Un piloto salva a un perro

Si eres de los que viajas con tus mascotas a donde quiera que vas, esta historia te va a encantar. Los héroes en la vida real sí existen, y cada día nos sorprendemos con acciones increíbles de personas y animales, que actúan de manera desinteresada por el bienestar de otros. Tal es el caso de este artículo: un piloto salva a un perro cuando desvió un vuelo internacional.

El caso se presentó durante un vuelo entre Tel Aviv y Toronto en un vuelo de la aerolínea Air Canadá. Antes de iniciar el despegue se hicieron al avión todos los chequeos de control. Sin embargo, no se encontró ningún fallo y los pasajeros iniciaron el abordaje.

De lo que nadie se había dado cuenta es de que en este vuelo viajaba un pequeño Bull Dog Francés de siete años llamado Simba, que fue transportado en el compartimento de carga según las estipulaciones de las normas aeroportuarias.

El cuidador de Simba, German Kontorovich, es un amante de los animales y tiene una relación muy fuerte con su pequeño Bull Dog. Es más, en una entrevista otorgada para CNN dijo que el perro era prácticamente su hijo, y que significaba todo para él.

bulldog frances

El vuelo iba sin ninguna novedad cuando el avión se adentró en el Atlántico, pero a los pocos minutos de adentrarse en esa zona el piloto se dio cuenta de que la calefacción no estaba funcionando.

A pesar de esta ligera falla en el sistema de calefacción, no representaba un riesgo para la seguridad del vuelo, y tampoco habría causado ningún tipo de molestia a los pasajeros.

Una situación muy diferente se presentaría en la cabina de carga, pues la temperatura en esa zona del avión descendería por debajo del nivel de congelación, entre los -40° y los -60°, que hubiese supuesto la muerte del perro que se encontraba en el compartimento por congelación.

Una decisión heroica

El piloto se percató de que la calefacción se había averiado. Además, este conocía de antemano que el perro se encontraba en la bodega de carga del avión.

Como el piloto tenía experiencia pilotando en la zona y sabía lo mucho que puede llegar a descender la temperatura en la zona, este tomó una decisión que muy pocos tomarían.

Reportó que el avión presentaba una falla mecánica, cambió el itinerario del vuelo y aterrizó el avión en el aeropuerto de Frankfort en Alemania, donde se inspeccionó la salud del perro, quien por suerte se encontraba bien, aunque le debe la vida a la rápida decisión de este nuevo héroe.

Durante esta parada se le dio una segunda revisión al avión, para verificar que no hubiese ningún otro inconveniente y, después de dos horas, el avión volvió a despegar. Ningún pasajero se quejó, aun sabiendo los motivos de la inesperada parada.

Cabe aclarar que en esta ocasión Simba tuvo que esperar a ser transportado en otro avión, uno en el que su seguridad estuviese garantizada.

Autor: MickiTakesPictures

Autor: MickiTakesPictures

 

Repercusiones

Una situación que muchos han tildado como una injusticia es la investigación que se está llevando a cabo en contra del piloto, motivo por el cual no se ha revelado su identidad, pues esta inesperada parada le costó a Air Canadá cerca de 10.000 dólares, en derechos de aterrizaje y combustible extra.

Cuando se interrogó al piloto sobre su actuar, este se limitó a decir “Soy responsable de todas las vidas en el avión, tanto humanas como animales”.

Este es un buen ejemplo de lo que pueden llegar a hacer las personas que, más allá del cumplimiento del simple deber, no dudan dos veces en sacrificarse un poco en función de proteger a quien los necesita, y más cuando la decisión de esto se encuentra en sus manos.

Imagen cortesía de Lluis Satorre Gonzalez.