10 síntomas comunes de las enfermedades en los perros

A medida que nuestra mascota se hace mayor, las probabilidades de que enferme son mayores. Como sabemos, nuestros perros se hacen mayores a una velocidad superior a la nuestra. Es preciso que estemos muy pendientes de los síntomas de enfermedades que puedan ir surgiéndoles. Ellos no nos dirán lo que les ocurre, pero sí nos lo darán a entender.

Incluso, es muy frecuente que acudamos al veterinario a realizar una sencilla revisión a nuestra mascota, y el profesional encuentre alguna enfermedad que nosotros ignorábamos. A continuación, te presentamos los síntomas de enfermedades en los perros más comunes.

Síntomas a considerar

Autor: Christine und David Schmitt
Autor: Christine und David Schmitt

A continuación, analizaremos algunos síntomas que nuestras mascotas suele mostrar, y que deben generar una alerta en nosotros, para saber que algo ocurre y tenemos que prestar asistencia:

Tos

En la mayoría de las ocasiones, si se produce de una forma continuada, nos está avisando de diversas incidencias o patologías, como es el caso de obstrucciones de alimentos u otros objetos en la tráquea de nuestro animal.

También, puede tratarse de enfermedades más graves, como bronquitis, neumonía, tumores en los pulmones e insuficiencia cardiaca. En este último caso, si a lo largo de su vida el perro no ha dejado de toser, con mayor o menor frecuencia, es muy posible que, más que problemas en la garganta (aunque parezca que se atraganta), se trate de problemas de corazón.

Problemas a la hora de orinar

Si el esfuerzo es demasiado grande, si el animal lo hace de una forma muy incómoda, y sobre todo si los intentos son fallidos, puede tratarse de una afección realmente grave, que incluso puede provocar el fallecimiento a corto plazo de nuestra mascota. Si observamos que nuestro perro se lame esa parte demasiado o gime al orinar, la visita al veterinario es imprescindible.

Fiebre

Al igual que en el caso de los seres humanos, la fiebre es un indicio de que algo ocurre. Si nuestra mascota tiene una temperatura más elevada de lo normal (de 100.5 a 102.5 grados Fahrenheit), debemos llevarlo a la clínica veterinaria.

Agotamiento extremo

El agotamiento extremo y permanente es otro de los síntomas de que algo no va bien, de que hay un desorden letárgico en nuestro perro, que siempre parece estar adormilado y con indiferencia hacia nuestros impulsos.

Pérdida de apetito

La pérdida de apetito es uno de los principales síntomas, de los que primero se manifiestan, cuando nuestra mascota tiene alguna dolencia.

Aunque puede existir un gran número de razones para que el animal no tenga hambre o no quiera comer, si la situación se mantiene más allá de un día, debemos contemplar la posibilidad de que el motivo de la inapetencia sea una enfermedad. La pérdida de peso que supera la décima parte del total del perro también es otra señal de alerta.

Ojos rojos

Los ojos rojos en el perro manifiestan una infección sintomática de alguna enfermedad grave, entre ellas está la conjuntivitis, desórdenes visuales, e incluso la ceguera.

Malestar

Si observamos a nuestra mascota caminar de un lado para otro sin motivo aparente, con malestar, de una forma apática, e incluso intentando vomitar, sin que se calme, son señales inequívocas de que siente dolor y malestar.

Problemas al respirar

Los problemas para respirar nos indican que no recibe el oxígeno que necesita, además de sugerirnos problemas cardíacos. Si la insuficiencia respiratoria va acompañada de un incremento de fluido que aún dificulta más la respiración, debemos acudir inmediatamente al veterinario.

perro enfermo

Desmayo

El supuesto de producirse desmayos o colapsos, son claros síntomas de una pérdida de energía repentina. Estas situaciones, con o sin pérdida de conocimiento, deben ser motivo de visita a la clínica veterinaria de forma rápida, aunque veamos que el animal ha recuperado el conocimiento. No importa, la visita al veterinario es obligada.

Como hemos visto, algunos de estos síntomas pueden tratarse de afecciones pasajeras, con una importancia moderada, en casos de que el animal, por ejemplo, haya ingerido un plástico, y vomita repetidamente.

Otros síntomas pueden ser tan repentinos, graves y alarmantes que debemos reaccionar con rapidez acudiendo al veterinario o a una clínica con servicio de Urgencias, a cualquier hora del día.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar