Adopta una perrita de avanzada edad y descrubre que es la misma mascota que se le extravió cuando era niña

Cuando era niña tuvo que abandonar a su perrita, tiempo después la adopta siendo ya una anciana. ¡Conoce esta hermosa historia!
Adopta una perrita de avanzada edad y descrubre que es la misma mascota que se le extravió cuando era niña

Última actualización: 02 junio, 2022

En Pensilvania, una mujer adopta una perrita adulta tras seguir una corazonada. Muchos años atrás, esta mujer tuvo una mascota, pero la tuvo que entregar en un refugio. ¿Sería esta su oportunidad para compensar lo que hicieron sus padres en el pasado?

¡Sigue leyendo para descubrir lo que ocurrió! Como puedes sospecharlo, el presentimiento de la mujer estaba muy bien argumentado y gracias a él se dio reencuentro realmente conmovedor.

La historia de la niña y su perrita

De niña tuvo que entregar a su perrita, de adulta la adoptó para no separarse nunca,
De niña tuvo que entregar a su perrita, de adulta la adoptó para no separarse nunca.

Cuando tenía 10 años, Nicole Grimes fue la dueña de una hermosa perrita caniche cruzada con pomerania, la mascota fue un regalo de su abuela. Ella y su hermosa canina compartieron una feliz vida durante cuatro años.

Lamentablemente, el rumbo de su familia cambió por temas laborales de su padre y no había posibilidades de llevarse a Chloe, como se llamaba la mascota en ese momento. Entonces, la familia tuvo que llevarla a la Sociedad Protectora de Animales de Washington para que se encargaran de ella.

Ha pasado casi una década y de aquella niña no queda nada. Nicole tiene una vida nueva y ha conformado su propia familia. Un día, navegando en redes sociales, se encontró con una publicación acerca de una perrita que buscaba un hogar permanente.

Ella tuvo una sensación extraña, acerca de esta canina, acaso ¿se podría tratar de Chloe?

La mujer adopta una perrita adulta siguiendo su corazón

Es bien sabido que los perros adultos son más difíciles de ser adoptados, pues la mayoría de personas buscan cachorros para adaptarlos a sus costumbres y disfrutar de sus primeros años. Tener un perro adulto es darle la oportunidad de asegurar una vejez digna y un hogar eterno.

Por tal motivo, Nicole llegó a pensar que aquella perra anciana era su perrita, pues tal vez nunca encontró un nuevo hogar. Sin dudarlo, se acercó al refugio para conocerla. Cuando llegó, parecía que se hubieran reconocido, la perrita empezó a lamer la cara de Nicole, como lo hacía cuando ella estaba pequeña.

Precisamente, esa fue la señal que ella esperaba. Sin darle más largas al asunto, la adoptó. Al revisar con un veterinario el microchip del animal, le confirmaron que ella había sido entregada hace muchos años en el refugio al que ella y su familia habían acudido para dejarla cuando Nicole estaba pequeña.

La felicidad a través de lo que parecía imposible

Ahora ambas estarán juntas para siempre.
Ahora ambas estarán juntas para siempre.

Ahora que la vida les había permitido reunirse, aun cuando todas las posibilidades de que esto sucediera estaban en contra, no han desaprovechado ni un solo minuto para brindarse amor y vivir la vida que una vez les fue arrebatada.

Recordemos que Chloe fue un regalo de su abuela y el día en que fue adoptada por Nicole se estaba conmemorando el tercer aniversario de su fallecimiento. Es claro que este par disfrutarán al máximo esta segunda oportunidad que les fue dada, tal vez no con las mismas aventuras que podrían haber vivido hace casi una década, pero si es seguro que no habrá un lugar donde Chloe esté más segura y amada.

Adopta una perrita o un perrito adulto y permite que ellos tengan una oportunidad de ser amados nuevamente. ¡Valdrá la pena!

Te podría interesar...
Perrito triste es rescatado por un hombre y se convierten en mejores amigos
Mis Animales
Leerlo en Mis Animales
Perrito triste es rescatado por un hombre y se convierten en mejores amigos

El perrito triste que protagoniza esta historia es rescatado por un hombre que lo convirtió en su mejor amigo para siempre.


Los contenidos de Mis Animales se redactan con fines informativos. No sustituyen el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.