5 hermosas aves urbanas

Yamila · 11 abril, 2018
Perfectamente adaptadas a la ciudad, estas especies son variopintas en sus rasgos físicos, y alguna de ellas destaca por su melódico canto

Las ves –y oyes– desde tu ventana; están presentes en el parque cuando practicas ejercicio o en el jardín de tu casa. Las aves urbanas se han acostumbrado a estar rodeadas de personas y a construir sus nidos entre árboles o postes de luz. Conoce a las más comunes en este artículo.

¿Cuáles son las más bonitas aves urbanas?

Se caracterizan por su pequeño y robusto cuerpo, sus picos diminutos y sus bonitos cantos, principalmente por la mañana o cuando hay sol. Las aves urbanas no le temen a la gente e incluso podemos alimentarlea si vamos asiduamente al parque. Algunas de las más bellas que podemos hallar en la ciudad son:

1. Motacilla alba

Según la tradición popular, la motacilla alba –foto que abre este artículo– aparece para anunciar la llegada del invierno y es conocida por su hermoso plumaje en tonos blancos, grises y negros. Su cola siempre está en movimiento, mide unos 20 centímetros y se alimenta de insectos en áreas amplias, por lo que es frecuente verla en áreas de estacionamiento.

Esta ave urbana construye sus nidos entre los árboles, grietas de paredes rocosas, cornisas de edificios y cualquier lugar que encuentre. Hasta el momento se conocen ocho subpespecies de motacilla, las cuales se diferencian entre sí por el ‘diseño’ de sus plumas.

2. Gorrión común

El pardal o gorrión común es el ave más adaptado a la vida urbana y se lo puede ver tanto en Europa como en América y África. Puede medir unos 15 centímetros y pesar alrededor de 30 gramos. Su pico es fuerte, grueso y cónico para poder alimentarse de granos.

Gorrión común: curiosidades

Existen diferencias notables entre machos y hembras; no solo los primeros son más grandes de tamaño, sino que también el plumaje es diferente. Los ejemplares masculinos tienen plumas grises y manchas negras y blancas en el pecho, el dorso es marrón y negro. Las féminas son completamente marrones, aunque en diversos tonos.

3. Jilguero

Otra de las aves urbanas que seguro que conocerás y que distinguirás por su hermoso plumaje: cabeza roja, alas negras y amarillas y vientre blanco. El jilguero vive en América, Eurasia y, sobre todo, al sur del mar Mediterráneo.

Jilguero: canto

Se alimenta de todo tipo de semillas –sobre todo de girasol y trigo– y de algunos insectos; es famoso por su canto alegre compuesto por trinos, muy parecido al del canario.

Dentro del género de los Carduelis, al que pertenece este ave, podemos encontrar otras especies más que también habitan en la ciudad, como por ejemplo el pardillo común, el verderón y el cabecita negra.

4. Mirlo común

Su nombre científico es Turdus Merula y llama la atención por ser completamente negro a excepción del pico, que es amarillo. ¡Esos son los ejemplares machos! Las hembras, en cambio, son marrones.

Taxonomía del mirlo

El mirlo común es nativo de Europa, África del Norte y Asia, aunque ha sido introducido en América del Sur y Oceanía. Las parejas son monógamas, bastante territoriales y se alimentan de gusanos, anfibios, bayas y drupas.

 

5. Paloma bravía

La última de las aves urbanas de este artículo es la famosa paloma, que podemos ver en los parques, tejados y árboles de todas las ciudades, aunque sea nativa de África y Eurasia.

Paloma bravía: características

Es de color gris con franjas negras en los bordes de las alas, tiene el pico blanco, los ojos rojos y un colorido cuello en tonos verdes y rosas. Puede medir 40 centímetros de largo y llegar a los 70 centímetros de envergadura cuando vuela.

La paloma común se encuentran en parejas durante la época de reproducción, pero el resto del año se juntan en grupos; comen del suelo y cuando son molestadas alzan el vuelo en bandada con ruidosos batir de alas. Los polluelos son de color amarillo al nacer y sus padres les alimentan a través de la regurgitación.

En la adultez comen cereales, granos, semillas y plantas, aunque en ocasiones añaden insectos y frutos a su dieta. Beben mucha cantidad de agua y les gusta ‘bañarse’ en estanques y fuentes de agua.