¿Qué pueden comer las mascotas en navidad?

En la actualidad la Navidad está asociada, en muchos hogares, a los excesos culinarios, a grandes comidas. Es necesario evitar la sobrealimentación con alimentos hipercalóricos, como es el caso de dulces, embutidos grasos, bebidas alcohólicas, refrescos azucarados, etc. Mira qué puede comer las mascotas en Navidad.

Durante estos días de Navidad también nuestras mascotas se sienten atraídas por la mucha comida que se cocina en las casas. En especial los perros no paran de rondar por la cocina y pedirán de modo que muchos dueños suelen darles sobras o de la propia comida.

Buenas costumbres con las mascotas en Navidad

juego-gato-por-la-comida

Utilizar las sobras de las grandes comidas y cenas para alimentar a nuestras mascotas en Navidad no es saludable ni beneficioso para ellas.

Nuestros perros comen de todo. Lo que a nosotros más nos gusta a ellos también suele gustarles mucho. Pero ofrecer a nuestras mascotas en Navidad turrones, polvorones y mazapanes no es recomendable.

Ellos ya tienen sus propias chuches, que podemos encontrar en tiendas especializadas. Podemos permitir que las mascotas que tenemos en casa nos acompañen en la cena de Nochebuena o la comida de Navidad. Pero lo ideal será que tengan sus propios dulces especiales, golosinas adaptadas a ellos.

En lo referente a los guisados de carne, algunas de las recetas navideñas también pueden ser peligrosas para perros y gatos. Pueden provocar indigestión, que el animal se atragante con un hueso, etc.

El menú de las mascotas en Navidad. ¿Uvas en Nochevieja?

Las uvas son la fruta ideal para despedir el año, pero no para los perros. Se ha demostrado que tomarlas puede afectar al funcionamiento de los riñones de nuestros amigos peludos.

El marisco

La carcasa y las cáscaras del marisco contienen una sustancia denominada quitina que el perro no digiere bien. Se ha demostrado que puede provocar vómitos, diarrea y estreñimiento.

El chocolate, tóxico para nuestras mascotas

Son muchos los beneficios que el chocolate nos aporta a los humanos. Está presente en turrones y otros dulces navideños, Pero no es aconsejable para los perros. Contiene una sustancia llamada teobromina, que resulta tóxica para los canes.

La cebolla y el ajo

La cebolla contiene un componente (tiosulfato) que destruye los glóbulos rojos del perro. Las consecuencias para su salud de nuestras mascotas, sobre todo si está enfermo o es muy mayor, son anemia, debilidad y problemas respiratorios

Los alimentos que compramos para nuestros perros no tienen cebolla, pero las sobras que podemos ofrecer a nuestra mascota seguramente sí.

Igualmente, el ajo, presente en muchos platos navideños, también resulta perjudicial para el can. Los perros no tienen un sistema digestivo preparado para metabolizar de una forma adecuada el ajo. Si lo tomaran, sería para ellos tóxico.

El alcohol, riesgos para nuestras mascotas en Navidad

El Champán y el vino son algunas de las bebidas alcohólicas habituales en las mesas durante las cenas y comidas de Navidad. Es necesario tener precaución si en casa hay animales.

Cualquier bebida alcohólica es perjudicial y tóxica para el perro, incluso en pequeñas cantidades. Por otra parte, no le aporta ningún beneficio para su alimentación.

Los frutos secos

Se trata de un alimento complejo de digerir para el perro. Aunque sean triturados, el can no puede digerirlos bien.

Los huesos

Los huesos de asados navideños no deben darse al perro que hay en casa. Con excepción del hueso de rodilla de vaca bien cocido, el resto puede ocasionar perforaciones intestinales, diarrea y estreñimiento.

El café y el té

La cafeína y las sustancias excitantes de estas bebidas las convierten en poco aconsejables para las mascotas en casa.

Restos de comidas navideñas

comida fresca para perros

En ocasiones el perro que tenemos en casa se convierte en una especie de contenedor de reciclado de alimentos. Para ahorrar parte de su alimento diario, usamos las sobras de la comida de Navidad.

Sin embargo, no hay que olvidar que el perro tiene unas necesidades nutricionales específicas. Su salud depende de no darle restos de alimentos que le provoquen graves problemas gastrointestinales.

Con un poco de imaginación y productos cien por cien adecuados para nuestro amigo, podemos elaborar una rica dieta navideña con la que celebrar estas entrañables fiestas con uno de nuestros amigos más queridos.