6 guardas asesinados por proteger a los gorilas

Se trata de otro episodio más de violencia, pero totalmente premeditado, hacia este colectivo; en las dos últimas décadas han fallecido nada menos que 170 vigilantes y activistas del Parque Nacional de Virunga

6 guardas asesinados por proteger a los gorilas

Aún hay personas que mueren por proteger a los gorilas y otros animales salvajes del planeta. Por desgracia ha ocurrido de nuevo, en este caso en el legendario Parque Nacional de Virunga, la zona protegida más antigua de África.

Se trata de cinco guardabosques y un conductor, que han sido asesinados en una emboscada por proteger a los gorilas de montaña, los legendarios primates que viven en los bosques impenetrables del Congo, Uganda y Ruanda. Estos primates han sido protagonistas de películas y múltiples estudios, y son unas de las poblaciones salvajes más interesantes y apartadas del mundo.

Los guardas de Virunga fueron establecidos cuando este paraje se declaro parque, pero no fue hasta la llegada de Dian Fossey que las patrullas contra los furtivos comenzaron a ser realmente efectivas, lo que las convirtió en una actividad de riesgo para sus protagonistas.

Virunga: peligroso para los defensores de los animales

Lo cierto es que en este mítico parque nacional no es la primera vez que ocurre este terrible hecho delictivo: en los últimos 20 años han muerto más de 170 guardabosques y otros activistas y empleados. Probablemente, el caso más conocido sea el de la primatóloga Dian Fossey, que fue hallada muerta en su tienda con una herida de machete.

En agosto de 2017 hubo cinco guardas asesinados por la milicia, pero en este caso hablamos de una emboscada premeditada y dirigida en exclusiva a los trabajadores de este parque natural, dedicados a proteger a los gorilas y otras especies animales del parque.

Estos guardas son plenamente conscientes de que su trabajo puede acabar con su vida, pero a pesar de ello están comprometidos con la causa, y quieren proteger a los gorilas y el paraíso natural que los aloja. El parque repercute enormemente en la riqueza y el futuro de la zona, por lo que son considerados auténticos héroes por los locales.

Parque Nacional de Virunga: África

Esta enorme concienciación sería imposible sin el trabajo de Dian Fossey: muchos de los guardas que actualmente trabajan son los hijos de furtivos y cazadores, que cazaban gorilas y otros animales como los chimpancés, para venderlos en el mercado negro. Ahora, con alternativas éticas, los hijos de furtivos o ganaderos no dudan en luchar para defender su tesoro nacional.

El peligro de Virunga: furtivos, guerras y coltán

Aunque el furtivismo es una de las principales causas de la problemática del parque, hay que recordar que los volcanes inactivos de Virunga se encuentran cerca de una de las guerras más sangrientas que ha conocido la humanidad.

Las guerras del Congo han causado millones de muertos, y se postulan como el conflicto bélico que más muertes ha causado tras la Segunda Guerra Mundial. Tristemente, están muy relacionadas con el control de las minas de coltán, un mineral que se usa para fabricar nuestros móviles y ordenadores.

La caza furtiva está cada vez más controlada en este paraje natural, y en el caso de los gorilas y otros primates se ha reducido prácticamente a cero. Por desgracia, sigue siendo una forma de obtener alimento por parte de los guerrilleros, a través del llamado bushmeat.

Caza furtiva de gorilas

El portavoz del parque de Virunga, Joel Malembe, ha informado que el incidente se produjo entre Ishasha y Lulimba, en las cercanías de la frontera con Uganda. Se sospecha que los grupos de autodefensa ‘Mai Mai’ han sido los autores del ataque.

Estas muertes son la punta del iceberg del conflicto bélico ya mencionado, que aleja múltiples vías de financiación para el parque natural. Además, la explotación petrolera es otro de los peligros que sufren estos bosques, hasta el punto de que empresas occidentales han ejercido presiones para apropiarse de trozos del parque para explotarlos económicamente.

Por desgracia, son necesarios estos protectores para velar por la naturaleza africana. Es por ello que vemos vital honrar su trabajo y agradecer que dieran su vida por la de animales que no podían defenderse. También es necesario condenar los terribles actos bélicos del Congo que han desembocado en la muerte de estos jóvenes guardas.

Categorías: Actualidad Etiquetas:
Te puede gustar