¿Sabes por qué tu gato se parece tanto a ti?

Está demostrado que las mascotas se parecen a sus dueños. A veces incluso parece que tienen la misma cara. En muchas ocasiones buscamos semejanzas entre las personas y sus mascotas. ¿Crees que tu gato se te parece?

La mejor elección de tu gato

Al elegir una mascota, solemos buscar una acorde a nuestra personalidad, según nuestros gustos, necesidades y preferencias. Tras la elección, tendremos en casa a perros, gatos y otros animalitos que son acorde a nosotros.

Una persona dinámica y atlética, muy deportista, seguramente elegirá a un perro vigoroso, como es el caso de los doberman.

También suele ocurrir lo contrario. Es decir, que si en ocasiones elegimos lo más parecido, otras buscamos lo contrario a nuestra imagen y personalidad. Esto sucede porque psicológicamente nos atrae lo igual (por narcisismo) o lo opuesto, por complemento y por curiosidad.

El parecido de tu gato a su dueño

gato persona mayor

Se dice que las mascotas se parecen a su dueño, ya que nuestros animales de compañía son también proyecciones de nuestra personalidad. Suelen ser la imagen de nuestras preferencias, hábitos e incluso manías.

Gatos y perros

Hay personas más de gatos, y otras de perros. Esto sucede porque hay gente que se siente bien con el comportamiento independiente de los felinos. En cambio, a otros les satisface más la necesidad evolutiva de los canes de pertenecer a una manada.

Pero también hay quien prefiere tener aves, iguanas, lagartos e incluso tarántulas. Y no es por casualidad, sino que suele tener relación con su carácter.

Tu gato preferido, ¿eres una persona de gatos?

En diferentes estudios se ha demostrado que las personas que se identifican como amantes de los gatos obtuvieron altas puntuaciones en pruebas de inteligencia. Además son introvertidos y muy inconformistas.

Serás de tener un gato si te van los seres inteligentes como tú. También si disfrutas con todo lo que sea social, y si gusta pensar de forma divergente e independiente.

¿Tiene algo que ver con las preferencias políticas?

En el sentido político, es posible que si eliges a tu gato como mascota tengas tendencia hacia el liberalismo. Una encuesta elaborada por Time concluyó con que las personas liberales tienden a preferir a los gatos como mascota.

Cuando se han evaluado a las personas por características de su personalidad asociadas a la dominación, se ha descubierto que la gente que prefiere los gatos ha obtenido puntuaciones bajas. De otra forma, las personas con felinos suelen vivir en apartamentos y solas.

Estadísticas sobre tu gato

Según el INEGI, un elevado porcentaje de las personas que conviven con gatos son solteros y viven en departamentos, especialmente en las ciudades. En contraste, los hogares con perros tienden a vivir en lugares más amplios, fuera de la ciudad. Usualmente son casas con niños.

Los dueños de gatos son más aventureros, tienen la mente más abierta, son más creativos

Hay que recordar que en la naturaleza tu gato es más cazador y más solitario, y suele ser activo, sobre todo de noche.

Los gatos son invisibles durante el día, aparecen solo en la noche. Aunque de vez en cuando se involucran en actividades sociales o juegan con la gente, lo hacen con un interés limitado.

En cuanto a la confianza, los dueños de felinos demuestran ser bastantes confiados. Las personas que muestran altos grados en esta dimensión suelen ser reconocidas como gente muy amable, modesta y sencilla.

Una personalidad propia

dar-carino-a-un-gato

En el caso de los perros, su carácter suele venir muy influenciado  por el tipo de vida o tareas que desarrolla. Lo mismo suele ocurrir entre las personas.

De esta forma, los expertos señalan que quienes eligen a un perro pastor o de utilidad suelen ser personas más extrovertidas, sociales y habladoras. Y quienes conviven con un perro campero o educado lejos de la ciudad, como un galgo o un beagle, destacan por ser afables y generosas.

Los dueños de perros de la clase terrier, los que ofrecen su labor para cuidar a otras personas o desarrollar tareas concretas, suelen gozar de un carácter empático, y les permite comprender mejor los sentimientos ajenos.

Es bastante normal el hecho de que cuando pensamos en convivir con un animal, busquemos a uno que se parezca en algo a nosotros. Nuestra mascota encajará  con el estilo de vida que tenemos.