¿Sabías que los perros también ven la tele?

Las mascotas suelen ser un miembro más de la familia y comparten muchas de nuestras actividades cotidianas. Por eso no resulta demasiado extraño que se sienten con nosotros frente a la pantalla del televisor. Pero si bien está comprobado científicamente que los perros también ven la tele, las preguntas a responder son qué es lo que realmente ven y qué les llama la atención.

Un estudio para averiguar por qué los perros también ven la tele

Estos y otros interrogantes intentaron dilucidar científicos de la Universidad Central de Lancashire, del Reino Unido. La investigación realizada se volcó en un informe titulado ¿Mi perro está viendo televisión? Allí cuentan que, para confirmar que los peludos también ven la tele, usaron mecanismos de seguimiento de la visión muy parecidos a los que se utilizan para analizar los ojos de las personas.

los perros pueden ver la tele

Fue así que descubrieron que los canes, al igual que sus propietarios, no son indiferentes a la programación y tienen sus preferencias de contenidos. Entre las conclusiones a las que llegaron los expertos, se destacan:

  • Los perros prefieren programas en los que los miembros de su especie son protagonistas o aparecen con regularidad.
  • Su atención es muy dispersa y dura poco tiempo. Generalmente solo unos segundos.
  • Los ladridos o gemidos de sus pares provenientes del televisor llaman particularmente su atención.
  • También se muestran interesados cuando escuchan órdenes o gritos humanos.
  • Para observar lo que les interesa, se ubican a pocos centímetros de la pantalla.

Según un estudio de una universidad del Reino Unido, los canes no son indiferentes a las imágenes que se emiten en televisión. Pero prefieren los programas en los que los perros son protagonistas.

Cómo ven los canes el mundo y la televisión

A esta altura debemos recordar que los canes ven de una manera distinta a la nuestra. La visión perruna es dicromática porque tienen dos tipos de receptores de color o conos. Esto significa que perciben dos de los tres colores primarios. Solo captan el amarillo y el azul.

Pero también los ojos de los perros son más sensibles al movimiento que los nuestros. Esto hace sospechar que el mayor grado de nitidez de las pantallas de alta definición actuales es el principal responsable de que los peludos se muestren más atraídos por las imágenes televisivas.

Los aparatos más antiguos, al mostrar menos fotogramas por segundo, no llamaban tanto la atención de los peludos. Es que, al captar imágenes con más rapidez que los ojos humanos, era como si los canes estuvieran viendo una película muda de Charles Chaplin en los viejos televisores.

Un canal de TV exclusivo para peludos

Pero algunas de las conclusiones a las que han llegado ahora los investigadores del Reino Unido, parece que ya habían sido dadas por ciertas mucho antes por algunas personas del otro lado del Atlántico.

2012 fue el año en el que se lanzó Dog TV en EE. UU. Se trata de un canal on-demand exclusivo para canes. La idea de los creadores de esta señal es ayudar a los canes que se quedan solos en casa.

Según explican sus responsables, realizan programas pensados para los perros tanto desde lo visual como lo auditivo. Así buscan tanto estimularlos como relajarlos y entretenerlos para reducir el estrés y la ansiedad por separación.

Si quieres hechar un vistazo a Dog TV, aquí te dejamos algunos videos disponibles en youtube.

Que el televisor no reemplace juegos ni mimos

tratar-a-un-perro-como-bebe

Así que si no lo habías advertido, ahora ya lo sabes. Como gran parte de los miembros de la familia, los perros también ven la tele. Un motivo más para compartir con tu mascota, bienvenido sea. Aunque seguramente tu amigo encontrará poco interés en las noticias o en las telenovelas, salvo que tengan a uno de sus congéneres como galán.

Pero mucho cuidado. Que este dato no te sirva de excusa para dejar de prestarle atención y encenderle el aparato para que se entretenga. Uno o varios programas de televisión no reemplazarán los paseos ni una buena sesión de juegos o de mimos. Aunque los perros también ven la tele, no es bueno que estén todo el día delante.

Todo en su justa medida.