¿Sabías que existe el sida felino?

Quizá estés sorprendido por la pregunta. Yo me sentí igual cuando un amigo me dijo que su gato lo tenía. ¡No lo podía creer! ¿De veras existe el sida felino? Pues sí, existe, y como en las personas provoca la muerte, aunque a veces a largo plazo. ¿Te gustaría saber más sobre el tema?

El sida felino

El virus de inmunodeficiencia felina (VIF), o más comúnmente conocido como sida felino, es un lentivirus algo diferente, por ejemplo, del virus de leucemia felina. Esto significa que su período de incubación es muy largo y lento y puede tardar hasta años en manifestarse.

¿Cómo se transmite?

sida gatos 3

 

Lamentablemente, este virus afecta al 11% de la población felina mundial y se expande con gran facilidad. Normalmente, el sida felino se contagia por la mordedura de un gato infectado y en raras ocasiones a través de transfusiones de sangre.

Los gatos tienen un carácter indepediente y suelen entrar y salir de casa, por lo
que con mucha facilidad están en contacto con otros animales. Pero a diferencia del VIH, el sida felino no se transmite por las relaciones sexuales y no se conoce ningún caso de gestación en el que la madre se lo haya transmitido a los bebés.

¿Qué efecto tiene en los gatos?

El sida felino no deja de ser una enfermedad, por lo que tendrá sus efectos, normalmente a largo plazo, en el animal que lo porte.

Cuando se contagia, el virus llega a los nódulos linfáticos, lugar en el que se reproducen los linfotcitos-T, que a su vez, es el lugar en el que se desarrollan los glóbulos blancos. Esto hace que los nódulos linfáticos se hinchen aunque, a no ser que la hinchazón sea muy visible, el dueño del animal no lo notará.

Poco después se desarrollará fiebre en el animal y una bajada de leucocitos, la cual se deberá al descenso de linfocitos-T y glóbulos blancos. Otro signo del contagio podría ser la anemia, aunque no siempre sucede.

Síntomas más visibles

Al igual que los humanos, los animales también demuestran signos de debilidad o cambios en su cuerpo que dejan ver que algo no marcha bien. Aunque los gatos no cambien su expresión facial o su color de “piel”, sí dejarán ver que han contraído el sida felino con estas señales:

  • Fiebre
  • Pérdida del brillo del pelo o pérdida del pelo
  • Pérdida de apetito
  • Inflamación de las encías
  • Estomatitis
  • Infecciones respiratorias, urinarias o del recto
  • Diarrea prolongada
  • Inflamación del contorno ocular
  • Convulsiones
  • Aumento de riesgo de contraer cáncer o linfomas

Diagnóstico

Para saber si tu gato está infectado, deberá someterse a una prueba de VIF, la cual podrán realizar en cualquier laboratorio veterinario, ya que solo se necesita extraer sangre del animal.

En el primer test que se haga pueden salir resultados equivocados, por lo que será necesario hacer un segundo test en el que su resultado será fiable. Son raros los casos en los que haya gatos que en un segundo test den resultados poco claros.

¿Cuál es la esperanza de vida de un gato con sida felino?

No es fácil decirlo, ya que cada caso es diferente. Hay ocasiones en que un gato no presenta ninguno de los síntomas durante meses o años, mientras que otros a las pocas semanas se les desarrolla de forma acelerada.

No obstante, si ves que alguno de los síntomas anteriormente dichos es prolongado y alarmante puedes hacerle un examen para comprobar su nivel de linfocitos y saber en qué estado está su sistema inmunológico.

¿Qué hacer si tu gato tiene sida felino?

sida en gatos

Es muy importante que un gato infectado con el VIF no salga de casa por dos razones: la primera, que puede contagiar a otros animales, y la segunda, que su sistema inmunológico está muy débil y va en déficit, por lo que será muy fácil contraer cualquier tipo de enfermedad, bacteria o virus.

Los corticoides pueden ser útiles para aliviar las inflamaciones estomacales o la gingivitis. También podría ser conveniente usar medicamentos antimicrobianos para evitar los contagios rápidos.

¿Y si tienes otros gatos?

Si tu gato tiene sida felino y tienes otros gatos en casa, es normal que estés preocupado. Si tus gatos no se atacan ni se muerden fuertemente no hay riesgo de contagio. Se ha comprobado que el sida felino no se puede contagiar por estar en el mismo entorno ni comer o beber de los mismos recipientes.