Señales que muestran que tu perro está dolorido

Cuando las personas sentimos dolor, es sencillo identificarlo. En un perro es más difícil. Lamentablemente, a los canes no es tan fácil expresar sentimientos. Ellos no pueden decirnos si algo les molesta. Pero hay algunas señales, cosas como cojear o gruñir cuando se haga presión sobre una zona dolorida. Estas señales son claras, pero no siempre los síntomas son tan evidentes, sobre todo si tu perro está dolorido pero lo absorbe.

Algunas señales del dolor en los perros

Expresiones orales

Un perro que tiene dolor tendrá tendencia a expresarse de forma oral, de diferentes formas: gimiendo, aullando, gruñendo, gañendo e incluso ladrando. Si nuestra mascota ha estado más ruidosa se lo normal, es mejor ir al veterinario para ver lo que se pasa.

Limpieza compulsiva de una parte del cuerpo

mastin rascandose

Al sentirse doloridos y perjudicados en alguna zona de su cuerpo, los perros empezarán a lamer continuamente esa área. Es evidente si se trata de una herida visible como un corte, pero a menudo, incluso cuando el dolor es interno, los canes se lamen esa área en un intento de solucionar el problema.

Si el dolor o la molestia es en los ojos, es normal que nuestro can lama sus patas para después frotarse los ojos con ella.

Cambios en los hábitos diarios de sueño, beber o comer

Cuando sienten dolor, muchos perros tienden a dormir más, bien sea porque tratan con ello de curarse, o bien porque les es muy complicado moverse. La pérdida de apetito también es normal, así como las modificaciones en la forma o en la cantidad de agua que beben.

Modificación de la respiración si el perro está dolorido

Si nuestro amigo jadea, aunque no haya realizado mucho ejercicio, es otra señal de dolor. Igualmente si su  respiración es más rápida o aparentemente menos profunda.

Señales en los ojos

Cuando un perro tiene dolor en los ojos va a abrir y cerrar los mismos con mucha frecuencia. Además, notaremos que sus pupilas son pequeñas. Es curioso que sucede lo contrario que con otros dolores en otras partes del cuerpo, que dilatan las pupilas.

Problemas para descansar si tu perro está dolorido

Cuando nuestra mascota siente dolor, es posible que tenga dificultades para sentarse o acostarse. Debido a esto, debes observar que está sentándose o encuestándose en una posición inusual. O si no consigue estar en la misma posición por más de un ratito, debes preocuparte. Por ejemplo, sigue tratando de sentarse o acostarse y casi inmediatamente levantase y otra vez está moviéndose tratando de buscar otra posición.

El afecto

Dependiendo del carácter del animal, algunos perros, cuando no se sienten bien, tratan de mantenerse lejos del dueño e incluso pueden esconderse. Otros se quedan a su lado buscando afecto constantemente.

Comportamientos agresivos si el perro está dolorido

También suele suceder que algunos canes que están heridos o sienten otro tipo de dolor se vuelven agresivos y tratan de mantenerse alejados porque temen que su propio dueño les pueda hacer daño de una forma no intencionada.

Observaremos que perros normalmente dóciles de repente empiezan a gruñir con orejas hacia atrás y son capaces de morder si intentamos tocarles. Por otro lado, los canes agresivos a veces muestran el comportamiento opuesto.

Combinación de señales

Lógicamente, estos síntomas pueden manifestarse por separado, combinados, e incluso pueden tener significados diferentes. En caso de duda, hay que buscar el consejo del experto lo antes posible.

Siempre que nuestro amigo no sea demasiado agresivo, para comprobar si sufre dolor lo tocaremos con firmeza pero con cuidado a lo largo de su cuerpo, de forma parecida a como hace el veterinario. Así podremos localizar la fuente de dolor.

En cualquiera de los casos, los expertos afirman que el síntoma principal de que el perro siente dolor es la alteración de su comportamiento.

Tratamiento para el dolor

perro con dolor articular

El consumo de analgésicos para perros ha aumentado en el mundo y en España en los últimos cinco años. Cada vez más, los dueños somos conscientes de la importancia de evitar el sufrimiento en nuestros amigos peludos.

Siempre hay que evitar dar a los perros los medicamentos que se utilizan para personas. Una de las causas principales de la intoxicación en los peludos es la automedicación.

Los analgésicos que se usan para los perros pueden ser de dos clases diferentes: los llamados “Opiáceos”, como la morfina y la metadona, para el tratamiento de dolores agudos, y los denominados “antiinflamatorios no esteroideos”, que sirven para tratar tanto el dolor como la inflamación.