Cómo actuar con los perros abandonados

Alba 17 julio, 2016

Quién no se ha encontrado alguna vez en la vía pública con un can en situación de calle. Si bien algunos de estos animales pueden estar perdidos, muchos de ellos son los perros abandonados por sus dueños. En todo caso te contamos cómo manejarte si te cruzas con un peludo sin hogar.

No sean indiferente con los perros abandonados

Lo primero que deberías hacer es no actuar con indiferencia. Ten presente que un can que vive una situación de abandono, o está perdido, atraviesa momentos sumamente traumáticos.

un perro callejero

El animal seguramente tendrá miedo, hambre o sed. Y, además, está expuesto a muchas situaciones de peligro, como por ejemplo la posibilidad de sufrir un accidente de tráfico o distintos tipos de agresiones.

Así que si las circunstancias te lo permiten, ocúpate personalmente del tema. En caso contrario, llama a alguna persona conocida para que tome la decisión o da aviso a algún refugio o protectora.

En todo caso, presta atención a los consejos de este artículo para conocer cómo proceder con los perros abandonados.

Lo peor que puedes hacer frente a los perros abandonados es mostrarte indiferente. Te contamos cómo actuar si te cruzas con un peludo callejero.

Cómo actuar ante un can en situación de calle

Para intentar un acercamiento con el peludo, primero observa los siguientes detalles:

  • Que no tenga actitudes agresivas.
  • Que no se vea enfermo o esté herido. Es que si el animal sufre dolor o molestia puede intentar atacarte.

En estos casos, recurre directamente a una protectora o refugio.

Pero si el animal se ve tranquilo, puedes intentar acercarte con paciencia y cautela para ir ganando su confianza. Entonces:

  • Camina hacia él muy despaciosamente.
  • Evita los movimientos bruscos.
  • Háblale con tonos suaves y cariñosos.
  • Si tienes algún alimento, ofréceselo pero mantente a distancia. Puedes también darle agua fresca.

Intenta averiguar si el can está identificado

Una vez que notes que el animalito va perdiendo la desconfianza, intenta acariciarlo. Para ello, extiende tu mano con la palma hacia arriba y deja que la huela.

Si el peludo se ve tranquilo, puedes procurar sujetarlo, aunque sea con una correa improvisada. Y, en el caso de que tenga una chapa identificativa, intenta contactar a sus dueños.

De todos modos, la idea es que logres acercarlo hasta la clínica veterinaria más cercana. Allí comprobarán si el animal cuenta con un microchip. Y, de paso, puedes pedirle a los profesionales que revisen su estado general.

Ten en cuenta que aunque el can no esté identificado, quizá tenga dueño, por lo que puedes iniciar una “campaña de difusión” con carteles en la vía pública o en comercios de la zona, o publicando su foto en las redes sociales para intentar dar con sus propietarios.

Adopta al peludo o búscale nuevos dueños

epilepsia en los perros

Pero si los dueños del animal no aparecen de inmediato, o directamente no los tiene, el tema sigue siendo qué hacer con el peludo que te encontraste en la calle. Las opciones son variadas. Entre ellas:

  • Adoptarlo.
  • Albergarlo de forma temporal, o pedirle a personas de confianza que lo hagan mientras le buscas un nuevo hogar.
  • Acercarlo hasta un refugio o protectora.

Si bien otra de las opciones es dar aviso a las autoridades o contactar directamente con alguna perrera municipal para que se encarguen del perro, es preferible que agotes otras posibilidades. Sucede que los animales que son derivados a estos centros zoosanitarios corren el riesgo de ser sacrificados tras un corto período de tiempo si no son reclamados por sus dueños o por alguien que desee adoptarlos.

Por suerte, esta situación está cambiando y en algunos lugares como Madrid ya no se permite el sacrificio de perros abandonados. Pero pese a los avances en las distintas legislaciones, todavía pasará tiempo hasta conseguir que todos los ayuntamientos se ocupen como es debido de los animales sin hogar. Y más tiempo aún hasta que la totalidad de las personas entienda que las mascotas no son objetos que se usan y tiran.

 

Te puede gustar