Regurgitación en perros y gatos

En esta ocasión os vamos a hablar de un proceso muy habitual en perros y gatos, estamos hablando de la regurgitación. Se trata de un mecanismo involuntario, donde el contenido del estómago vuelve a la boca pasando por el esófago. Este contenido puede ser alimento, mucosidad o flujos.

La regurgitación puede ser por causas congénitas, por algún medicamento e incluso si le has cambiado la alimentación a tu mascota. Todos los que tenemos perro hemos observado que a veces comen la hierba de nuestro jardín o del parque, para después expulsarlas. Esto lo hacen para provocarse el vómito y limpiarse por dentro.

A continuación te vamos a contar todo sobre la regurgitación en los perros y gatos, las causas, los síntomas y por supuesto el tratamiento a seguir.

Causas de la regurgitación

perro come hierba

La regurgitación suele ser más común en los perros que en los gatos, aunque también nos encontramos con gatos que la padecen. Dentro de los perros hay razas que son más propensas a padecerlas, es el caso del fox terrier, el schauzer miniatura, el Gran Danés, etc. Las razas de gatos que también suelen padecer de regurgitación son los siameses.

Pero también hay problemas médicos que pueden causar la regurgitación como:

Problemas en el esófago

Puede ser que tu perro o gato tenga una lesión o tenga obstruido el esófago por la parte más cercana a la boca. Esto le causará regurgitaciones después de comer. Esta lesión en el esófago puede estar provocada por diversos motivos como una hernia de hiato, un tumor, por cáncer, por un estrechamiento del esófago o por problemas en el sistema nervioso automático.

También puede ser que no te hayas dado cuenta y que tu perro o gato tengan un cuerpo extraño alojado en el esófago. Tienes que observar a tu mascota y en cualquira de los casos debes llevarlo a su veterinario.

Problemas en la garganta

Los problemas en la garganta se suelen presentar en los animales en el momento de nacer. Pero puede ser también que se presenten más adelante, ocasionado por una alergia, por envenenamiento, por una enfermedad de los músculos, cáncer o también por la rabia o por la presencia de un cuerpo extraño.

La diferencia entre vómitos y regurgitación

Hay que saber diferenciar entre lo que son los vómitos y la regurgitación, ya que son síntomas diferentes que hay que tratarlos de una manera determinada en cada uno de los casos. Los vómitos son fácil de detectar, consiste en expulsar al exterior el contenido del estómago, pasando por el esófago y posteriormente termina en la boca. Esto está ocasionado por un problema estomacal, de intestinos, hígado, riñón o páncreas.

La regurgitación es diferente, ya que el reflujo de comida que todavía no ha sido digerida, lo que significa que todavía no ha llegado al estómago y este proceso se realiza a través del esófago.

Como hemos dicho anteriormente, tu mascota tiende a comer hierba fresca para provocarse el vómito, pero la mayoría de los veterinarios no quieren que nuestras mascotas lo hagan, ya que estas hierbas suelen estar rociadas con productos químicos que pueden ser tóxicos para tu mascota.

Aunque puede ocurrir también que sientan la necesidad de pastar porque le haga falta alguna vitamina o nutrientes. Si tu mascota tiene la necesidad de comer hierba frecuentemente, es necesario que acudas al veterinario para determinar la causa.

Tratamiento de la regurgitación

regurgitaciones

En primer lugar hay que determinar la causa exacta de las regurgitaciones de tu mascota y así darle un tratamiento específico. Es necesario que acudas al veterinario para que él sea quien determine el motivo.

Mientras esto ocurre puedes ayudar a tu mascota cambiando su dieta, ya que puede ser que los alimentos que está comiendo le produzcan este malestar.

También puedes darle algún medicamento que mejore la movilidad gástrica. Si tienes la sospecha de que sea problema del esófago, puedes suministrar a tu perro o gato medicamentos con agentes bloqueantes de ácidos y agentes de recubrimiento del esófago.

Si el veterinario determina que puede ser una neumonía, el tratamiento a seguir será la medicación a base de antibióticos.

En el momento que veas que tu mascota va a regurgitar, quédate con él y debes estar muy pendiente, ya que cuando un perro regurgita puede que los alimentos acaben en la nariz o más grave que se depositen en los pulmones.