Loading...
 

11 animales en peligro de extinción en España

Las especies en peligro de extinción en España son más de que las que crees. La biodiversidad de la Península está en peligro y es necesario conocer por qué.

Escrito y verificado por la psicóloga Sara González Juárez.

Última actualización: 14 junio, 2021

Cuando se habla de extinción, los primeros animales que vienen a la mente suelen ser foráneos, como el rinoceronte, la ballena azul o el oso polar. De todas formas, no hace falta irse muy lejos: también hay animales en peligro de extinción en España, y en las siguientes líneas puedes conocerlos.

Nos encontramos en el evento de extinción más grave de la historia: 1 de cada 8 aves del mundo, 1 de cada 4 mamíferos, 1 de cada 3 anfibios y el 70 % de plantas se encuentran en peligro de desaparecer para siempre. Conocer es siempre el primer paso para conservar, así que no dejes de leer.

11 animales en peligro de extinción en España

Existen un total de 61 especies de animales en peligro de extinción en España, acompañadas de 127 especies de plantas en la misma situación. Otras 139 especies de flora y fauna ibéricas se encuentran en estado vulnerable, sumando un total de 337 taxones que corren peligro de desaparecer. Aquí abordamos algunos de los abanderados, pero todos requieren el mismo esfuerzo de conservación.

1. Cigüeña negra (Ciconia nigra)

Esta ave migratoria vive en bosques y montañas, que abarcan desde Portugal a China. Suele pasar el invierno en África, pero al igual que la cigüeña blanca (Ciconia ciconia), muchas veces opta por quedarse en la península. Este cambio se debe al aumento de temperaturas ocasionado por el calentamiento global.

2. Lince ibérico (Lynx pardinus)

La caza indiscriminada y 2 grandes epidemias en la población de conejos durante esa misma época fueron los causantes del brutal descenso de ejemplares de lince ibérico. Es el último gran felino que habita en Europa de manera natural. También es endémico de la Península ibérica —de hecho, ya solo existen poblaciones en Doñana y Sierra Morena—, lo que lo convierte en el felino más amenazado del mundo.

3. Quebrantahuesos (Gypaetus barbatus)

El nombre de este ave deriva de su hábito de dejar caer desde una gran altura los huesos que recoge, para que se rompan contra el suelo y así poder comerse el tuétano. Los tendidos eléctricos, los cebos envenenados y la caza han reducido a esta especie a un grupo de menos de 300 ejemplares, que vive en los Pirineos. Se cree que su población tenderá a disminuir en futuros próximos.

4. Uno de los animales en peligro de extinción en España más olvidados: el urogallo

El urogallo cantábrico (Tetrao urogallus cantabricus) ya solo puede observarse en un pequeño territorio entre Lugo y Cantabria. Si bien se han llevado a proposición planes de conservación para estas aves de suelo, solo Asturias los ha aprobado, por lo que su población no deja de disminuir. La caza, la destrucción de su hábitat y la competencia con otras especies han situado al urogallo en peligro crítico de extinción.

5. Oso pardo (Ursus arctos arctos)

El oso pardo habita principalmente en el norte de España, en las zonas montañosas más escarpadas, donde el impacto humano es menor. La principal vulnerabilidad de este úrsido reside en las pequeñas poblaciones en las que se dividen los 200 ejemplares que quedan. La caza ilegal y la destrucción de hábitats son los principales peligros para ellos, ya que el humano también hace escasear sus presas.

6. Águila imperial (Aquila adalberti)

Se trata de la única ave endémica de la Península Ibérica. Su situación peligra por la fragmentación de su hábitat, la electrocución en tendidos eléctricos y el uso de cebos envenados —por parte de explotadores ganaderos y cazadores—. Aunque aún no han salido de peligro, su población ha aumentado de 50 parejas a 400 en los últimos 50 años. Habita principalmente en el monte mediterráneo y el Sistema Central.

7. Foca monje (Monachus monachus)

Aunque cueste imaginarlo, hace tiempo se podían avistar focas en las playas mediterráneas españolas. La foca monje es uno de los pinnípedos más amenazados, pues la construcción masiva en la costa del Mediterráneo y en Canarias en los años 50 la expulsó de sus playas de descanso. Actualmente, quedan pequeñas poblaciones muy difíciles de avistar en las Islas Chafarinas, en Melilla.

Muchos de estos mamíferos marinos se refugiaron en cuevas costeras, resguardadas del humano, pero también mortales: al subir la marea, algunas de estas cavidades se inundaban por completo, dejándolas atrapadas. Cientos de ejemplares murieron ahogados de esta forma.

8. El camaleón común, en peligro de extinción en España por el turismo y el mascotismo

Aunque está presente por toda la costa mediterránea africana y el sur de Anatolia, el camaleón común (Chamaeleo chamaeleon) solo habita una pequeña porción del sur de España y Portugal. Muchos lo confunden con un animal exótico que ha escapado de su hogar, pero la realidad es que este reptil se puede encontrar en estado salvaje.

Es el único representante de su familia en Europa, lo que lo sitúa en una situación crítica en la Península. Su principal problema también fue la destrucción del hábitat por la construcción masiva de la costa, además de la captura ilegal para usar ejemplares como mascotas. A día de hoy, estas prácticas están terminantemente prohibidas.

9. Visón europeo (Mustela lutreola)

Además de la persecución por la piel, este mustélido vivió un descenso dramático en su población por la introducción de un competidor, el visón americano (Neovison vison), más oportunista en su alimentación y más agresivo. La suelta del visón americano respondía a intereses económicos por parte de cazadores y peleteros y puso en peligro crítico al europeo.

Además, esta especie invasora portaba parvovirus, al que el visón europeo era mucho más sensible.

10. Lagarto gigante de el Hierro (Gallotia simonyi)

Endémico de la isla que le da su nombre, este reptil sufre el mismo problema que otras especies que habitan en lugares con una extensión de terreno reducida: son animales mucho más vulnerables cuando se destruye su hábitat. En la misma isla del Hierro existe un centro de recuperación, pero en libertad solo quedan unos 200 ejemplares.

11. Tortuga mediterránea (Testudo hermanni)

Hace tiempo, este quelonio habitaba en la vegetación de las costas del Mediterráneo, pero la captura masiva de particulares casi acaba con su población. De hecho, aunque se ha prohibido su tenencia como mascota, aún puede encontrarse en algunos hogares. En 2017, se liberaron 300 ejemplares en la costa de Cataluña, pero la especie aún sigue en peligro crítico de desaparecer.

¿Cómo evitar que aumenten las especies en peligro de extinción en España?

Siempre hay alguien preocupado por la conservación de las especies. La mayor parte de acciones que se exigen a los organismos públicos pasan por la puesta en marcha de planes de conservación, la ampliación de parque naturales, aumentar las penas para los crímenes contra la naturaleza, controlar especies invasoras y recuperar hábitats destruidos.

Sin embargo, la lucha de estas organizaciones suele encontrar un gran muro de ladrillo para lograr sus objetivos: los intereses económicos. Aunque parezca imposible, apoyar estos proyectos y presionar a las organizaciones responsables de la protección del medioambiente puede tener un impacto real.

España es uno de los países con mayor biodiversidad de Europa, pero también uno de los más vulnerables: no abandonemos su fauna.

Te podría interesar...
Leerlo en Mis Animales
¿Dónde ver delfines en libertad?

¿Te gustaría ver delfines en libertad? Entonces sigue leyendo este artículo, donde te contamos cuáles son los mejores destinos.