¿Sabes cuáles son los defectos más habituales en los caballos?

Los caballos suelen presentar anomalías congénitas y trastornos hereditarios, que están presentes en el nacimiento y que suelen ser diagnosticados más tarde. Algunas de ellas pueden ser adquiridas durante el desarrollo fetal, mientras que otras pueden ser heredadas. En este post te contamos en qué consiste cada una de ellas.

Problemas congénitos del sistema autoinmune

caballo pinto 2

Existen varias anomalías muy habituales en los caballos.

En los potros de raza árabe se puede presentar una enfermedad que se denomina inmunodeficiencia combinada severa o grave (SCID, por sus siglas en inglés) que es causada por un defecto genético. Los animales afectados pueden desarrollar infecciones y morir entre los 4 y 5 meses de edad.

Otra enfermedad hereditaria es la denominada isoeritrolisis neonatal que causa la destrucción de los glóbulos rojos en el potro recién nacido. Los animales  se enferman después de amamantar. El reconocimiento precoz y la terapia contribuyen a obtener buen resultado.

Defectos congénitos de los ojos y oídos.  En los ojos de los caballos se pueden presentar ciertas anomalías como pueden ser los colobomas, que son unas fisura que se presentan en el ojo, o la inversión del párpado, que se produce npor una irritación de la córnea. También pueden tener cataratas congénitas.

Alguna anomalías en el corazón son los agujeros o defectos que se presentan en las aurículas o ventrículos como resultado de un desarrollo fetal inadecuado.

En relación a los defectos congénitos en el sistema gastrointestinal, se podría mencionar el bloqueos de diversas áreas del tracto intestinal. Esta condición es poco común en potros. Los animales afectados desarrollan cólicos durante las primeras 24 horas de vida.

Otra enfermedad es la braquignatia que se refiere a una mal oclusión entre la mandíbula y el maxilar. La del mandibular es más común y se refiere a un acortamiento anormal de la mandíbula.

Otros defectos congénitos en los caballos

caballos

En cuanto a los trastornos congénitos del sistema musculoesquelético, existen deformidades de las extremidades contractural y angular, deformidades de flexión del menudillo y el ataúd.

Otra condición es la luxación patelar, que suele ocurrir en los caballos del tipo miniatura y en ponis Shetland. La luxación se produce lateralmente cuando la rótula puede ser desplazada o se mueve hacia el exterior de la rodilla debido a la hipoplasia de la tróclea femoral y al adelgazamiento de la ranura intertroclear. En los recién nacidos, se hace evidente cuando el potro intenta ponerse de pie, pero no lo consigue, por lo que el animal adquiere una posición de cuclillas.

Los caballos también pueden presentar:

  • Malformaciones esqueléticas en la  nariz
  • Tortícolis
  • Escoliosis
  • Lordosis
  • Espina bífida
  •  Hidrocefalia
  • Malformaciones digitales
  • Hipoplasia de las falanges

También pueden presentar el síndrome de hipertermia maligna, que es un aumento progresivo de la temperatura corporal, rigidez muscular y acidosis metabólica, que conduce a una muerte rápida.

Por otro lado,  las hernias inguinales se observan con frecuencia en ciertas razas, particularmente en la Standardbred y en algunos caballos de tiro. Ocurren en los machos y, como síntomas, presentarán signos de cólico. En los casos en que el animal presenta cólicos o cuando el edema aparece en el área inguinal / ventral: es aconsejable intervenir quirúrgicamente.

Otra condición es el enanismo, que es la falta de crecimiento apropiado. Pueden ser resultado de una deficiencia en la hormona del crecimiento o por niveles anormales de hormona tiroidea. Estos últimos se caracterizan por un retraso en el desarrollo de los huesos, una gran cabeza, pelaje sedoso, orejas caídas y braquignatia mandibular.

Las anomalías respiratorias incluyen:

  •  Timpanismo, que es una hinchazón en la garganta.
  • Disnea
  • Tos
  • Disfagia
  • Neumonía

En relación a los trastornos de determinación sexual, los caballos pueden ser intersexuales, hermafroditas y seudohermafrodita. A menudo es debido a una anormalidad de los cromosomas sexuales. Los trastornos incluyen hipoplasia gonadal, que se refiere a los testículos u ovarios pequeños.

Otros defectos puede ser la ruptura de la vejiga, que ocurre con mayor frecuencia en los potros machos durante el parto. Estos animales pueden estar sufriendo de trastornos metabólicos. Los signos clínicos incluyen letargo, distensión abdominal, disminución del apetito y cólicos leves. Deben ser intervenidos quirúrgicamente.

Finalmente también existe el uréter ectópico. No hay predisposición de sexo o raza. Puede pasar desapercibido por años, o quizás el potro presente signos de incontinencia urinaria. La cirugía ha sido exitosa en algunos casos.