Vecinos de un perro encadenado saltan un muro para salvarlo

En el ámbito de la crueldad contra los animales, se ha hecho muy conocida la historia de un perro encadenado y amordazado continuamente, y unos vecinos que saltaron la valla para ayudarlo.

El animal permaneció durante mucho tiempo amordazado y encadenado por su dueño, y pasaba sus días en soledad,  siempre atado a una cadena  y con el hocico cerrado con una cinta adhesiva. A pesar de que estos vecinos llamaron muchas veces a la policía, esta no se presentó en ningún momento.

Ante la impotencia que sentían de no poder hacer nada, las personas del entorno de la casa del perro encadenado decidieron actuar por su cuenta. Por eso saltaron el muro para entrar a la casa y sacarlo del infierno en el que pasaba sus días.

Otras historias similares de perro encadenado

perros encadenados

Una historia similar a esta es la de Benji, un perro que estuvo encadenado durante muchos años y se quedó en los huesos. Ahora está desconocido, ha recuperado su físico y su vigor.

Benji estuvo encadenado por años, pero felizmente ahora tiene una nueva vida y conoció la felicidad gracias a un grupo humano que luchó para sacarlo adelante. Pero no solo estaba en los huesos, sino que su cuerpo estaba lleno de heridas producidas por los golpes de las piedras que le tiraban.

Cuando Benji fue rescatado, lloró sin descanso. Quienes consiguieron su rescate hicieron todo lo posible por hacer que se sintiera cómodo. Antes de ponerlo en adopción, fue necesario curar sus heridas y recuperar su peso. También fue una tarea importante que aprendiera a confiar y a saber que no todos los humanos son tan crueles como los que había conocido.

Pasada una semana después de su rescate, Benji ya tenía un amigo. Después pasaría por varios hogares de paso, para ir acostumbrándose a su nueva vida. Por fin consiguió su hogar definitivo y dejó de ser un perro encadenado, con una dueña que lo adora, y unos hermanos de especie que lo han acogido como a uno más.

¿Cómo debemos proceder ante la crueldad contra los perros y demás animales?

  • Lo primero que debemos saber es que se trata de un delito, tipificado y penado en el Código Penal. Además, es un delito de los considerados con “acción pública”, es decir, que puede ser denunciado por cualquier persona.
  • Debemos aportar el mayor número posible de datos sobre el hecho en sí, es decir, fotografías, vídeos, necropsias, informes de veterinarios, testigos, etc.
  • También recopilaremos todos los datos posibles sobre el autor del maltrato. Nombre, dirección y cualquier otra información vinculada con el maltratador.
  • Igual que una denuncia, también podemos interponer una querella criminal ante estos casos de maltrato animal para dar inicio a un proceso judicial y castigar el delito.
  • El proceso de investigación y sanción de estas acciones será similar al empleado para castigar otro tipo de delitos más comunes.

Algunas nociones sobre los animales en la vía pública

  • Únicamente los Servicios de Salud pueden retirar perros vagabundos de la vía pública y/o eliminarlos, ya que el Reglamento Sobre Prevención y Control de la Rabia les entrega dicha atribución exclusivamente a dichos Servicios, no a las Municipalidades.

el maltrato animal

  • Para el caso de sacrificio de animales sueltos, los medios que lleve a cabo la autoridad serán en todo momento racionales y proporcionales. Por ejemplo, se ha hablado mucho de la estricnina. La estricnina no está admitida como un medio adecuado, según la jurisprudencia judicial.
  • La ley habla de animales retirados o eliminados. Queda, por tanto, a elección de las fuerzas de seguridad y del orden la opción a utilizar.
  • En cuanto al número de animales que pueden tenerse en una vivienda, la Ley (Código Sanitario) señala que un Reglamento establecerá el número máximo de animales que pueden ser tolerados en una casa, habitación o en locales públicos o privados, y dicho Reglamento no ha sido dictado aún.
  • La regulación de la tenencia de animales en edificios privados será a través de un Reglamento. Sin embargo, en las comunidades o edificios, a través de disposiciones sobre ruidos molestos o normas de seguridad o de uso de lugares comunes, podría también regularse dicha tenencia.
  • Las sanciones pueden ser efectuadas por los Servicios de Salud, además de por los Ayuntamientos o la autoridad municipal.