¿Cómo divertirte con tu perro en verano?

En el verano, por las altas temperaturas, tenemos que prestar más atención a nuestras mascotas. Por ejemplo, sus patas y sus oídos son zonas especialmente vulnerables. Más que tomar esta estación como peligrosa, hay que reconvertirlo todo y tomarla como ideal para pasarlo bien junto a tu perro en verano.

Cosas que hacer con tu perro en verano. La playa

Lo mismo que pasa con nosotros, los humanos, a los perros también les gusta bañarse. Al menos a la mayoría de ellos. El agua es fundamental, ya que les ayuda a refrescarse. Por eso, si tenemos la playa cerca no hay que dudar en llevar a nuestro perro para que corra por la arena y se bañe en el mar, siempre respetando las normas establecidas.

perro y niño en la playa

El momento ideal es el de la primera hora de la mañana o la última de la tarde, con el fin de no molestar al resto de las personas que hay en la playa. En algunos lugares, como es el caso de Barcelona, se permite el acceso a los perros a cualquier hora del día en determinadas playas.

Según el ayuntamiento, habrá playas en las que haya un horario, playas solo para perros o playas solo para personas. Si no hay una playa cerca, tampoco hay excusas; aunque sea en el balcón, y aunque sea en una piscina de goma, nuestro amigo se lo pasará bien chapoteando en el agua.

Si tenemos una piscina en casa, no debemos privarnos de jugar con nuestra mascota. Hay muchos tipos de juego con tu perro en verano, tirarle pelotas para que las busque, jugar en el agua con él, etc.

Un día en la montaña

Un buen paseo o ruta de senderismo por la montaña es una maravillosa forma de interactuar con tu perro en verano. Ejercicio, aire libre y la posibilidad de que los canes puedan correr lo que deseen, descubrir nuevos olores, etc.

Paseos nocturnos

El paseo diario con el perro es casi obligatorio. Pero en temporada estival lo más adecuado es hacerlo durante las horas de menor calor. Y este momento será por la mañana temprano o durante la noche. Si elegimos tomar un refresco en una terraza al aire libre, probablemente en esos recintos no habrá impedimentos para que el can nos acompañe, bien atado y sujeto.

Quedadas con otros perros

Otra buena idea es quedar con otros dueños de perros para llevar a cabo todas estas actividades al aire libre, como es el caso del senderismo. A los canes les encantará relacionarse entre ellos.

Parques acuáticos caninos

Hay varios parques acuáticos. Si vivimos cerca de Barcelona, allí hay uno de ellos. En Brunete, en Madrid, se ha abierto recientemente otro. Allí el disfrute de los perros y de los dueños con ellos será máximo. Todo está adaptado a ellos, hay piscina para canes pequeños y piscina para peludos más grandes, hay mini toboganes, etc.

Viajar

perro en coche

Si queremos hacer un viaje con nuestro amigo peludo, el primer paso es informarnos si el hotel o apartamento donde será nuestro destino tiene permitido la entrada de animales de compañía. Son cada vez más establecimientos los que autorizan la estancia de mascotas, incluso algunos tienen instalaciones específicas, como es el caso de guarderías o espacios para perros y gatos.

¿Cómo llevar de viaje a nuestro perro? Lo más práctico es un trasportín que pondremos en el asiento o en el maletero. Si no podemos utilizar el trasportín por las razones que sean, el animal debe ir bien sujeto con un arnés específico, anclado al cinturón de seguridad del vehículo.

Durante el viaje, aproximadamente cada dos horas es necesario parar para que el perro beba, haga sus necesidades, estire sus patas, etc. Evitaremos dejarlo en el interior del vehículo. Si lo hacemos para tomar un refresco, es imprescindible que el vehículo esté a la sombra y con las ventanillas un poco bajadas, para evitar el temido golpe de calor, que puede traer consecuencias muy desagradables.

Una sesión culinaria

Hacer recetas para nuestro perro, con ingredientes naturales y mucho cariño, es otra forma ideal de disfrutar con él durante las vacaciones. Son muchas las cosas que pueden hacerse, desde magdalenas, helados, tortitas, galletas, etc. Nosotros gozaremos cocinando, y nuestro amigo después probando. Entre los alimentos que incluiremos, procuraremos que sean naturales, pero también que tengamos cierta seguridad de que le van a gustar. Por ejemplo, unas ricas galletas de pollo.