7 causas de problemas de comportamiento en perros

Los problemas de comportamiento en perros tienen manifestaciones y motivos variados. Pueden estar relacionados, entre otras cosas, con miedo, ansiedad y estrés. ¿Pero cuáles son las principales causas que originan estos inconvenientes?

Apuntes sobre los problemas de comportamiento en perros

Los canes pueden presentar distintos trastornos de conducta que, además de complicar su salud emocional, suelen ponerlos en riesgo porque se escapan, sufren heridas accidentales o autoinfligidas o se pelean con otros peludos.

También, en algunos casos, los llamados problemas de comportamiento en perros son, en realidad, conductas normales de la especie pero que resultan molestas o desagradables para su propietario y que a veces se tornan excesivas o compulsivas, como el marcaje territorial, morder y destrozar distintos objetos o cavar pozos en el jardín.

perros rascan el suelo

Y tampoco hay que perder de vista que algunas de estas situaciones en realidad están provocadas por causas orgánicas, es decir, por una enfermedad que padece el peludo.

Los problemas de comportamiento en perros pueden tener causas diversas. Conoce las principales.

Principales causas de conductas inadecuadas en canes

A continuación te contamos las principales causas de los problemas de comportamiento en perros.

1- Una mala socialización

Un peludo que no fue debidamente socializado suele presentar diferentes problemas de comportamiento. Entre otras cosas, puede ser un perro temeroso, que se siente intimidado ante la presencia de otros animales, personas desconocidas o ruidos repentinos (truenos, explosiones, fuegos de artificio, etc.). Y, un perro con miedo, por lo general, responde de manera agresiva o bien intenta huir de la situación y esconderse.

El problema de la socialización inadecuada o directamente inexistente, se vio agravada en los últimos tiempos por la proliferación de criaderos ilegales donde las mascotas pasan sus primeros días de vida en situaciones de encierro, sin poder explorar su entorno y, además, son separadas de sus madres de forma temprana.

2- Educación deficiente y humanización excesiva

No ponerle límites a tu peludo ni enseñarle míninas reglas de convivencia, claras y sin contradicciones, puede generar confusión en el animalito sobre cómo actuar.

Ten en cuenta que lo primero que tienes que hacer para poder educar a tu mascota de forma correcta es aprender a interpretar su lenguaje corporal.

Además, cuando al can se lo empieza a considerar una persona y no un perro, se suelen originar diferentes problemas de conducta y de salud física (por utilizar remedios y productos de aseo diseñados para humanos, o por vestirlo con ropa y accesorios de moda, etc.).

3- Maltrato físico y verbal

El maltrato tiene formas diversas. Si se castiga a un perro con golpes, se lo intimida con gritos y gestos agresivos, o se lo mantiene encerrado y encadenado, se generará un animal con miedo que puede volverse agresivo o desarrollar acciones que pueden retroalimentar una situación de maltrato. Por ejemplo:

  • Que orine o defeque en lugares inadecuados.
  • Que destroce distintos objetos de la casa.
  • Que cave pozos en el jardín y destruya plantas.
  • Que desarrolle conductas estereotipadas (lamido compulsivo de ciertas zonas de su cuerpo, que persiga sombras o cace insectos inexistentes, etc.).

4- Que no le prestes la debida atención

Un perro que pasa solo buena parte del día y no recibe la debida atención de sus dueños, puede empezar a manifestar diversos problemas de conducta, ya sea por aburrimiento, exceso de energía, para hacer notar que lo están dejando de lado o porque padece ansiedad por separación.

Cuando se elige convivir con una mascota, debe quedar bien en claro que se le deben proporcionar paseos, juegos y ejercitación física y mental a diario, además de una buena dosis de cariño explícito.

5- Situaciones inesperadas

Los peludos suelen estresarse también ante situaciones que alteran su cotidianeidad. Por ejemplo:

  • Mudanzas.
  • Muertes o nacimientos en la familia.
  • Incorporación de una nueva mascota a la casa.
  • Presencia de personas desconocidas (albañiles, pintores, etc.).

6- Enfermedades

Muchos problemas físicos pueden tornar agresivo de repente hasta al más pacífico can. Es el caso de animales que padecen, entre otras dolencias:

  • Otitis
  • Displasia de cadera
  • Artrosis degenerativa

También algunas conductas que consideramos extrañas pueden tener su origen en la epilepsia. Y la cistitis puede ser la causante de que el animalito comience a orinar en cualquier lado.

Por otra parte, la cruza constante en busca del negocio por la venta de animales de raza, muchas veces provoca que se manifiesten en algunos ejemplares distintas patologías.

perro enfermo

7- Envejecimiento

Además, como suele sucedernos a los humanos, a medida que envejecen, los peludos van perdiendo la paciencia y pueden volverse más agresivos o gruñones ante diversas situaciones.

Pero también esta progresiva agresividad o la aparición de comportamientos que podemos calificar como “raros”, suelen deberse a la presencia de cataratas o a un deterioro cognitivo similar al Alzheimer humano.