Los perros facilitan el aprendizaje infantil

Hemos hablado en múltiples ocasiones de los beneficios de tener un perro en casa cuando hay niños. Estos son capaces tan solo con su actitud y amor de enseñarles buenas cualidades y cosas maravillosas que les servirán el resto de su vida. Son ideales para el aprendizaje infantil.

Demostración de que los perros facilitan el aprendizaje infantil

Hace apenas unos días se reunieron varias asociaciones de mascotas, entre ellas TEA Asociación de Labradores. En este evento se mostraron diferentes ejercicios de obediencia, defensa y agilidad, así como también otros tipos de entrenamientos físicos que podrían servir a los animales para presentarse a campeonatos u otras competiciones.

Autor: Keneth Cruz

Autor: Keneth Cruz

Según Amelia Suárez de TEA “la interacción con un perro hace que los niños aprendan más rápido y enciende sus capacidades motoras”. Y eso mismo quiso demostrar en este evento. Su experiencia la avala, pues son muchos años los que TEA lleva trabajando para centros de mayores y colegios y viendo los beneficios que aporta trabajar con un perro.

En el certamen que tuvo lugar en el auditorio de la Magdalena en Avilés, España, se pudo ver cómo los niños tenían objetos a su alrededor con los que no sabían qué hacer hasta que llegó un perro.

Por ejemplo, se vieron niños que tenían aros o hula hops cerca de ellos, los cogían, los miraban y ya, pero en cuanto llegaba un perro, el pequeño actuaba rápidamente y pronto levantaba el aro (hula hop) para que el animal pasara o saltara por él. De repente los chicos buscaban otros objetos que pudieran usar para jugar y divertirse con sus amigos los canes.

Quedó demostrado en una breve presentación que tener un perro agiliza la mente infantil, agudiza los sentidos y acelera su aprendizaje.

Aprendizaje infantil: emociones

Además de agilizar el aprendizaje infantil, los perros aportan múltiples beneficios a los más pequeños. En lo que tiene que ver con su salud se ha demostrado que los niños que crecen con perros tienen menos probabilidades de contraer asma.

También al estar expuestos a más bacterias y otros agentes externos que los perros transportan, su sistema inmunológico se refuerza evitando así que contraiga enfermedades o que sufra virus que de otra manera sería más sencillo.

Además de todo esto, los animales aportan grandes lecciones en la vida que podrán hacer de tus más pequeños mejores personas. Hemos hecho una lista algunas de ellas, pero si tienes niños y también un perro, seguro que se te ocurren algunas más:

cachorros y niños 3

  • Responsabilidad. Los pequeños desde que un perro llega a la casa, y si así se lo has enseñado, entienden que el animal es dependiente de nosotros y que necesita que le demos de comer, de beber, lo saquemos a pasear y le demos amor. Además, deberemos limpiar lo que mancha, bañarlo y otras muchas cosas más. Si involucras a tu hijo desde pequeño en estas labores, será un adulto responsable.
  • Amor sin prejuicios. Ser diferentes a veces nos hace considerarnos mejores a otros, o podemos rechazar a los demás por ser distintos. Tu pequeño amará a tu animal, aun sea peludo, huela diferente o haga las cosas de distinta manera. Esto será una lección para que aprenda a amar a todos sin importar cómo sean.
  • Empatía. Los perros son empáticos por naturaleza. Dicen que el ejemplo es el mejor maestro. Por eso, cuando tu hijo vea los buenos sentimientos de tu mascota, querrá imitarlo y será empático tanto con el animal como con otras personas. Es posible que sea un proceso gradual del que él no sea consciente.
  • Respeto. Tu hijo aprenderá que aunque el nuevo miembro de la familia no puede hablar, con sus gestos y actitudes dirá lo que quiere y necesita en cada momento. En ocasiones, el animal necesitará su espacio y aunque tu hijo quiera jugar, tendrá que respetar eso. Será una lección que recordará toda su vida y que le servirá para ser más respetuoso con otros.

Así que tener un perro será beneficioso en todos los sentidos, sobre todo si hay pequeños en el hogar. Si ya tienes uno, haz que tu hijo interactúe con él al máximo, y si no lo tienes todavía, ¿a qué estás esperando? ¡No te arrepentirás!