¿Por qué mi gato se lame de forma obsesiva?

De todas las acciones que le vemos hacer a un minino, una de las más comunes es el lamerse diferentes partes de su cuerpo. Ya sea por limpiarse o recuperar su olor natural, esta es una de las características más propias de los felinos. Pero, ¿por qué el gato se lame tanto?

Hay ocasiones en las que sus lamidas lejos de significar algo sano, pueden representar un serio problema que esté sufriendo el pequeñín.

Cuando el gato se lame de manera compulsiva, el único significado se traduce en una serie de males que podría estar teniendo el pequeño amigo de cuatro patas.

A continuación, describiremos cada uno de los posibles problemas que puede estar sufriendo este animalito cuando no deja de lamerse.

Cistitis

arena gato

Esta enfermedad no es más que la inflamación de la vejiga, ocasionando un aumento de la micción con poca orina, llamada polaquiuria, y la micción con esfuerzo, conocida como disuria.

Si nuestro peludo compañerito sufre de este mal, irá más veces a orinar y se quedará por mucho más tiempo en su caja de arena. Esto se debe a que el felino siente que sigue orinando, aún cuando ya terminó de hacerlo.

De igual forma, otra de las señales más reveladores para saber que el gato sufre de cistisis es la lamida compulsiva en su estomago, patas y genitales. Este acto lo hace el pequeñín para disminuir el terrible dolor que sufre al momento de orinar.

Las causas de este mal son las siguientes:

  • Problemas alimenticios
  • Obesidad
  • Infección por diferentes tipos de bacterias, virus o parásitos
  • Cáncer de vejiga
  • Tumores

Si notas que tu gato llora de dolor cuando está en su arena, expulsa sangre al orinar y se lame compulsivamente, debes llevarlo al veterinario de inmediato.

Alergia

Aunque parezca mentira, estos hermosos animalitos también pueden desarrollar reacciones alérgicas a diferentes tipos de objetos o sustancias que se encuentran en el lugar donde habitan.

La alergia en los felinos ocurre cuando sus defensas no pueden combatir algunos entes de su cotidianidad. Los síntomas más comunes son los ojos llorosos, infecciones en los oídos y una fuerte picazón. El felino la combate lamiéndose constantemente.

Asimismo, cuando el gato desarrolla reacciones alérgicas a la comida que esté consumiendo, se pueden ocasionar daños gastrointestinales cuyos síntomas son la diarrea y el vómito.

La mayoría de las alergias que sufre el felino se manifiestan en lesiones en su piel como las irritaciones. Cuando veas a tu gato lamiendo mucho esta parte afectada, deberás llevarlo a un especialista.

Tu gato se lame porque puede estar estresado

Si notas que tu gato se lame compulsivamente, probablemente la causa más común es que se encuentre estresado. Lejos de ser un mal que solo afecta a los humanos, el estrés es un serio problema que pueden también sufrir muchos animales.

Cuando tu gato se siente de esta forma, su reacción más natural será lamer su cuerpo obsesivamente. El problema con esta acción es que puede ocasionarle dolorosas lesiones difíciles de sanar.

Si deseas eliminarle este problema a tu peludo compañerito, aquí te dejamos algunos consejos que te serán de mucha ayuda:

  • Atiende correctamente sus necesidades fisiológicas como el hambre, la sed, o la higiene.
  • Juega todo lo que puedas con él y trátalo con mucho amor. Recuerda que los gatos también son seres que necesita de nuestro cariño y atención.
  • Adapta su hogar a su condición felina. Es decir, colócale muebles, rascadores, cajas de cartón o baldes a los que pueda subirse. Estos le servirán para distraerse ágilmente como buen gato.

Si este pequeño amigo acaba de recuperarse de una enfermedad, lo más normal es que sufra de estrés poco después. Ante esta situación, deberás llevarlo al veterinario para que le recete medicamentos.

Pulgas o parásitos

gato lame

Aunque no parezca nada sorprendente, es evidente que si tu felino no deja de lamerse, el problema también pueden ser pulgas o algún parásito como las garrapatas o los ácaros.

A pesar de que los gatos son expertos con el cuidado de su pelo y eliminación de las pulgas, hay veces donde no pueden librarse completamente de ellas.

Cuando esto ocurre, por lo general aparecen en la parte baja de la espalda. El gato los intentará eliminar lamiéndose compulsivamente esta parte de su cuerpo.

Si tu peludo compañerito se lame sin parar, lo más seguro es que sea por una de estas razones.