Mejora tu vínculo con tu perro

Las relaciones necesitan un tiempo para establecerse de la manera adecuada. Es decir, no podemos esperar estar unidos por un lazo casi irrompible con alguien si no pasamos tiempo con él. En el caso de las mascotas, la situación tiene otros matices, puesto que si bien solo nosotros somos conscientes de que estamos uniéndonos emocionalmente a él, por otro con los animales no se dan los conflictos que pueden ocurrir entre los humanos. Aun así, este es un proceso constante en el que tenemos que esforzarnos, por eso te mostramos en este artículo cómo mejorar tu vínculo con tu perro.

El vínculo con tu perro

Es verdad que como en cualquier otra relación lo ideal es sentar las bases desde el comienzo, pero si no lo hemos hecho de la manera adecuada, siempre podemos reconducir la situación. Eso sí, nos costará más. Por eso es fundamental que tengas en cuenta que tienes que establecer por un lado las reglas desde el principio y por otro trabajar en unirte cada día más a él. El vínculo con tu perro debe iniciarse lo antes posible y además trabajar día a día en que mejore, como veremos a continuación.

Satisface sus necesidades

perro hombre

Cuando nos esforzamos porque nuestra mascota tenga cubiertas todas y cada una de sus necesidades mejorará el vínculo con tu perro. Por lo que tienes que procurar que siempre disponga de comida y bebida, pero también acompañarlo en sus paseos diarios y aprovechar el tiempo que necesita para sus cosas para interactuar con él.

Juega con él

Seguro que con tus mejores amigos pasas una gran cantidad de tiempo compartiendo momentos de ocio y es en ese ambiente relajado donde mejor se estrecha vuestra amistad. Con tu perro sucede lo mismo. Al compartir ratos agradables con él os sentiréis más unidos. Así que busca momentos para vosotros en los que solo haya diversión.

No le castigues demasiado

Es verdad que la disciplina es necesaria en cualquier ámbito de nuestra vida. Pero los excesos nunca son buenos y si te pasas el día riñendo y castigando a tu mascota difícilmente vuestra relación será idílica. Por el contrario: se basará en el miedo que tendrá tu perro. Por eso, actúa en este campo siempre de forma equilibrada.

Acércate a él

Conocer a tu perro es imprescindible para tener una buena relación con él. De esta forma, sabrás cuáles son sus necesidades, no solo las básicas, que son comunes a todos los animales. También sabrás cómo se siente, de qué manera se encuentra a gusto o lo que necesita para disfrutar. Solo de esta forma podrás hacerle feliz.

Además es fundamental que sientas el deseo de estar con él, ya que tu perro lo notará, pues no tenemos que estar con nuestra mascota solo por obligación. Debemos sentir el deseo de hacerlo, lo que nos llevará a dedicarle el poco tiempo del que disponemos.

Sé una persona confiable

perro y dueña

De la misma manera que a nosotros nos desconciertan las personas volubles, a los animales les sucede exactamente lo mismo. Mantengamos siempre una actitud equilibrada, que el animal sepa qué esperar de cada situación. No tienen nuestra capacidad de raciocinio, por lo que escapa de su comprensión el que hayamos tenido un mal día o que estemos cansados, así que no paguemos nunca nuestros problemas con ellos.

Como decíamos en un punto anterior, si reaccionamos de manera desmedida ante situaciones normales, nuestro perro no sabrá a qué atenerse y estará siempre desconcertado, lo que en ningún caso contribuirá a que vaya bien nuestra relación.

No olvides nunca que es un perro

Que tu perro es un perro es mucho más que una obviedad, es la realidad. Por lo que nunca esperes más de tu mascota de lo que resulta razonable. Si tenemos unas expectativas demasiado altas nos sentiremos frustrados una y otra vez, lo cual dificultará en gran manera el que veamos como mejora nuestro vínculo con él. Por eso no te enfades en gran medida cuando haga cosas de perros. Sé paciente y piensa que si lo disciplinas de la manera adecuada vuestra relación se fortalecerá.

Ahora ya sabes cómo unirte más a tu perro.