Zarathustra, el gato artista

Un artista puede ser tanto común como peculiar, ya que el arte resulta tan complejo e infinito que en numerosas oportunidades las manifestaciones resultan tan infinitas que los detalles que la conforman no solo pueden ser tan normalES y convencionales como se imaginan, sino también heterodoxos, subversivos y originales.

Y es que para hacer una obra de arte no solamente hace falta el talento y la imaginación para conformar una pieza que resulte atractiva, sino también la presencia de algo o alguien que con su figura le agregue una buena dosis de autenticidad al lugar en el cual se encuentre.

Lo que puede resultar polémico es cuando dicha figura se encuentre en una obra ya hecha, ya que  si bien este acto de rebeldía puede suponer una acción correspondiente a esa especie de dadaísmo que se vive en la actualidad, existen personas que pueden ver esto como algo tan innecesario como imprudente.

Esto es lo que ha ocurrido con Zarathustra, un nuevo artista que se ha colado en numerosas pinturas famosas para llenarlas con su colorida y robusta presencia.

Lo que resulta más increíble es que no se trata de una persona, sino de un hermoso gato que se ha convertido en una auténtica figura en las redes sociales gracias a este hecho, del cual te hablaremos a continuación.

El arte como remedio contra la depresión

gato artista 2

Fuente de la imagen: www.infobae.com

Todo comenzó tras la muerte de la madre de la joven artista rusa Svetlana Petrova, quien decidió cuidar al gato que tenía su mama, tanto por hacerle honor a ella como para proteger de este hermoso y gordito gatito amarillo.

Hundida en una fuerte depresión tras su fallecimiento, Petrova empezó a fotografiar  al pequeño Zarathustra. Fue así como se dio cuenta tras revisar las imágenes que las poses del gato eran muy cómicas y originales, y que por ende debía sacarle provecho a esta divertida peculiaridad.

Lejos de no estar actualizada, la joven artista rusa sabía perfectamente que los felinos son hoy en día auténtica tendencia en las redes sociales, por lo que si se valía de la tecnología y las fotografías que tenía de su peludo compañerito, podría crear algo original y artístico.

Lo que logró Petrova fue la evidencia de que  en numerosas ocasiones los verdaderos artistas suelen crear grandes obras en estados de depresión.

Artista Felino

Lo que hizo esta joven fue convertir a Zarathustra en todo un artista, recreando algunas obras célebres de la pintura universal mediante la sustitución de algunos personajes de dichos cuadros por la figura del robusto felino.

Si bien existen quienes han desacreditado esto, lo cierto es que este proyecto llamado Fat Cat Art ha contado con la aceptación de muchísimas personas, de las cuales hay quienes han considerado que la inclusión de animales en grandes obras debería ser un derecho animal.

Y es que el éxito de Petrova con este proyecto no solo se manifiesta con los más de 10 mil seguidores en su cuenta de Facebook, sino también con exposiciones de su arte en museos del Reino Unido, una página de internet y un hermoso libro de 208 páginas en las que ha recopilado gran parte de sus obras con Zarathustra.

Obras rediseñadas

gato artista 3

Fuente de la imagen: www.infobae.com

Más allá de gustos y colores, lo cierto es que muchas de las obras de la joven artista rusa y su gato resultan agradables visualmente, ya que está el felino incluido de una forma sumamente creativa.

De los cuadros que han sido rediseñados por Petrova para incluir a su pequeño amigo de cuatro patas, estos han sido los más llamativos:

  • La Mona Lisa: esta célebre obra del legendario Leonardo Da Vinci se alteró de una forma en la cual se puede ver al robusto felino siendo abrazado por la mujer de mirada maternal.
  • El nacimiento de Venus: en este inolvidable cuadro de Boticelli se puede ver al artista felino figurando en el medio.
  • Persistencia de la memoria: esta magnífica obra del genio Salvador Dalí fu rediseñada de una forma en la que se puede observar a Zarathustra en los relojes derretidos.

Como decíamos en un artículo anterior, los animales han sido en muchas ocasiones figuras centrales en decenas de obras, y, en esta caso, Zarathustra lo lleva hasta el infinito.