Sobre perros y lobos

¿Te pusiste a pensar qué tienen en común perros y lobos? Partiendo de la base de que los canes tienen un origen lobuno, te contamos algunas similitudes y diferencias de estos cánidos.

El ancestro del perro es el lobo

Lobo el origen del perro

El origen del perro, tal como lo conocemos hoy en día, hay que rastrearlo muchos años atrás, en algún momento del Paleolítico, cuando algunos lobos comenzaron a acercarse a asentamientos humanos en busca de alimento.

Allí comenzó un proceso de domesticación que permitió pasar desde el antiguo lobo “modificado” a los perros de nuestros días.

Entonces, a pesar de la gran cantidad de razas de canes que existen en la actualidad, y de sus diferencias morfológicas y de carácter, todas tienen como ancestro al lobo.

Similitudes entre perros y lobos

Si bien, algunos perros nos recuerdan a los lobos por sus características físicas, como puede ser el caso del Husky Siberiano o del Pastor Alemán, todos nuestros amigos de cuatro patas conservan actitudes y conductas heredadas de sus antepasados, aunque se trate de un pequeño Caniche.

Como ejemplos podemos señalar:

  • Escarbar para esconder alimento
  • Aullidos
  • Gestos corporales para trasmitir información o emociones a sus congéneres, a través de señales visuales (posición orejas, cola, ojos, etc,) u olfativas (orina, glándulas anales)
  • Sentidos del oído y del olfato altamente desarrollados
  • Visión adaptada a la oscuridad

Todas las razas de perros que existen en la actualidad, a pesar de sus grandes diferencias morfológicas y de carácter, tienen como su origen al lobo. Los canes conservan actitudes y conductas heredadas de sus antepasados, incluso los pequeños Caniches.

Otras características similares de estos cánidos

Además, las dos especies son sociales. Esto significa que necesitan de la relación con un grupo, ya sea con sus congéneres, en el caso del lobo, o con las personas, en el caso del perro.

Entonces, los canes que tienen un menor contacto con los humanos, son los que manifiestan mayores similitudes con el comportamiento de sus ancestros.

En el otro extremo, un peludo que pasa sus días en un piso y en permanente relación con sus dueños, tiende a alejarse cada vez más de las características lobunas.

¿Cuáles son las diferencias entre perros y lobos?

Sin embargo, también hay grandes diferencias entre perros y lobos. Partiendo de la obviedad de que el lobo es más desconfiado y huidizo con los humanos, sin duda, la selección genética ha priorizado en los canes temas como:

  • Capacidad para guarda y defensa
  • Tamaño
  • Habilidades sociales

La evolución ha determinado también que, en relación a los lobos, los perros:

  • Redujeran el tamaño del cráneo y del cerebro
  • Perdieran los grandes dientes de depredador
  • Acortaran el hocico
  • Desarrollaran la capacidad de digerir hidratos de carbono

Nueva teoría sobre el surgimiento de la relación entre perros y humanos

Northern Inuit lobo

Pese a la creencia de que la domesticación del antiguo perro se debió a la selección que hicieron los humanos de los animales más proclives a interactuar con ellos, recientes investigaciones señalan que, en realidad, la cooperación entre canes y hombres se logró por las habilidades sociales de los lobos.

Las investigadoras Friederike Range y Zsófia Virányi, del Instituto Messerli en la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena, y del Centro de Ciencia del Lobo, de Ernstbrunn, también en Austria, señalan que, los lobos, al vivir en manadas, adquieren la capacidad de tolerarse mutuamente y aprenden a decodificar las intenciones de sus compañeros. Es así, que pueden lograr una buena coordinación  entre ellos cuando, por ejemplo, cazan en equipo.

Las científicas suponen, entonces, que estas cualidades lobunas son la base de la actual relación entre humanos y canes. Entonces, no parece haber sido necesaria una selección adicional con respecto a la tolerancia frente a los hombres y a la capacidad de interpretar sus intenciones.

Según pudieron determinar Range y Virányi, los lobos poseen una capacidad similar a la de nuestros queridos peludos para entender las intenciones. Sin embargo, la diferencia radica en que los perros cooperan más fácilmente con los humanos, porque aceptan de manera más rápida a las personas como socios y porque pierden más fácilmente su miedo.