Un perro permanece junto a la tumba de su dueño desde hace 7 años

Hay historias de la vida real que superan con creces las historias de ficción. Y es que… ¿quién no se ha emocionado con la película Hachiko?, una historia conmovedora de amistad entre un perro y su dueño.

Pues bien hoy vamos a contar la preciosa historia de un perro llamado Capitán que permanece desde hace 7 años en un cementerio, junto a la tumba de su dueño. Muchas veces se lo han llevado lejos de allí, pero este fiel amigo siempre vuelve junto la tumba de su amigo. ¿Quieres conocer esta conmovedora historia de amistad entre un perro y su dueño?

La historia de Capitán, un perro que permanece junto a la tumba de su dueño

perro inclina la cabeza

Capitán es un perro mestizo, una mezcla de ovejero alemán que decidió adoptar Miguel Guzmán para su hijo. A la mamá, Verónica, no le resultó tan agradable la idea, ya que significaba tener más trabajo en casa del que ya tenía. Pero al final debido a la forma de ser del perro, toda la familia se encariñó con él.

Esto ocurrió en el año 2005 en la ciudad de Carlos Paz, Córdoba, Argentina. Al año siguiente el padre de familia enfermó y fue tratado en diversos hospitales hasta que al final, lamentablemente Miguel Guzmán falleció. Pero también Capitán desapareció y nadie supo su paradero, pero al poco tiempo regresó a la casa familiar y permaneció en la calle, donde rondó cerca de la casa por una semana.

Pero uno de los días, Capitán ya no volvió a la casa y la familia pensó que se había perdido definitivamente, que alguien lo había adoptado o peor aún, que podía haber muerto.

Pero un buen día la esposa del dueño fallecido y su hijo, fueron a visitar la tumba de su ser querido, pero cuál fue la sorpresa que junto a la tumba de Miguel se encontraba su fiel amigo Capitán. Damián, el hijo de la pareja, no paraba de gritar de la alegría de ver a su gran amigo, pero más sorprendente aún fue la reacción del perro, que comenzó a ladrar como si de un llanto amargo se tratase.

La familia decidió llevar a Capitán de regreso a casa, pero él no quiso, prefirió quedarse en el cementerio junto a la tumba de su querido amigo. De vez en cuando regresa a casa, pero nunca para quedarse, después decide regresar al cementerio, más concretamente a la tumba de Migual.

La siguiente vez que la familia volvió al cementerio, allí estaba Capitán, junto a su gran amigo. Esta vez el perro decidió acompañar a la familia a casa. Pero pasado un rato Capitán volvió al cementerio.

Testimonios de las personas

razas perros alemanas

Una señora que vende flores en el cementerio, asegura que Capitán llegó en enero de 2007 y tenía una pata herida, entonces decidió llamar a un veterinario para que le atendiera. Desde entonces se ha ganado el cariño de las personas que acuden a diario al cementerio, tanto los trabajadores como los familiares de personas fallecidas.

El director del cementerio afirma con gran asombro, que el perro llegó solo al cementerio y estuvo deambulando por todos lados, hasta que él solo encontró la tumba de su dueño.

Todo esto ocurrió desde el año 2007 pero no fue hasta el 2012 que la historia de Capitán se dio a conocer por todo el mundo, gracias a los distintos medios de comunicación de muchos países, especialmente de Francia.

Unos documentalistas franceses decidieron realizar una película documental, contando la increíble historia de Capitán, el perro que permanece junto a la tumba de su dueño desde hace 7 años.

Capitán en la actualidad

En la actualidad este fiel amigo no se encuentra en buen estado de salud, se ha visto al can moverse por el cementerio con dificultad y hace algunos meses se le detectó una insuficiencia renal que le provocan vómitos. Ya tiene 11 años y el habitar en un cementerio tampoco le beneficia su salud.

Pero es un perro muy conocido y por lo tanto muy querido, las personas se acercan para saludarle y atenderlo.

Una asociación ha propuesto que se le ponga su nombre a la calle principal de cementerio, también realizar una escultura en su honor para inmortalizar la relación de amistad entre Capitán y su querido amigo Miguel.