Un perro maltratado brinda apoyo terapéutico

El inmenso amor que tienen para darnos los canes se manifiesta cabalmente en la historia de Tango. A pesar de haber sufrido maltrato y abandono, este perro mestizo se convirtió en un animal que brinda apoyo terapéutico a niños y ancianos.

Tango, del maltrato a las terapias asistidas

Tango trabaja codo a codo con los voluntarios de la Cruz Roja de El Camp de Morvedre, en Valencia, en su proyecto de Terapia Asistida por Perros.

El peludo visita semanalmente distintas residencias geriátricas. Y, además, participa en el programa “Curso de Éxito Escolar”, para ayudar a niños que tienen necesidades educativas especiales.

perro-como-apoyo-terapeutico

Fuente: Facebook de Cruz Roja Camp de Morvedre

La utilización del perro en estas terapias asistidas busca:

  • Sacar a las personas -menores y ancianos- de su aislamiento, contribuyendo a su socialización e integración.
  • Animar a los adultos mayores a realizar movimientos y ejercicios para prevenir el deterioro motriz.

Tango es el nombre de un perro que tras un pasado de abandono y malos tratos, se transformó en un animal que brinda apoyo terapéutico a niños y ancianos, a través de un proyecto que la Cruz Roja lleva adelante en Valencia.

Conoce como Tango brinda apoyo terapéutico

El resultado de la participación de Tango en este programa de apoyo terapéutico es inmejorable. Cada semana, niños y ancianos esperan ilusionados su visita.

El animalito, que es muy dulce, tranquilo y cariñoso, se ganó desde el primer día el afecto de todas las personas con las que interactúa.

Resulta destacable como un perro que recibió lo peor del ser humano, puede devolverle lo mejor de sí. La respuesta siempre parece estar en el buen trato y el cariño que todo lo cura.

El can había sido abandonado cinco años atrás en el Port de Sagunt, con signos evidentes de haber sufrido maltrato. Sin embargo, los voluntarios de la Cruz Roja vieron en él el potencial para que se transformara en un perro de terapia.

Canes para ayudar a revertir el aislamiento de niños y ancianos

La Cruz Roja decidió comenzar estos programas de asistencia con perros al observar cómo el aislamiento es un problema social que afecta cada vez más a buena parte de los adultos mayores.

Pero también es notable cómo aumenta el número de niños que presentan problemas para relacionarse entre ellos. No es extraño encontrarse -hoy en día- con menores jugando solos en los recreos de los colegios.

El cariño y la alegría que tiene para brindar Tango es fundamental para comenzar a revertir estas situaciones. Su sola presencia mejora la autoestima de las personas y favorece las relaciones sociales entre ellas.

Aparte de los beneficios psicoafectivos que brinda Tango, también contribuye a la rehabilitación de personas con movilidad reducida, ayudando a que muchos ancianos incrementen su actividad física.

Perros de asistencia, una noble tarea

La utilización de canes -u otros animales- en distintas terapias asistidas, va en aumento, dado los buenos resultados que se obtienen en aspectos físicos, psicológicos, cognitivos y sociales de las personas que interactúan con ellos.

¿Pero cómo se consigue esto? Los peludos brindan su afecto de forma incondicional. Y no juzgan ni discriminan, al contrario de lo que suelen hacer los humanos.

Entonces, aquellos que están en estado de vulnerabilidad, ya sea por causas físicas, mentales o emocionales, se sienten más seguros cuanto entran en contacto con los perros de apoyo terapéutico. Y así encuentran la llave que les posibilita su recuperación.

Beneficios de la terapia asistida con canes

perro-como-apoyo-terapeutico-2

Fuente: Facebook de Cruz Roja Camp de Morvedre

Algunos de los logros que consiguen las personas a través de estas terapias asistidas con animales son:

  • Mejoras en las habilidades motoras y en el equilibrio.
  • Mayores interacciones verbales entre integrantes de un grupo.
  • Aumento de la concentración, la atención y la memoria.
  • Más autoestima.
  • Ampliación del vocabulario.
  • Menores niveles de ansiedad
  • Disminución de la sensación de soledad.

Sin duda, más allá de terapias específicas, contar con un perro en nuestras vidas es una de las mejores cosas que nos puede pasar. ¿No te parece?

Fuente de las fotos: Facebook Cruz Roja Camp de Morvedre