¿Cómo rescatar a un perro callejero?

En la mayoría de los países es usual un perro callejero o varios, entre otras cosas, por la irresponsabilidad de la gente. También hay que destacar que cada vez es mayor la cantidad de personas y grupos que se organizan para tratar esta problemática.

Día a día nos encontramos en las calles casos terribles de perros que tienen tanto miedo de las personas que no dejan que se les acerquen. Queremos ayudarles pero no lo permiten. Esto no es fruto de la casualidad, sino que son las consecuencias del maltrato que han sufrido.

Caricias para un perro callejero

perro en la calle

Seguramente serán animales que han sufrido algún golpe. Por ello, la mano por encima de su cabeza es mucho más señal de riesgo que por debajo. Si tiene las orejas permanentemente bajas y no mueve la cola, está estresado, hay que dar tiempo. Mucha gente confunde ese gesto con “docilidad”, pero lo que el animal está haciendo es proteger sus orejas y preparando sus músculos para defenderse o correr. Le permitiremos que se tranquilice, que relaje el cuello, las orejas y que mueva la cola.

Pautas para acercarnos con éxito a un perro callejero

  • Lo primero que haremos para acercarnos a un perro callejero es conseguir un collar con correa, una manta o camiseta vieja y alimento para perros. Algo con lo que nos podamos acercar a ellos, que resulte atractivo.
  • Entre los pasos primeros está el dejar alimento a una distancia prudente y alejarnos.
  • Si nos sentamos, lo haremos cerca, pero guardando la distancia.
  • Con mucha paciencia iremos situando el alimento cada vez más cerca de nosotros, hasta que consigamos que el animal acabe comiéndolo.
  • Estos animales callejeros no están acostumbrados al cariño ni caricias, por el contrario siempre están a la espera de maltrato, así que debemos esperar a que este permita el contacto físico de forma suave.
  • Si podemos colocar el collar sin hablar, mientras vamos acariciándolo y alimentándolo, será un éxito.
  • En el momento en que podamos, lo cargamos en un medio de transporte, y lo transportamos al lugar pensado. Si su piel está muy maltratada por algún tipo de infección o enfermedad, lo mejor es que lo cubramos con una manta o camiseta vieja para no lastimarlo.
  • Una vez en casa, empezaremos a alimentarlo inicialmente con comida casera. La dieta de los perros callejeros por lo general son sobras que van encontrando. Por ello, un cambio brusco hacia el concentrado (pienso) puede causarle indigestión.
  • A continuación ofreceremos una cama con buen abrigo. Una ropa vieja bastará en principio.
  • Lo antes posible lo llevaremos a una clínica veterinaria para que lo desparasiten y comience el esquema de vacunación, o modalidad de tratamiento, si el animal está enfermo.
  • Si no tenemos recursos económicos, siempre podemos pedir colaboración de las organizaciones protectoras de animales más cercana, realizar publicaciones con fotos en las redes sociales para que personas amantes de animales ayuden, o también coordinar con amigos y personas de la comunidad para realizar algún evento (rifa u otros) para costear el tratamiento.
  • Cuando el veterinario lo autorice, lo bañaremos y llevaremos a la peluquería.
  • Lo iremos acostumbrando al alimento concentrado de forma gradual.
  • Si el animal está en tratamiento, debemos esperar a que se recupere totalmente para darlo posteriormente en adopción.
  • Lo ideal es entregar el animal a su nueva familia ya castrado, pero si no es posible, en su nuevo hogar se deben comprometer por medio de un documento a hacer esterilizar al animal para evitar más abandonos en el futuro.

Si elegimos dar al animal en adopción, los pasos serán

niño rescata perros de la calle

  • Fotos. Tomaremos varias fotografí­as donde se vea bien.
  • Ficha. Tomaremos unos dí­as para conocerlo y que podamos describir su carácter y detalles de conducta.
  • Esterilización. Es fundamental. De lo contrario no podremos asegurarnos de que el nuevo dueño lo hará.
  • Difusión. Publicaremos el comunicado en todos los sitios que podamos, los especializados al efecto. Para ello, consultaremos muchas páginas, foros, redes sociales, etc., además de compartir la ficha del perro con albergues, asociaciones y grupos dedicados a las adopciones, con amistades, familia, etc.
  • Requisitos que debemos pedir. Antes de realizar la adopción, hay diversos trámites. En función de la zona o país donde se viva, la normativa cambia y es preciso asesoramiento adecuado sobre ella.
  • Conocer donde estará. Una vez que recibamos la solicitud, nos aseguraremos de visitar el lugar y el ambiente donde estará el animal. Lo ideal es que vayamos visitándolo cada cierto tiempo con el fin de ir comprobando que su nueva vida es la que deseábamos para él.