¿Qué representan los gatos en las diferentes culturas?

Los gatos son de las mascotas más populares a nivel internacional. Son misteriosos e impredecibles pero están por todos lados. Y no hablamos solo de mascotas, sino de peluches, figuras para la casa, para el jardín, en la ropa… Ahora bien, ¿te has preguntado alguna vez qué representan los gatos en diferentes culturas?

Muchas culturas han usado a los felinos como símbolos de algo mágico o extrasensorial. Incluso muchos dicen que traen buena suerte. Veamos qué hay de verdad en todo esto y de dónde provienen estas creencias.

Los gatos en diferentes culturas

gato-mau-egipcio

Los gatos son relativamente nuevos en nuestra existencia si comparamos esta con la de los perros. Los segundos datan de 35 millones de años atrás, mientras que la de los felinos es desde hace 9500 años.

¿Por qué los gatos son tan especiales y han sido capaces de posicionarse a la altura de los canes habiendo tanta diferencia de vida entre ellos? Veamos las diferentes culturas.

Antiguo Egipto

Dicen que el gato se empezó usar como mascota en esta región en el año 3000 a.C. A los egipcios les encandiló su dulzura y la protección que podría aportarles ante serpientes y ratones. Lo convirtieron en un ídolo, aunque esto era algo que hacían con muchos animales.

Incluso una de sus diosas, Bastet, símbolo de belleza y fecundidad, tenía cabeza de gato, lo que aportaba un ápice de misterio, noche y luna frente al sol, calor y luz que representaba mayormente.

Los funerales para gatos en aquella época eran funerales de estado y se hacían ceremonias tales como las que se llevaban a cabo cuando moría un faraón.

Roma y Grecia

Los griegos se quedaron prendados de los gatos de Egipto y les robaron 6 parejas para poder tener los suyos propios. Con las primeras camadas, los gatos fueron cogiendo fama por el territorio y pronto se vendían a romanos, galos y celtas.

Esto propició que se extendieran por todo el Mediterráneo, logrando crear el vasto imperio que sus dueños anhelaban y que nunca pudieron lograr.

Al principio, en Grecia fue considerado un regalo de lujo para cortesanas, pero no se llevaba el tenerlos como mascota. La relación de los felinos con los griegos era muy diferente a la que había entre ellos y los romanos.

China

En el país asiático, los gatos eran usados como intercambio por la seda fina. Su elegancia y dotes de cazador conquistaron los corazones chinos y lo convirtieron en un símbolo de amor, paz, fortuna y serenidad.

Hoy, en China, el gato es una mascota de uso exclusivo para mujeres y se les sigue viendo como imanes para la buena fortuna y capaces de ahuyentar malos espíritus.

Japón

Fuente: blogs.hogarmania.com

Fuente: blogs.hogarmania.com

Su presencia en este país data del año 999, cuando por su cumpleaños número 13, el emperador japonés recibió un gato como regalo.

S le considera como imán para la buena fortuna e incluso se le ve como malvado por la forma de su cola. Llegó a ser conocido como relacionado con la gracia y elegancia de la mujer, por lo que se creó una ley que prohibía su encarcelamiento y su comercialización.

India

También asociado con una diosa de la fertilidad, Sati, la cual presenta apariencia felina. Se hacían estatuas pequeñas de los gatos para ponerlas como lámparas y alejar a los roedores.

Los budistas pensaban que alejaban malos espíritus y se admiran de su capacidad de meditación. No obstante, a pesar de todo, este animal no forma parte de los cánones de esta religión.

Como ves, el gato es amado y admirado por muchas culturas. Enamoró por su elegancia, su aire misterioso y sus dotes de cazador. A día de hoy, es una de las mascotas más queridas y buscadas por muchos, en estas diferentes culturas y en muchas otras.