Trucos y consejos para peinar tu perro

Peinar a tu perro puedes ser una actividad divertida que tu perro puede disfrutar. Pero ¿sabes cómo se debe peinar a un perro? ¿Con qué frecuencia se debe hacer? ¿Cuál es el peine más adecuado? A continuación compartimos algunos trucos y consejos que pueden ayudarte a peinar tu perro. Vamos a conocerlos.

¿Por qué es importante cepillar y peinar tu perro?

Cepillar y peinar a tu perro es higiénico y permite a tu mascota que se sienta más saludable. Además él disfruta cuando lo peinas, le agrada el contacto cercano y la atención extra que le das.

Por otro lado, cuando cepillas a tu perro quitas los pelos adicionales. Y si tu mascota es de pelo largo, peinarlo permite que tu mascota luzca su pelo, con brillo y elegancia. Además mientras peinas a tu perro puedes detectar rápidamente si tiene algún problema de la piel o cualquier otro malestar.

Escoge un peine adecuado

peinar a tu perro 2

 

Elegir un peine para perro puede no ser tan sencillo. Lo mejor es que te guíes por el tipo de pelo que tiene tu mascota. Trata de evitar los peines de cerdas ya que si no eres suave, cuando lo usas puedes lastimar la piel de tu perro.

Las razas de perro de pelo largo, como Collie o Terriers necesitan ser cepillado semanalmente. Un cepillo de pin es una buena opción para estas razas, porque la inclinación de los hilos de sus cerdas agarra la capa inferior y elimina los pelos sueltos sin causar dolor.

Los perros de pelo corto, como Labrador o Galgo no necesitan cepillado frecuente debido a que su pelo no se enreda tan fácilmente. Aún así es adecuado peinarlos cada dos semanas para eliminar el pelo suelto. Para ello puedes utilizar un cepillo de goma o un guante que permite atraer la suciedad y el pelo suelto a la superficie. Los guantes se ajustan sobre la mano, son una buena alternativa ya que tu perro pensará que lo estás acariciando y no sospechará que en realidad lo estás cepillando.

Si tienes un perro con pelo rizado como pueden ser un caniche se aconseja que lo cepilles frecuentemente para evitar enredos. Para cepillarlo puedes escoger aquellos que tiene cerdas de metal. Pero recuerda cepillar suavemente para no dañar su piel y causar malestar.

¿Cómo empezar?

peinar a tu perro 3

Primero baña a tu perro. Hazlo con un champú adecuado. El champú diseñado para las personas – incluso el champú de bebé – tiene un pH diferente del que necesita tu perro. Pregúntale a tu veterinario cuál es el mejor producto para tu mascota. Si tu perro tiene problemas de piel, es probable que necesite un champú especial.

Luego de que concluiste su baño es tiempo de peinarlo. Primero debes comenzar por su rostro. Aunque su rostro no sea muy peludo, ayuda a que los pelos se sequen más rápido y su pelo se vea más brillante.

Detrás de sus orejas se pueden formar algunos enredos, por lo que debes dar a esta área especial atención. Para ello mantén una de sus orejas con una mano, con la otra sostén el peine y peina suavemente su pelo. La forma de manejar el peine puede ser similar a como utilizas un pincel, es decir, primero peina todo su pelo en dirección del crecimiento del vello y luego en sentido contrario. Esto hace que el pelo luzca mucho mejor y además es una técnica sencilla que te ahorra mucho tiempo.

También puedes comenzar desde abajo y luego continuar hacia las partes superiores del cuerpo de tu perro. Tienen que ser pasadas que se caractericen por ser cortas y suaves. Mucha atención a los enredos, además de las orejas, también pueden formase en la cola,  piernas y axilas de tu perro. Si detectas enredos comienza el cepillado en los extremos de los pelos y luego trabaja cerca de la piel.

¿Cómo quitar nudos?

Los nudos en el pelo se suelen formar en los perros que tienen pelo largo. En climas cálidos, este proceso de formación se puede acelerar. Por eso es que se recomienda que frecuentemente sea cepillado.
Si te encuentras con un nudo necesitarás un peine fino. Usa la punta del peine para desarmar el nudo. Y de a poco ve alisando los pelos hasta que haya sido eliminado.