Tumores en la boca de tu perro

Al igual que ocurre en los seres humanos, los animales pueden desarrollar tumores, los cuales lejos de no significar ningún tipo de problemas, suelen ser igual de peligrosos y letales que como nos ocurre a nosotros, ya que el cáncer es una delicada enfermedad a la cual prácticamente ninguna especie viva le es inmune.

En el caso del mejor amigo del hombre, uno de los más comunes que suelen presentarse es el de boca, el cual les resulta sumamente incómodo al limitarle la capacidad de comer, ladrar o beber agua, ya que al tenerlo fuera o dentro del hocico se les hace imposible poder hacer su vida normal.

De igual forma, especialistas en la materia han logrado determinar que a menos que se trate de malignos, este tipo de tumores si bien son agresivos, se metastatizan con muy poca frecuencia.
A partir de de todo lo señalado, hablaremos a continuación de esta delicada enfermedad.

Causa de los tumores en la boca

Autor: Ana Fuentes

Autor: Ana Fuentes

Aunque parezca mentira, hasta este momento se ha hecho imposible lograr determinar concretamente las razones por las cuales los canes sufren este terrible mal.

Sin embargo, algunos especialistas han indicado que esto podría ser producto de diversos agentes carcinógenos que son inhalados por el perro cuando huelen la tierra y casi todo lo que les rodea.

Así mismo, dichas partículas que generan el cáncer pueden ser consumidas en diferentes tipos de alimentos que contengan productos químicos y conservantes artificiales.

Estos agentes carcinógenos se multiplicarán al momento de entrar en el cuerpo del canino y provocarán el crecimiento de células cancerosas.

De igual forma, es importante destacar que los tumores en la boca suelen sufrirlos los perros que se encuentren en el rango de 6 y 22 meses de edad.

Lo que resulta más peculiar es que si bien esto lo puede sufrir cualquier canino, existen algunas razas en las cuales se presenta más esta enfermedad. Ellas son las siguientes:

Síntomas

Como es de suponer, cuando el can sufre este mal existen una serie de señales a través de las cuales notarás que tiene un tumor de boca. Estas son las siguientes:

  • Uno de los primeros síntomas suele ser un cambio repentino en el aliento del perro, el cual tendrá un olor particular que evidencia el problema que está ocurriendo.
  • Otro de los síntomas más comunes es la presencia de sangre en su saliva, la cual podrás notar principalmente cuando el canino toma agua.
  • Dificultad para masticar los alimentos.
  • Cuando el problema se empieza a desarrollar, le será imposible abrir la boca.
  • Desplazamiento o pérdidas dentales.
  • Evidentemente, el síntoma principal y el más notable es la presencia de una masa en la cavidad.

Una vez que notes  cualquiera de estos signos, deberás llevarlo de inmediato al veterinario, quien le realizará un examen clínico con una inspección de la cavidad oral que muestre cualquier tipo de cambio que haya ocurrido en la forma natural de las encías, a las cuales se les harán una biopsia para ser enviados al laboratorio con el fin de descartar que el tumor sea maligno.

Tratamiento

veterinario y perro

Una vez que haya hecho esto, el especialista revisará el historial médico del can para dar con un diagnóstico adecuado y determinar hasta qué punto las células carcinógenas se han extendido en el cuerpo.

Así mismo, optará por chequear minuciosamente los ganglios de la boca, la cara, el cuello y la linfa para poder comprobar si el cáncer se ha diseminado más allá de estas partes.

Para tratar este tipo de tumores cuando son benignos, la mejor solución es simplemente realizar una cirugía para quitar la parte afectada de la mandíbula.

Sin embargo, esto es prácticamente imposible de tratar cuando el tumor se ha extendido a otras áreas, aunque la cirugía sigue siendo en estos casos el mejor tratamiento que se le puede dar al canino.

Una vez realizada la intervención quirúrgica, el perro sufrirá mucho dolor en la boca, por lo que se recomienda realizar lo siguiente para aliviarlo:

  • En el caso de que el dolor sea leve, debes darle antiinflamatorios no esteroideos.
  • Si en cambio este es moderado, deberás hacer que consuma opiáceos débiles como la codeína y el tramadol.
  • Cuando el dolor es insoportable, lo mejor serán los opiáceos fuertes como la morfina.

Como podrás darte cuenta, los tumores en la boca son una enfermedad sumamente delicada.