Las asombrosas mascotas de algunos escritores

8 mayo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la bióloga Elsa M. de Arribas
En ocasiones, los escritores pueden ser excéntricos, incluso en lo que a mascotas se refiere.

Los animales han producido un gran impacto en nuestras vidas, volviéndose indispensables tanto a nivel individual como desde un punto cultural. Todas las mascotas son seres asombrosos, pero aquí queremos mostrarte las más famosas y extravagantes que han acompañado a algunos escritores.

Tras un día largo de trabajo, el llegar a casa y ser recibido por una mascotas es una gran sensación. Se ha demostrado que los animales favorecen el bienestar físico y emocional así como sus efectos positivos en la salud humana.

Asimismo, las mascotas también han sido fuente de inspiración en el arte, en la literatura o en la música. A continuación te hablamos a cerca de escritores que tenían unas mascotas un tanto peculiares.

Algunos escritores y sus mascotas

Grip, el cuervo de Charles Dickens

Aunque Charles Dickens sea más conocido por su faceta de escritor, se consideraba un gran amante de los animales. En su casa se podían encontrar desde gatos o perros hasta otros seres más variopintos.

Entre los animales menos comunes, como un poni o un águila, se encontraba su cuervo. Grip era el nombre que recibió este animal, quien fue participe de la novela Barnaby Rudge. Fue Dickens quien provocó la admiración de Edgar Allan Poe por los cuervos.

Debido a su aspecto lúgubre y su estrecha relación con la muerte humana, estos animales siempre han sido considerados de mal augurio en la cultura popular.

Sin embargo, los cuervos son muy inteligentes, capaces de crear herramientas o imitar algunos sonidos humanos. Ha formado parte de estudios científicos por su capacidad de raciocinio.

Un cuervo en óleo

La langosta de Gérard o la mosca de Virgilio

Tanto el poeta francés Gérard de Nerval como el poeta romano Virgilio eran dueños de una mascota un tanto inusual. Mientras que París se asombraba con Gérard y su langosta en el siglo XIX, Roma se desconcertaba con Virgilio y su mosca, en el siglo I a. de C.

Ha de reconocerse a que no es lo más habitual tener una mosca o una langosta por mascota. No obstante, Gérard pensaba que estos crustáceos eran los mejores animales de compañía, ya que eran criaturas pacíficas y que no ladraban.

Un detalle curioso es que las langostas suelen ser confundidas con el bogavante, pero en realidad pueden diferenciarse bien. Por ejemplo, las langostas no poseen tenazas en su primer par de patas, mientras que los bogavantes si.

Las moscas son insectos de vida muy corta y que a la mayoría de la población les resultan un tanto molestas por su zumbido. Virgilio no parecía opinar lo mismo,  a pesar de su fama como vectores de enfermedades como el cólera, la disentería o la miasis.

Los cocodrilos de Dorothy Parker

Dorothy Parker fue una poeta y dramaturga estadounidense muy alabada por su sarcasmo e ingenio. Poseía un humor tan negro que durante una época llegó a tener cocodrilos como mascotas.

Si por algo se conoce al cocodrilo es por ser el reptil de mayor tamaño y su fama agresiva. Sin embargo, sólo atacan si se sienten amenazados, por defender a sus crías o por hambre.

Desde luego, esta fama no pareció importarle a Dorothy. Parte de razón no le faltaba, ya que se ha demostrado que la mayoría de accidentes con cocodrilos han sido propiciados por el desconocimiento humano.

El zoológico de Lord Byron

Lord Byron, aparte de un afamado poeta, era un apasionado de los animales, y la historia recoge numerosas anécdotas de este escritor y sus mascotas.

Entre los relatos más conocidos se encuentra el del oso en la universidad. Lord Byron acudió al Trinity College de Cambrigde a estudiar, pero le impidieron llevar a su perro.

Su solución fue llevarse a un oso pardo amaestrado y criado en cautividad. Cuando el director le exigió saber qué hacia el oso, Lord Byron respondió «viene a pedir una beca para poder estudiar».

Los osos son mamíferos de gran tamaño presentes en prácticamente todas las regiones del planeta. Destacan por ser animales solitarios plántigrados, que son capaces de erguirse y mantenerse en pie.

Se dice que este poeta llegó a tener un zoológico debido a la gran cantidad de animales que acogió. Entre ellos encontrarse perros, caballos, gatos, y animales menos comunes como su oso, un tejón, un águila o una grulla egipcia.

Grupo de osos en el campo.

Puede concluirse este artículo reconociendo el importante papel de las mascotas en las vidas de los tutores.  Gracias a ellas, el ser humano puede disfrutar más de la naturaleza y adquirir cualidades como responsabilidad y sentido común.

Incluso pueden apoyar la vena artística humana, dando lugar a grandes obras de música, literatura u otros tipos de artes. O, simplemente, pueden hacernos sonreír cada día y ser nuestras compañeras de aventuras.