

Los canes no dejan de sorprendernos con sus habilidades puestas al servicio del hombre. Hoy te contamos la historia del Bones, el perro que busca desaparecidos en Colombia. Un hito en un país castigado por distintas expresiones de la violencia.

Un can entrenado para encontrar restos humanos

perro-que-busca-desaparecidos-2
Fuente: pacifista.co

Bones es un ejemplar de Pastor Belga Malinois. Desde los 4 meses fue entrenado para detectar cadáveres en la zona de Antioquia. Se trata de una región particularmente castigada por los muchos conflictos que atravesó y atraviesa ese país sudamericano (guerrilla, narcotráfico, paramilitares, mafias, etc.).

El peludo trabaja junto a su dueño, John Fredy Ramírez, investigador del CTI (Cuerpo Técnico de Investigación). Lo cierto es que el animal todavía no cumplió el año y medio de vida y ya encontró cuatro cuerpos.

Ten en cuenta que el Registro Único de Víctimas (RUV) calcula que hay unas 46 mil personas que desaparecieron de manera forzosa en Colombia.

Conoce la historia de Bones, el perro que busca desaparecidos en Antioquia. Esta es una de las zonas más afectadas por la violencia que asoló y continúa asolando a Colombia.

El drama de la desaparición forzada de personas

No están ni muertos ni vivos. Están desaparecidos”, dijo alguna vez un siniestro dictador de Argentina. Esa fue su respuesta cuando fue consultado por las víctimas de la represión desatada por la última dictadura militar que asoló a ese país (1976-1983).

La angustia y la incertidumbre que se genera en las personas que buscan a sus familiares y desconocen la condición en que se encuentran es una historia común a muchos países de la región.

Por eso, encontrar el cuerpo, aunque hayan pasado muchos años, es la única forma de que esos sentimientos de zozobra se mitiguen. Y la labor que pueden llevar adelante perros como Bones es fundamental para brindar un poco de calma a las familias que, finalmente, pueden hacer el duelo.

Conoce cómo fue entrenado Bones

A diferencia de otros canes empleados por el CTI, Bones es un perro que trabaja de forma exclusiva en la búsqueda de desaparecidos.

Su entrenamiento consistió en que aprendiera a detectar restos humanos a través de su olfato. Para lograr esto, se utilizaron cajas de madera con orificios. Cuatro de ellas inodoras y una que desprendía el olor que debía identificar.

Cuando el animal identificaba la caja, se le daba la aprobación con un clicker y se le premiaba. Al principio las recompensas fueron comestibles. Luego se cambiaron por juegos o juguetes.

Así trabaja Bones, el perro que busca desaparecidos

Bones, el perro que busca desaparecidos, vive con Ramírez, la esposa de éste y tres gatos. Se entrena todos los días. Por las mañanas, durante 1 hora, camina y juega con una pelota que huele a hueso humano. A la noche realiza otra paseo, esta vez de 30 minutos.

Ramírez dice haber encontrado el can ideal para esta tarea: un animal resistente, capaz de recorrer entre 60 y 70 kilómetros diarios.

En el momento en que el equipo del CTI llega a la zona donde se cree que hay un cuerpo enterrado, se delimita el terreno y se clavan sondas en el suelo para crear conos de olor. Allí empieza la tarea de Bones.

Cuando el perro detecta el olor, marca el lugar moviéndose en círculos. Para confirmar el hallazgo, se le retira del sitio. Si el animal regresa, se agacha y empieza a ladrar, ya son pocas las dudas que quedan y se comienza con las excavaciones. Mientras tanto, Ramírez recompensa a su perro con juegos y mimos.

La gran labor de los perros que rastrean cadáveres

perro-que-busca-desaparecidos-3
Fuente: pacifista.co

La realidad indica que, por ejemplo, si se supone que hay un cuerpo enterrado en un área de 5 metros cuadrados, los seres humanos pueden tardar entre dos y tres horas en hallarlo. Pero el can lo encuentra en menos de 15 minutos.

Por eso, una vez más, destaquemos la gran ayuda que los canes dan a los hombres, aunque a veces solo reciban como respuesta el maltrato.

En el caso de Bones, aunque su nombre linde con el humor negro (significa “huesos” en inglés), contribuye a llevar algo de paz a las familias que sufrieron el terrible drama de la desaparición forzada de alguno de sus miembros.

Fotos de John Fredy Ramírez: pacifista.co

Te puede gustar