Los perros tienen Internet a través de wifi y dicen lo que piensan

En la era moderna de las tecnologías y de Internet a través de wifi, no solo las personas y las cosas, también los perros y las mascotas en general pueden disfrutar de estos adelantos.

Un collar con Internet a través de wifi

Cuando nuestra mascota necesitan salir a pasear, tiene hambre, calor, o cualquier otra sensación o necesidad, una alarma en un dispositivo móvil nos anunciará a los dueños lo que ocurre.

Fuente: www.tuexperto.com

Fuente: www.tuexperto.com

Se trata de sensores que recopilan datos y los envían al teléfono. De esta forma, los dueños de mascotas contamos con más herramientas para poder leer el pensamiento de nuestros animales favoritos.

Este conjunto de tecnologías que se está denominandointernet de las cosas”, está siendo una verdadera revolución en la relación entre personas y mascotas.

Este boom de las tecnologías llamadas “wearables”, implantadas en una prenda o complemento, está generando muchas utilidades diferentes. Este collar es muy utilizado.

Leer el pensamiento de mascotas con Internet a través de wifi

Con estos adelantos ya se puede saber si nuestro perro ha pasado un día aburrido. También si el gato ha comido demasiado pienso y tiene el riesgo de padecer una enfermedad.

Otras utilidades podemos visualizarlas en el caso de una granja, donde puede vaticinarse el momento concreto en que una vaca va a parir.

Se trata de avanzar en estas tecnologías, para abaratar costes y facilitar los procesos.

¿Cómo funciona Internet a través de wifi en los perros?

Este tipo de dispositivos se basan en datos objetivos, como es el caso de la temperatura del animal. Comparada también con la temperatura exterior, puede ser decisiva para prevenir golpes de calor, cada vez más comunes entre los perros.

Las diferencias entre personas y perros resultan evidentes. A pesar de ello, los investigadores aseguran que existen similitudes entre perros y humanos en cuanto a la estructura y el funcionamiento de una zona clave del cerebro. Es el núcleo caudado.

Rico en receptores de dopamina, el caudado se encuentra entre el tronco cerebral y la corteza. Esa zona anticipa cosas que nos van a gustar, como la comida, el amor o el dinero.

Aunque la sociedad se resiste a considerar a los perros como si fueran humanos, los adelantos científicos cada vez ven más detalles que son iguales.

Tradicionalmente, los perros han sido considerados como una propiedad. Estos análisis nos llevan a pensar sobre las limitaciones y los comportamientos que tenemos con ellos.

Sin embargo, los perros parecen tener emociones y sensaciones similares a las nuestras. Por esto debemos concluir en que el trato que les dispensamos no puede ser como si fueran un electrodoméstico.

La inteligencia canina

La inteligencia de los perros está en estudio permanente. Investigadores de todo el mundo están tratando de descifrar la mente del can.

En fechas recientes, unos científicos de la Universidad de Emory, en Estados Unidos, han logrado escanear el cerebro del can mientras que está despierto.

Han obtenido imágenes de la cabeza del perro no sedado, gracias a la resonancia magnética.

De esta forma están averiguando cómo piensa el mejor amigo del hombre. Se dice que los perros no son todos iguales. Son diferentes y cada uno resuelve problemas similares de una forma diferente.

Las aplicaciones de Internet a través de wifi para perros

Además de lo que hemos visto, el futuro de la tecnología tiene muchas aplicaciones. A modo de ejemplo, los fabricantes de piensos podrán regalar estos dispositivos a los consumidores.

De esta forma se obtendrá información sobre las reacciones de los perros ante algunos alimentos y estímulos.

A modo de ejemplo, una conocida marca de pienso para mascotas diseñaba hace unos meses una especie de jersey. Esta prenda puede detectar, con el uso de sensores, el movimiento de la cola en el perro para interpretar si el animal está contento o no.

apps-para-ti-y-tu-perro

Orígenes

A pesar de estos avances, el control de las mascotas no es nuevo. Tiene su precedente en los microchips que se han ido implantando desde la década de los 90 en la nuca de perros y gatos.

Con estos dispositivos, las mascotas están identificadas como si de un DNI se tratara.

Uno de los problemas de las nuevas tecnologías es que la electrónica que utilizan no es barata. Hay que esperar que en los próximos años se vaya abaratando la producción de estos dispositivos.