¿Qué puedo hacer si mi perro tiene miedo al trueno?

Hay muchos casos de perros que sufren de miedo al trueno, lo que se denomina “truenofobia”. Se trata de una situación compleja, de difícil solución, que produce una mala experiencia para muchos animales sensibles.

Variables que influyen en la ‘truenofobia’

Factores como la raza, edad y el sexo de los perros inciden en este sufrimiento y miedo al trueno. Aunque no se conoce el origen del temor a este fenómeno, determinadas teorías inciden en que algunos canes están predispuestos genéticamente. Otros desarrollan temor a las tormentas después de sufrir una mala experiencia o ver a otro animal o persona que se pone ansioso durante un temporal.

Los especialistas afirman que no hay un tratamiento garantizado contra la “truenofobia”, ya que lo que puede ayudar a un perro puede no tener efecto sobre otro can, y de igual manera un método que funciona durante una tormenta puede no servir en otra.

Algunos remedios contra el miedo al trueno

perro miedoso

La intensidad del miedo al trueno puede ser diferente en cada perro. Mientras algunos tienen una ansiedad moderada, otros tiemblan y jadean, y en los casos más severos, el can puede lastimarse al atravesar ventanales o salir corriendo hacia la calle en medio de una tormenta.

  • Tratar de que pierda la hipersensibilidad. Podemos grabar un CD o dispositivo similar con sonidos de una tormenta durante un minuto; apagar el aparato cuando el perro se altere; esperar que el animal se calme y hacer sonar nuevamente la música por un breve lapso. Esta operación la repetiremos unas cinco veces, con intervalos de diez minutos, durante cuatro o cinco días; deja pasar unas dos semanas y lleva a cabo una nueva sesión.
  • Conseguir más seguridad. Es muy positivo encontrar un lugar donde el perro se sienta seguro y entrenarlo allí para que vaya durante una tormenta. Puede ser un lugar en el sótano, sin ventanas y con la luz apagada, para que resulte más difícil ver los relámpagos. En dicho lugar debe haber una casa para canes con una puerta abierta y una colchoneta cómoda. También se puede utilizarse un armario sin ventanas. El propietario debe quedarse un rato con el perro y darle algo de comer, para que el animal piense que se trata de un lugar agradable. También se puede cubrir a la mascota con una manta o con una toalla.
  • También pueden funcionar las medicinas contra la ansiedad, pero no siempre es fácil aplicarlas. Su efecto tarda más de 20 minutos en surgir, con lo que será necesario “intuir” que va a haber tormenta.
  • Igual que ocurre con los humanos, algunas hierbas e infusiones ayudarán a que el animal se relaje y se sienta mejor.
  • La actitud del dueño también es importante. Si el propietario se estresa, se sobresalta o se angustia, esto se trasladará al animal. Lo mejor es dejarlo tranquilo, sin castigarle ni hacerle demasiadas caricias. Castigar al perro sólo hará que tenga más miedo y ansiedad, ya que asociará el trueno no sólo con el miedo sino también con el castigo. Acariciar o tranquilizarle en exceso tampoco es bueno, ya que esto le enseñará que su conducta ansiosa resulta apropiada y agradable para usted.

Técnicas de modificación de comportamiento

Las técnicas y métodos de modificación del comportamiento con mucha frecuencia son eficaces para eliminar los miedos y las fobias. Las técnicas más adecuadas son llamadas “contra-condicionamiento” y “desensibilización”.

perros con miedo

Estas técnicas deben aplicarse de manera progresiva, y la condición es que enseñe a su perro para que responda de forma no-miedosa a los sonidos y otros estímulos que anteriormente le daban miedo.

Empezaremos por exponer a nuestro amigo a un nivel de intensidad de ruido que no lo asusta, junto con el uso de un estímulo agradable, como una pelota o un juego divertido. Poco a poco incrementaremos el volumen a medida que siga ofreciendo el estímulo agradable. A través de este proceso, el animal va a asociar “cosas buenas” con el sonido previamente temido.

También es útil utilizar a un entrenador experto de buena reputación que nos ayude con este tema. Por supuesto que estas acciones hay que llevarlas a cabo algunas semanas previas a que suceda el estímulo de la tormenta o de los fuegos artificiales. No servirá de nada si se trata de hacer en el momento.