El perro sin nombre y su trágica historia

Lo primero que hacemos al traer a nuestra mascota a casa es ponerle nombre. ¿Cómo vamos a tener un amigo del que no sabemos su nombre? ¡Es imposible! Bueno, pues no lo es tanto, y para demostrarlo te vamos a contar una historia de un perro al que su dueño amaba mucho (de hecho, era su único compañero en la vida) y que no tenía nombre.

No obstante, este perro sin nombre no tuvo un final feliz. A pesar del endurecimiento de las penas contra el maltrato animal en España, aún sigue habiendo personas crueles que hacen daño a los animales por el simple morbo de sentir adrenalina. Dicen que todo en este mundo se paga. Después de enterarnos de esta noticia aún deseamos más que ese dicho sea cierto.

El perro sin nombre

hombre y perro

Este perro sin nombre vivía junto a su amo de 87 años en la localidad de Villardiegua de la Ribera en Zamora, España.

Un día, su amo, Antonio Velasco, falleció. Nadie lo supo hasta que los vecinos empezaron a extrañarlo. Y es que Antonio todos los días hacía sus labores e iba a hacer sus compras de comida y otros suministros.

Cuando los vecinos se dieron cuenta de que llevaban varios días sin verlo, fueron a su casa y allí lo hallaron muerto junto a su perro sin nombre. Su mascota se negó a irse de la casa y se quedó allí viviendo como si Antonio siguiera con él.

Un familar de Antonio se encargaba de ir a echarle comida a diario. Iba, le ponía comida y regresaba. Daba por hecho que el perro sin nombre siempre estaba ahí aun si no lo veía. Hasta que se enteró de algo terrible, y se dio cuenta de que llevaba unos 5 días sin verlo.

El trágico suceso que le acaeció al perro sin nombre

Alguien que pasaba por el Puente Pino que comunica Villadepera con otra localidad llamada Pino, advirtió de un cuerpo que colgaba del puente. Era un perro que tenía colgada una piedra al cuello. No hace mucho publicamos un caso similar y en ambos, la ocultación de las pruebas salió mal, algo de lo que nos alegramos.

Ante el aviso, la Guardia Civil fue hasta el lugar de los hechos para rescatar el cuerpo. Y es que alguien le ató la piedra para tirarlo abajo, pero la cuerda que sostenía la piedra se enredó en una parte de la estructura del puente y el animalito se quedó colgando. No se sabe si cuando lo lanzaron estaba muerto o si tuvo que sufrir la angustiosa muerte ahogándose.

Sea como sea, fue un acto de crueldad sin escrúpulos que esperamos que se pueda esclarecer y hacer cumplir con la condena al culpable.

Duro rescate

perro en la calle

Cuando la Guardia Civil llegó al lugar de los hechos dispuestos a recuperar el cuerpo del perro sin nombre, vieron que el lugar en el que el animal se había quedado enganchado tenía una gran dificultad de acceso, por lo que intentaron rescatarlo mediante un acto de escalada.

No obstante, se podía poner en peligro la vida de los agentes por lo que llamaron al GREIM (Grupo de Rescate e Intervención en Montaña).

Ellos pudieron “rescatar” al animal mediante el descenso por el puente hacia el lugar donde estaba el perro. Aunque el plan inicial era bajar hasta la orilla y de allí tomar una embarcación, se consideró más factible subir de nuevo por el puente con el animal.

Una vez rescatado el cuerpo del perro sin nombre, fue entregado al Seprona quien se encargó de la investigación para conocer las causas de la muerte y saber si hay algún posible indicio de quién podría haberlo hecho.

La maldad del hombre

Una historia triste. ¿A quién podría molestarle que un perro huérfano viviera en la casa de su dueño sin molestar a nadie? Y aun si así fuera, ¿matarlo era la única opción?

La crueldad del hombre hacia los animales no tiene límites y no es de extrañar que muchos de ellos se rebelen ante nuestra presencia. Deseamos con ansias que llegue el día en que las personas que maltratan a los animales tengan su merecido.