Una triste historia de Sylvester Stallone y su perro Butkus

Ni siquiera los más millonarios están exentos del gran amor que se puede sentir hacia los animales. Sylvester Stallone, aunque hoy es un conocido actor multimillonario famoso en todo el mundo, no lo fue siempre y le costó mucho llegar hasta donde está en la actualidad. Pero tuvo un compañero incondicional: Butkus, su perro bullmastiff.

Butkus iba dónde él fuera y estaba dispuesto a todo por su amo, pero su amo le falló, algo que Sylvester Stallone nunca se perdonará, ¿quieres escuchar la historia?

Los comienzos de Sylvester Stallone junto a Butkus

bullmastiff 2

Para el año 1975 ya estaba casado con Sasha Czach y apenas tenían 100 dólares en el banco. Ni siquiera podía darle de comer a su gran amigo Butkus.

Stallone iba casting tras casting siendo rechazado una y otra vez. Ahora nos gustaría saber qué piensan todos aquellos que lo rechazaron

Volviendo al asunto, Stallone llegó hasta el punto de robarle las joyas a su mujer y venderlas cuando las cosas llegaron a estar realmente mal. Pero no fue suficiente con eso y decidió que debía darle a Butkus una vida mejor. Y como necesitaba dinero, pensó que si lo vendía mataría dos pajaros de un tiro.

Fue a una tienda de licores y alguien que estaba allí le ofreció 25 dólares por él. ¿Imaginas cuán desesperado estaría para vender a un amigo por esa mísera cantidad? El actor recuerda ese día como uno de los más dolorosos de su vida…

Y se encendió la chispa

Dos semanas más tarde Stallone fue a ver un combate entre Muhammad Ali y Wetner. Este último era un desconocido en el campo del boxeo pero soportó hasta el decimoquinto asalto ante uno de los grandes dejando a todos boquiabiertos.

Entonces una chispa se encendió en la mente de Stallone: si nadie tenía un guión para él, él escribiría su propio guión. De ahí, de esa pelea surgió el guión de la gran película Rocky y la carrera artística de Stallone.

Surgen las negociaciones

Stallone tardó menos de veinte horas en escribir el guión, ¡estaba totalmente inspirado! Al día siguiente fue a venderlo pero algunas puertas se cerraron sin éxito.

Pronto encontró alguien que quería comprarlo por 135.000 dólares, una cifra bastante alta teniendo en cuenta la experiencia de Sylvester Stallone como guionista. No obstante, el actor no quería solo vender el guión sino también protagonizar él mismo la película, algo con lo que la productora no estaba de acuerdo.

Llegaron a ofrecerle hasta 350.000 dólares por el guión si rechazaba la idea de protagonizarlo, pero Stallone no estaba dispuesto a ceder. Aunque la productora quería a alguien reconocido, al final accedió a que el actor fuera el protagonista, eso sí, el precio bajaría hasta 35.000, no podían arriesgar tanto.

Dos semanas sin él eran demasiado…

El reencuentro con Butkus

bullmastiff

Rápidamente se dirigió a la tienda de licores donde mal vendió a su perro y estuvo tres horas esperando por la persona que lo tenía.

Por fin llegó y Stallone no tardó en explicarle todo y el por qué lo había vendido. ¿Se te habría ablandado el corazón? Seguro, pero a este señor no le sucedió tal cosa.

No estaba dispuesto a entregarle a Butkus y aprovechándose de la situación le sacó 15.000 dólares por el animal a Sylvester Stallone. Este lo pagó sin reservas, pues su principal objetivo era recuperar a su mascota. Eso sí, le salió cara la broma.

Aunque bueno, consiguió triunfar y conseguir mucho más de eso y Butkus también, pues ha sido visto en varias de las películas de su famoso dueño. Desgraciadamente falleció de un ataque al corazón en 1981.

Estamos seguros de que se fue feliz, pasando bellos momentos junto a su amo, la persona que más amaba y la que más lo amaba…

Fuente de la imagen principal: www.lavanguardia.com