¿Por qué los gatos amasan?

Los gatos son animales fascinantes, aunque como mascotas tienen mala reputación. Sin embargo, para aquellos que han tenido la oportunidad de compartir mucho tiempo con estos felinos, se dan cuenta de lo cariñosos que pueden llegar a ser. Una de las cosas que los cuidadores usualmente interpretan como una muestra de afecto es cuando los gatos amasan. Pero detengámonos en esto un punto, ¿realmente cuando amasan corresponde a una demostración de afecto?.

Llamamos “amasar” a ese movimiento que hacen los gatos con sus patas delanteras sobre una variada cantidad de superficies, entre los que se encuentran muebles, el suelo, las mesas y, ¿por qué no?, las personas. Así que a continuación procederemos a revisar este gesto más de cerca.

Memoria

Te sorprenderá saber que este comportamiento, tan relacionado al afecto y la cercanía con el cuidador, es de hecho un acto reflejo que todavía conservan los gatos de sus ancestros salvajes. Amasar es algo que comparten la mayoría de los felinos, y nuestros gatos modernos lo conservan debido al corto proceso de domesticación

Sin embargo, lo que motiva este comportamiento no se debe tanto al instinto, sino a la memoria. Cuando los gatos son cachorros, apenas unos recién nacidos, aprenden que al presionar el pezón de su madre con la patas, les facilita el proceso de lactancia. Así que relacionan este movimiento, con la agradable sensación de recibir alimento. Ahora, si bien este gesto no les sirve para alimentarse, el recuerdo de la sensación perdura a través de la memoria y se relaciona el amasar, con las sensaciones positivas de tranquilidad y comodidad dentro del lecho materno.

Este es exactamente el mismo funcionamiento del entrenamiento a base de estímulos positivos, en el que los animales relacionan actividades con sensaciones o con comida. Por lo tanto, ante los estados de serenidad o relajamiento, los gatos amasarán como respuesta al estímulo aprendido.

Herencia salvaje

Existe una parte importante en la comunidad científica, que sugiere que este es un acto heredado de sus ancestros más antiguos. En el mundo salvaje, los gatos debían probar el terreno para ver si eran capaces de aferrarse en él, por ejemplo en caso que fueran a saltar de una roca a otra o desde una rama.

Marcaje

Los gatos marcan su territorio de maneras muy diversas y no se limitan solo a orinar. De hecho, tienen en su cuerpo glándulas que segregan un aceite que usan para impregnar en todas partes. Muchos de los contactos físicos que hace el gato, ya sea con objetos, personas o animales, se deben a procesos para marcar el territorio.

Cuando los gatos amasan el suelo o incluso cuando arañan las superficies, le están enviando señales olfativas a través de feromonas, y visuales a través de los rasguños a otros gatos que están ingresando en su territorio.

Al igual que nosotros buscamos la comodidad, normalmente los gatos amasan los muebles, almohadas o prendas sobre las que duermen, para acomodarlas y queden más suaves para dormir sobre ellas.

Muestra de afecto

gatos durmiendo

De acuerdo a lo que hemos planteado anteriormente, los gatos no amasan como una muestra de cariño. Sin embargo, el que lo hagan sobre una persona, significa que le tienen confianza.

Un minino normalmente, no tendrá contacto con una persona de la que desconfíe o crea que puede hacerle daño. Los gatos suelen ser muy “quisquillosos” frente a quién permiten acercamientos, esto incluye también a otros animales. Instintivamente no se pondrán en situaciones de peligro y no dormirán cerca de alguien que represente una amenaza potencial para ellos.

Por lo tanto, puedes interpretar que te amase o duerma cerca de ti (incluso encima de ti) que tu gato no te siente como una amenaza, sabe que no le harás daño y por lo tanto puede relajarse a tu lado.

Si empieza a amasar cuando lo estás acariciando, significa que a tu gato le gusta la caricia, lo relaja y le da una sensación sumamente placentera.